Usted tiene un mensaje nuevo: La tecnofília

73

Parece que quién hoy no tiene un celular, una computadora o perfiles en redes sociales está fuera del sistema. A favor o en contra, eso es en gran parte realidad. Con el avance de la tecnología, la globalización y del mundo en sí, dependemos de aparatos para convivir en sociedad.

De esta introducción, desembarca la palabra TECNOFÍLIA que es la afición hacia la tecnología o dispositivos relacionados generalmente con computadoras/informáticos/móviles.​ En este caso, las personas dependen en forma excesiva del uso de la tecnología, a tal punto de que no pueden separarse de ella. Quién se encargó de analizarla y describirla, fue el psicólogo y director del centro «Clínica de Familia», Fabián Melamed en su artículo «Una nueva palabra para empezar a preocuparse: Tecnofilia».

Con una interesante pregunta como disparador inicial arrancó su articulo: «¿Estaremos palpando el inicio de la primera adicción sin sustancia a nivel global?«. Luego a modo de introducción destacó: «Le sugiero un número: 250. Esas son las veces que promedio miramos el celular por día. ¿Lo hubiera pensado? NO. Más aún, piensa que es un dato exagerado, que le pasara a otros, sobre todo a los más jóvenes, que usted no concuerda con tener una experiencia de 250 miradas al celu, aunque sea para ver la hora. Pues ahí radica el problema, como toda adicción en ciernes, pasa desapercibida. Sea para hablar, usar Whatsapp, varias y variadas aplicaciones, redes sociales, mensajes de texto, leer diarios, hablar con otras personas, buscar información, desde significados hasta restaurantes, mirar el pronóstico del tiempo, jugar o puntuar un bar. No busque la calculadora en su celular, se lo digo yo, es una vez cada quince minutos a lo largo de la vigilia. No, insiste Ud., sí dicen los datos

Es obvio que la llegada de las nuevas tecnologías en los últimos 20 años han servido como grandes herramientas para crear nuevos trabajos. ayudar en algunos ya existentes, avanzar en investigaciones científicas/medicinales, etc. Pero hay que ver su lado b. Siguiendo con el artículo de Melamed, explayó: «¿Es de alguna manera un hábito sano, bueno, positivo? Pues las investigaciones van mostrando que no. De ninguna manera estas habilidades multitask, son estimulantes positivos al sistema cognitivo. No nos vuelve más inteligentes y hábiles, sino que por el contrario, nos llena de ansiedad y termina por complicar el sistema atencional necesario para un buen desarrollo de tareas y relaciones.«

En cuanto a los ámbitos donde se desarrolla dicho problema explicó: «Para empezar, podemos ver en que ámbitos se complica: Laboral, académico, familiar, tiempo libre, transito. Causa de conflictos, cambios en la identidad y la sociabilidad de la gente, peleas y accidentes, temas que comienzan a preocupar a la comunidad científica global.«

PARA LEER EL ARTICULO COMPLETO, CLICK AQUÍ




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com