Quedó inaugurada la primera escuela autosustentable del país

113

El edificio fue construido en tiempo récord y se usaron materiales reciclados.

La escuela pública multigrado, la N°12 de Mar Chiquita, a la que asisten chicos de distintas edades, tiene nuevo edificio y por su diseño y características es única en el país. Se construyó en tiempo récord con materiales reciclados y es autosustentable: recoge y se abastece del agua de lluvia, toma la energía de sol para calefaccionarse y produce alimentos.

El jueves a la mañana fue presentada por el ministro de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación, Sergio Bergman: “Esto lo hacemos juntos, logrando algo mejor para que nuestros hijos vivan en un entorno sustentable”, sostuvo durante la inauguración en la que docentes y alumnos recibieron el edificio.

La obra comenzó el 1° de marzo, cuando inició la tarea de enterrar los cimientos de cubiertas de caucho rellenas con granza, y apenas dos semanas después ya estaba erguida, con los paneles de vidrio y el techo colocados.

En sus paredes lucen prolijas miles de botellas de vidrio de distintos tonos y de latitas de aluminio, aunque la mayoría se utilizó a modo de ladrillos en los muros externos de hormigón. Los chicos la recorrían azorados porque en verdad en nada se asemeja a una escuela tradicional, su diseño es cálido y atractivo. Se utilizaron unas 25 toneladas de materiales reciclados, el resto es madera y cemento.

“Esto es un hito histórico, es el primer edificio público que tiene este sistema constructivo, por iniciativa de la sociedad civil, la municipalidad, el gobierno de la provincia de Buenos Aires y el Ministerio de Ambiente de la Nación”, indicó Bergman en el acto de presentación junto al intendente de Mar Chiquita, el arquitecto Carlos Ronda. El ministro aseguró que el Estado tiene que estar presente para multiplicar, acompañar, e instó a que este tipo de emprendimientos se extiendan a todo el país.

El edificio, en el que funcionará la escuela primaria N° 12, fue construido con la ayuda de la organización uruguaya sin fines de lucro Tagma, el arquitecto Michael Reynolds y cuenta con financiamiento público y privado (Unilever, DirecTV, Disney).

Reynolds es un ícono de la construcción ecológica que se popularizó luego del documental “Garbage Warrior” (El Guerrero de la basura) que narra su historia a partir de 1978. Fue cuando se instaló en el desierto de Taos, en Nuevo México, para emprender un proyecto experimental: construir viviendas que no impactaran negativamente en el planeta, integradas a su entorno, “earthships” o naves de la tierra, que se autoabastecen de alimentos, recuperan agua de lluvia y residuales y producen su propia energía.

Por tratarse de una escuela, los 74 alumnos de entre 6 y 12 años que concurren podrán participar de experiencias y actividades sustentables, habrá capacitaciones y talleres para crear proyectos con impacto social, como construcciones sustentables para 150 personas.

“Se trata de una herramienta pedagógica muy poderosa”, indicaron los impulsores del proyecto de la ONG Tagma. Se prevé que alumnos y docentes estén mudados en treinta días en el nuevo edificio. El Ministerio de Ambiente de la Nación, a través de la Unidad Ciudades Sustentables, incorporó la terminación de la obra como una de las metas del Plan de Sustentabilidad que el municipio comprometió ante esa cartera.

El método de construcción da refugio, recoge en su techo agua de lluvia para almacenarla en tanques, la filtra y es la que usan los alumnos, sirve luego para dar riego al invernadero (fue plantado con especies tropicales, papaya, banano, entre otras), y al huerto que está al frente del edificio, genera su propia energía eléctrica a través de paneles solares y por su orientación aprovecha al máximo los rayos del sol todo el año para mantener una temperatura estable entre los 18° y los 25°.

La escuela no tendrá el problema del incremento de las tarifas: no requiere calefacción, tampoco refrigeración.

Es la primera en la Argentina, pero no del continente. Una escuela de las mismas características funciona en el balneario Jaureguiberry, Canelones, Uruguay. A Mar Chiquita, balneario ubicado a 35 kilómetros al norte de Mar del Plata, llegó a partir de la labor de la ONG local Amartya, que trabaja en el proyecto “Planmar”, diseñado entre docentes, alumnos y el gobierno para implementar un plan de educación ambiental que alcance en 2020 al total de la comunidad educativa del distrito.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com