¿QUÉ PASA CON LOS PRECIOS EN LA ARGENTINA DE MILEI?

37

Un economista, un periodista especializado en política y diversos dueños de comercios dieron su parecer sobre los valores de algunos productos en las góndolas, que han reflejado una baja, pero la gente sigue sin consumir en cantidad.

Si hay algo que tiene constantemente en alerta a los argentinos, son los precios a la hora de hacer la compra mensual, que en el último tiempo se ha convertido incluso en una compra semanal, y las especulaciones a la hora de ir al almacén o al supermercado se convierten en un dolor de cabeza para los vecinos, que muchas veces deben decidir entre llevar una cosa y dejar otra en su lugar.

“En los últimos meses han bajado las ventas. Si bien ahora se está acomodando un poco, la inflación bajó y todo empezó a reactivarse, las ventas vienen siendo menos”, comentó desahuciado el dueño del almacén Abuelo Tito, ubicado en Alvarado al 2992. Según, el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (INDEC), la inflación en mes de abril fue del 8,8%, y pese a transitar unos meses complicados, el comerciante dijo que algunos productos cuestan menos: “Este último mes hay cosas de almacén que bajaron, como el azúcar o el aceite. También hay otras como los quesos que siguen subiendo, pero es más que nada por estación que otra cosa”.

Uno en los supermercados ve que algunos productos que aumentaron sus precios en el primer cuatrimestre del año, como el arroz o los fideos, desde hace algunas semanas son más accesibles. Y más allá de que las políticas ejercidas por el gobierno fueron destinadas a reducir la inflación, a la gente todavía le cuesta hacer frente a los números de las góndolas. “Mucha gente baja. Los que consumían las primeras marcas, están en las segundas, y los que consumían las segundas, están en las más bajas de todas”, afirmó el dueño del almacén de Alvarado al 2992.

Sin embargo, aunque el propósito de reducir las cifras inflacionarias por parte del presidente, ya se cumplió, el principal problema se centra en los salarios de las personas, que nunca llegaron a ganarle a la inflación, y ahora gran parte de sus ganancias se van con la adquisición de pocos artículos. Según el Consejo Nacional del Empleo, la Productividad y el Salario Mínimo, Vital y Móvil, el salario Mínimo alcanzó la cifra de $202.800, mientras que, acorde a los números del INDEC, una persona necesita $120.726 para no ser indigente, lo que representa casi un 60% del Salario Mínimo, Vital y Móvil (SMVM).

De acuerdo a lo que dijo el Licenciado en Economía, Nicolás Vellini “lo que está sucediendo es que después de la devaluación grande que hubo en diciembre, se generaron expectativas de que el tipo de cambio no se iba a modificar”. “Como la mayoría de los insumos necesarios para producir los bienes en Argentina son productos importados, la inflación encontró un techo en enero y bajó producto de que el tipo de cambio se empezó a normalizar”, siguió el economista, y agregó que al tener insumos adquiridos al cambio oficial, que no se va a disparar por el hecho de querer unificar el tipo de cambio, todas las importaciones son en ese tipo de cambio “y no hay necesidad de ir aumentando los precios”.

En cambio, sobre el estancamiento de la economía que impide a las personas comprar víveres en cantidad, Vellini explicó: “La actividad económica se está contrayendo, y hace que los vendedores, tanto el almacenero, como el mayorista o hasta el que vende insumos para producir bienes, no están encontrando a quién comprar porque los salarios se mantuvieron, y no han encontrado recomposiciones que acompañen la inflación”. “Capaz antes comprabas dos kilos de arroz, y hoy podés comprar solo un kilo”, sintetizó.

A su vez, el economista, se refirió a las promociones que aparecen en los supermercados, como los descuentos de hasta el 80% en la segunda unidad en Carrefour, e indicó que “los actores empiezan a bajar los precios producto de que no tienen a quien venderle las cosas, y muchas veces les sale más caro tener el bien, que todos los meses va perdiendo valor, que venderlo rápido”. También, Vellini se animó a decir qué va a suceder en el corto plazo:

  • Mientras la expectativas no crezcan y la actividad siga retraída, porque el
    gobierno ha hecho todo para enfriar a la economía, se van a mantener estas
    posibilidades de que los precios se relajen.
Javier Milei, si bien cumple con su promesa de bajar la inflación,
deberá trabajar para que los sueldos se recuperen

Sin embargo, el especialista se mostró optimista al decir que, si las políticas que el equipo de Milei aplicó son buenas, se verá una mejora: “Si el gobierno, según lo que se espera sobre fin de año, decide unificar el tipo de cambio y liberar el cepo con el afán de normalizar la economía, podría empezar a reactivarla”. “Con esa reactivación se generaría un incremento en el nivel de empleo con más y mejores salarios, y se podría empezar a normalizar la economía”, declaró Vellini.

Por otro lado, el periodista de La Capital, Ramiro Melucci, explicó que “las políticas que está aplicando Milei buscan achicar el gasto y reducir la injerencia del Estado en la economía”. Melucci detalló que los recortes de presupuesto en ministerios, que de acuerdo a los decretos 194 y 195/2024, fueron de $210 mil millones, se traducen en despidos y suspensión de políticas públicas. En ese sentido, Melucci agregó que “todas las decisiones que tomó el Presidente están vinculadas a ‘sincerar’ la economía, como la quita de subsidios en el transporte y la energía”.

También, el periodista, que realiza la sección política de La Capital, habló de por qué Milei eligió aplicar políticas de ajuste, aún con una Argentina que según el Índice de Precios al Consumidor (IPC), cerró el 2023 con 211,4% de inflación anual: “Milei lo hace porque, desde su perspectiva ideológica, está convencido de que todo el gasto del Estado, con la consiguiente emisión monetaria, generó el principal problema económico de los gobiernos anteriores: la inflación”.

Sin embargo, luego de las sucesivas marchas y paros que han tenido lugar desde enero, Melucci expresó que Milei conserva aún la confianza de los votantes “que lo eligieron porque consideraban que era necesario el ajuste”. “El Presidente conserva su buena imagen porque es astuto en la fabricación de enemigos simbólicos, como los sindicatos, la izquierda, el socialismo o el kirchnerismo, actores derrotados en la última elección. Y también porque es un buen comunicador de su ideología”.

Finalmente, el periodista enfatizó que “está por verse si en una sociedad ya deteriorada por los problemas económicos y lacerada por la pobreza, el ajuste no deriva en un mayor costo social”. Veremos si de cara a los próximos meses, la situación económica del país se mantiene en la misma sintonía, con precios cada vez más bajos, pero con la salvedad de que, poco a poco, los sueldos se recompongan y la economía vuelva a normalizarse.

Por: Tomás Navarro Comini- Alumno 3er año




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com