Paseo Catalán

123

Barcelona aniquiló a Boca (3-0) y se llevó una vez más el trofeo Joan Gamper que recuerda al deportista suizo que fundó el club y que luego , producto de una gran depresión se suicidó en su domicilio catalán.

El partido tuvo todas las caracteristicas de un amistoso, a tal punto que en el arranque del segundo tiempo, el local efectuó ocho cambios, saliendo, entre otros, su capitán y estrella, Lionel Messi. Fue el rosarino, mientras estuvo en cancha, uno de los factores de desequilibrio. En la primera parte, habilitó a Malcom para el tanto inicial(18 minutos) y convirtió el segundo con su habitual categoría.

 

 

El bicampeón argentino se vio desbordado y no obstante apelar a todo su poderio. Primero con Villa-Cardona-Avila y después con Zarate-Pablo Pérez -Pavón más el ingreso posterior de Tevez, no consiguió inquietar salvo aquél remate en el palo del colombiano Villa sobre los 45 minutos que hubiera puesto un 1-2 alentador.

El “Bluegrana” mostró la variedad de su plantel. En la segunda parte, a pesar de cambiar casi toda la escuadra, aparecieron Luis Suárez, el veloz Dembelé y el ingenioso Rafinha, encargado de señalar el tercero. A este trio experimentado se le sumo un atrevido y audaz Puig, joven de enorme futuro. El centrodelantero uruguayo sin convertir, resultó una de las atracciones de la tarde, efectuando  varias maniobras de gran nivel.

 

Así como Boca marca diferencia en su país por la riqueza de jugadores, la misma distancia sintió con el Barca que no solo goleó sino que redondeó una gestión de singular valia.

Poco importa el marcador final,pero quedo claro que por algo el dueño de casa concretó una ventaja de tres goles en el marco de un partido interesante con generoso aporte técnico y una marcada tendencia amistosa.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com