Nos dejó Luis Fernando Lemmi

196

El paso del tiempo es inexorable para los “mortales”. En el desfilar de los tiempos van desapareciendo los vestigios de nuestro paso por esta vida y con el se diluyen aquellos que formaron parte de nuestra existencia efímera en el devenir de los milenios.

Ya no recuerdo cuando nos conocimos con Luis Fernando Lemmi, si que fue en aquel 1964 que marcaría mi existencia por muchos motivos notables. Junto a otros “locos” fundamos un club de estudiantes, el CENET que englobaba a los alumnos de la inolvidable Escuela Nacional de Educación Técnica Nº 1, de la calle Alberti y 14 de Julio, donde pasamos seis largos años de nuestra existencia.

Por aquellos años conocí a toda su familia. Su padre había partido mucho antes y tanto Luis como su hermana Graciela la eterna “Baby” fueron educados por la inolvidable Tota, su madre y docente de alma como sus hermanas de apellido Scheggia que habían venido muchos años antes de su Dolores natal.

Con él fui amigo y compañero de andanzas y estudios de la gran mayoría de sus primos. Compartimos las cenas espirituosas donde su tío Toto contaba sus innumerables anécdotas. Los Llera, Pesciarelli, Porini, Hernández eran parte de esa familia Lemmi que llegue a conocer tan bien. Tus tías “Negra”, La Muñeca, Haydee, la mamá de Carlitos y las milanesas de los sábados al mediodía en la casa de Segundo.

Buena gente, de lo mejor, de la cultura del trabajo.El deporte nos unió por muchos años. Fuimos compañeros en las competencias de atletismo en la vieja pista de césped del velódromo municipal y en la comisión directiva del CENET. Era un muy buen velocista y saltador en largo. Estuvimos en los comienzos de la Agrupación Atlética Marplatense y las discusiones fundacionales con Fernando Rodríguez Facal.

Fuimos amigos hasta que la muerte nos separó de ese prócer del deporte que fue el Profesor Justo Ernesto Román. Por él le acompañe como vice cuando asumió como presidente de la Federación Marplatense de básquetbol femenino.Luis fue miembro del C.D de la Federación Marplatense de Atletismo y delegado en campeonatos provinciales y nacionales. Compinche de esos años en que todo transcurría en Buenos Aires, o en la Posta del Chiva, del inolvidable Julio Infante Julio en Bahía Blanca. Como no evocar aquellos primeros nacionales que organizamos en Mar del Plata, las rondas de whisky que Luis manejaba mientras atendíamos todos los aspectos organizativos en el Hotel Benedetti. O las cenas de los lunes, durante décadas, a la salida de las reuniones de la Federación Marplatense de Atletismo, entonces Asociación, donde no dejamos restaurante por conocer.

Los veranos, la motoneta, los barcitos y algún clericot en el balneario del hoy Paseo Hermitage donde tu familia eran clientes por décadas. El disfrute de la playa, aquel alboroto que salió hasta en los diarios capitalinos, la canoa de un conocido conjunto musical que nosotros disfrutábamos los días en que ellos no estaban, los raids con nuestro amigo Rodolfo Laguna con aquel fitito con el cual nos fuimos a la inauguración del autodromo Juan Manuel Fangio en Balcarce. Los inviernos con el deporte, su amor confeso por el básquetbol, Peñarol y su amistad con Adolfo Taymir Urciuoli un grande del deporte marplatense. Algunas partidas de Ajedrez –actividad que le gustaba- en el Kimberley, algún partido de tenis en el Parque de Deportes después de los entrenamientos atléticos en la mitad de los años sesenta.Como no rememorar aquellas opíparas cenas, bien regadas, en la casa de Oscar Ortiz de Elguea en la calle Roca, el patilludo gran persona, mientras observábamos el partido del fútbol profesional que se emitía en directo los días viernes por la televisión.Que decir de aquella “Cofradía” que nos unió en aquellos años de la juventud.

La presencia en los bailes de Luz y Fuerza, Horizonte, la Paris y las confiterías de la avenida del ruido o los casamientos en los hoteles Castro, Lux y algunos otro que escapan a mi memoria, con “colada” incluida muchas veces y algunas historias horripilantes para contar en alguna ronda de amigos.Momentos de “chochonistas” como le decía a las niñas de esos tiempos. Y un día se casó con Juanita, que fue el amor de tu vida, la que le dio a Alejandro y Fernando a los que tanto quiso y le llenaron de nietos. La cosa en algún momento, lamentablemente, no dio para más, pero quedó la amistad y el respeto entre ellos.Muchos recuerdos Luis, numerosas andanzas en aquellos tiempos en que nada parecía poder interponerse en nuestros sueños.

Eramos inmunes, teníamos la fuerza y la desfachatez de la juventud. Nos servia para encarar cualquier cosa y entre ellas la vida..Me quedan la reminiscencia de una juventud feliz y el triste final. No se si habrá guardado aquel “Libro Cofra” donde estaban reseñadas algunas memorias de aquellos años. A mi me ha quedado aquel libro que su tío Arístides Hernández, el primer presidente de Peñarol, le dedicó y que años después me regaló. Un “incunable” de Barbera y Matozzi con los reglamentos de todos los deportes que guardo entre los tesoros de mi Biblioteca.Se va yendo una parte de nuestros años de juventud, una lapso de nuestra vida que comenzamos a añorar, cuando surgen las nostalgias de los tiempos idos y afloran las “saudades” por lo que fue y ya no volverá a ser.

El lunes Luis hizo la última travesura del “barrilete sin cola” La pandemia nos impidió visitarle en la clínica donde estaba internado. La “magía” de los teléfonos digitales me permitió mandarle un mensaje de voz que su hijo Alejandro le hizo escuchar y le llegó cuando aun tenía momentos de lucidez. Fue la despedida al amigo, a aquellos inolvidables momentos que como aquella canción decía “guarda el corazón” y a sentir que cada uno de aquellos jóvenes que te acompañamos muchas veces ya hemos andado más camino que el que nos falta recorrer.Adiós y hasta siempre querido amigo.

Te fuiste en la madrugada de hoy. Habías nacido el 27 de octubre de 1946. Se me empañan los recuerdos y me inunda la tristeza en esta mañana gris aunque el sol ilumine a nuestra querida Mar del Plata que tanto recorrimos juntos.




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com