Murió el locutor Pedro Aníbal Mansilla, una voz inigualable de la radio

349

Tenía 86 años

Había nacido en Perú y llegó a la Argentina para estudiar Medicina en la UBA. Fue el conductor de “Modart en la noche”, un ciclo inolvidable del dial AM. Su trayectoria se prolongó durante más de cinco décadas.

 

“Vuestro amigo, Pedro Aníbal Mansilla”. Así se presentaba en sus ciclos de radio.

 

A los 86 años murió el locutor Pedro Aníbal Mansilla, una de las voces más emblemáticas de la radio y protagonista -en una trayectoria que abarcó más de cinco décadas y cambios técnicos de todo tipo- de un ciclo inolvidable en la Amplitud Modulada: “Modart en la noche”.

Su muerte, según dijeron allegados a Clarín.com, se produjo durante una operación de vesícula a la que era sometido en el Hospital de Clínicas. Su fallecimiento provocó inmenso dolor entre profesionales de la radio -que destacaron su calidad humana y profesional- así como en los oyentes, que a través de las redes sociales dieron paso a los recuerdos.

Mansilla había nacido en Pirca, Perú, el 21 de febrero de 1932. A los 18 años se anotó en la Universidad limeña de San Marcos para estudiar Medicina. No logró ingresar. Al año siguiente, viajó a la Argentina para cursar en la UBA. Tardó 40 años en recibirse. En el medio, construyó una inigualable trayectoria en la radio.

 

 

Luego de pasar por LS6 Radio del Pueblo y LR9 Radio Antártida, el 27 de febrero de 1965 debutó en un ciclo que terminó convertido en clásico: “Modart en la noche”. Primero, por LR5 Radio Excelsior. Y luego, en LS10 Radio Libertad, dirigida por Alejandro Romay y que años después pasó a llamarse Radio Del Plata. Su frecuencia, en cambio, se mantuvo inalterable: 1030 KHz, casi en el centro del dial de Amplitud Modulada.

Su voz, de porte elegante y con una forma de modular que rozaba la perfección, se convirtió en aliada perfecta para la excelente selección musical que realizaba Ricardo Alejandro Kleinman. El ciclo, que se prolongó hasta 1986, se convirtió en estandarte de un estilo que luego fue imitado por numerosas emisoras: el de las noches con “música de compañía”. Palabras justas y buenas canciones para que la noche -a veces demasiado larga- pase un poco más rápido.

Mansilla también acompañó, a comienzos de los 80, el desarrollo de la Frecuencia Modulada. Lo hizo -primero- desde la FM de Radio del Plata, una de las estaciones pioneras desde los 95.1 megahertz. Luego, su voz se multiplicó en cientos de avisos comerciales, numerosos ciclos, y separadores para estaciones que, a la búsqueda de una personalidad propia, confiaban en su dicción para ganar oyentes en el cada vez más disputado (y luego, saturado) dial de la FM. También tuvo un paso por la televisión: fue la voz de “Antifaz” y locutor en “Las aventuras de Hijitus”.

“Uno de mis profesores peruanos me dijo: tienes que mover exageradamente todos los músculos de la lengua y la boca, que son 27, pronunciar sílaba por sílaba, especialmente la última, y estar convencido de lo que lees”, le dijo a Clarín hace unos años. En esa entrevista, en la que recordó los inicios de su trayectoria, contó sus secretos para lograr una voz única: “Otro me dijo: cuando el texto es romántico, ponte romántico; si en el texto tienes que gritar, ¡grita!, pero aléjate un poco del micrófono; y si tienes que gesticular, gesticula todo lo que quieras, nadie se va a reír de tí. Y con todo eso sentí que me dieron la llave del micrófono”.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com