Mundialistas – Parte I

70

Por Juan Carlos Morales

Después de dos décadas sin competir la Selección Argentina (subcampeona en 1930 en Uruguay) volvió a un Mundial en Suecia  con el antecedente de haber ganado el campeonato sudamericano de Lima en 1957 con un terceto ofensivo de oro (Maschio-Angelillo-Sivori).

 

Maschio-Angelillo-Sivori

 

Casualmente los tres ausentes en 1958 en tierra nórdica. Nuestra representación viajó convencida de su capacidad, se armó sobre la base del equipo más fuerte por entonces del país (River Plate) pero sufrió una tremenda decepción. Perdieron con Alemania 3-1, con Checoslovaquia 6-1 (el día que debían ganar para clasificar ) y solo obtuvieron un éxito, sobre el más débil del grupo, Irlanda del Norte, a quien doblegaron 3-1. Obviamente no clasificaron y regresaron con lo que fue catalogado como el” desastre de Suecia”.

 

        

Amadeo carrizo                      Norberto Menéndez                   Nestor Rossi

 

Entre las victimas del fracaso , figuraron Amadeo Carrizo, Alfredo Pérez, Nestor Rossi y Norberto Menéndez, todos de la banda roja. El principal imputado fue el arquero, a tal punto que dejó  la titularidad en su escuadra, en tanto los “millonarios” perdieron el torneo y entraron en una sequía que duró hasta 1975.

 

Selección Argentina 1958

 

 

El golpe fue muy duro. Se encontraron con un fútbol rápido, constante y aparecieron como lentos e incapaces de someter a los poderosos de Europa. Esto motivo una gran confusión, el imperio de los Preparadores Físicos y la tendencia a contratar jugadores brasileños  ya que en ese Mundial apareció la magia del fútbol de Brasil (campeón del mundo) y los notables Pelé y Garrincha.

 

 

En 1962, en Chile, la situación no cambió. Tampoco pasamos la primera vuelta pero no hubo goleadas en contra. Dirigidos por un entrenador con estilo italiano, Juan Carlos Lorenzo (por entonces a cargo de San Lorenzo de Almagro) el conjunto no mostró la habilidad habitual de los rioplatenses. Su juego fue esquematizado y poco creativo.  Primero derrotaron a Bulgaria 1-0 sin mayores luces para luego adoptar un sistema táctico infructuoso ante Inglaterra, que de la mano del inteligente Bobby Charlton nos batió comodamente 3-1 dejando sin efecto las marcas asignadas a Rattin  y Cap que lejos de sus puestos habituales fueron designados para tareas especiales. Con Hungría asumieron el partido clave para seguir en el Mundial. Si bien buscaron la victoria, el 0-0 final los sentenció a volver.

 

     

 

El panorama seguía siendo desalentador. Y la confusión aumentaba. Lo que a partir de 1974 fue prioridad número uno, post Alemania con la llegada de César Luis Menotti, era por entonces una utopía. Nadie quería participar de la improvisación y jugar en la selección. En tanto aquellos triunfadores de Lima ´57 seguían brillando en la peninsula. Maschio en el Bologna, Angelillo en Inter y Sivori (luego comparado con Maradona) en la Juventus.

 

César Luis Menotti




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com