Mi aprendizaje en cuarentena

184

Trabajo realizado por Lourdes Ibáñez en la materia Periodismo Gráfico I en DeporTEA Mar del Plata

La pandemia del nuevo coronavirus ha obligado a todo el país, o mejor dicho a todo el mundo a recluirse por tiempo indefinido en sus hogares. Educadores y alumnos hemos trasladado el aula a nuestras casas, lo que significó que el pizarrón se transformó en una pantalla de computadora o de algún otro dispositivo, la tiza ahora es el teclado y las voces y la participación, siguen manteniéndose posible a través de audios y videollamadas. Me gustaría también agregar, que el sillón ahora es mi pupitre y mi perro tomó el lugar del compañero del banco de al lado.

Este gran cambio nos hace atravesar una cotidianidad virtual, ya que influye en todos los ámbitos de la sociedad. En lo personal mi alarma de las 8:00 sigue intacta, me levanto, desayuno y miro que actividades están publicadas en Classroom, que por cierto, se ha convertido en una herramienta fundamental en nuestro transcurso educativo, luego me conecto a alguna clase por zoom y trato de llevar las materias al día.

Hay algo pensaba últimamente, y es que estoy “libremente encerrada”, a lo que me refiero con esto, es que tengo la posibilidad de poder organizarme dentro de un amplio rango de horario, ya que, en mi caso, el turno laboral se acortó y el resto de actividades que realizaba, como ir a entrenar, ahora lo hago desde mi living y eso facilitaría poder centrar toda mi energía necesaria en el estudio.

Por otro lado, siento que estamos pasando por un proceso de resiliencia y habría que tomarlo como una “oportunidad” para apropiarse de estas herramientas tecnológicas, explorarlas y tomar dominio de su lenguaje y uso, por lo que pareciera algo positivo para nosotros como sociedad y también de gran utilidad para esta profesión.

De los profesores, me gustaría destacar el gran desafío que traspasan, su labor para reinventar estrategias de estudio a distancia, que no es para nada sencillo, y la intervención inmediata ante cualquier compañero mío que precise ayuda, que no pudiera acceder a alguna clase o que tuviera algún inconveniente con la conexión. Ese accionar activo y rápido, esa inclusión desde lugares alejados, lo valoro enormemente.

Como estudiante de 1er año de Periodismo en el Instituto DeporTEA, me siento sumamente feliz y agradecida por todo lo que estoy aprendiendo y el esfuerzo que se puede percibir desde cada una de las asignaturas, para que todos y todas sigamos en pie con esta apasionante carrera, supongo que es un aprendizaje mutuo en la relación profesor/a – alumno/a, y que nos vamos a llevar algo más que parciales y trabajos prácticos, nos llevaremos un vínculo especial y fuerte, cada vez se acumulan más las ganas de conocernos y estar trabajando juntos en el aula, en un estudio de radio, o simplemente estar allí.

En estas circunstancias hay que acompañarnos y seguir cuidándonos entre todos para poder salir adelante, todo esto pasará y por eso, las expectativas y proyectos no tienen que decaer.

Me despido a mi gusto, con una frase de la canción de los Redondos: “El que abandona no tiene premio”.

Por: Lourdes Ibáñez




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com