Mar del Plata en cifras

94

Parecía un oasis en el desierto de los contagios, hasta que los números comenzaron a complicarse. Hoy Mar del Plata enfrenta una temporada atípica, con controles estrictos y los hospitales en estado de alerta.

por Lisandro Delgado

De ser la ciudad modelo en el comienzo de la cuarentena, elogiada por el presidente Alberto Fernández y el gobernador Axel Kicillof, hasta tener incluso más contagios que el AMBA. La fase 5 se proyectó como una realidad y después se escurrió como agua entre los espigones.

Los primeros focos de la pandemia en la ciudad se dieron en la segunda quincena de marzo y tuvieron sus picos a mitad de mayo con más de 80 casos. Entre julio y agosto los contagios se dispararon a más de 300 por día.

Los recuperados son más de 16.209, además de 20.439 casos confirmados y 749 muertes, aunque la principal preocupación del intendente además de los contagios y los nexos de estos es sobre cómo afrontar la temporada 2021.
En materia turística, mediante su cuenta personal de Facebook, dijo que se encuentra pensando y trabajando para tener una temporada 2020/21, esperando ver cómo se desarrolla la pandemia, los indicadores sanitarios y sobre todo como es la situación en CABA que es el mayor afluente que tenemos en el verano.


Con los hoteleros “se está trabajando específicamente con un protocolo del Gobierno Nacional y con los balnearios, para poder generar una buena respuesta y una protección sanitaria frente a la temporada” explicó el intendente, a la espera de que se tomen decisiones se tomen a nivel nacional y provincial. En este sentido, afirmó que los guardavidas comenzarían a trabajar en noviembre porque que el secretario de Gobierno de la Comuna, Santiago Bonifatti, rubricó una resolución en la que se fijó el período de prestación del servicio de seguridad en playas desde el 1 de diciembre hasta el 4 de abril de 2021 en la Costa Atlántica.


A Mar del Plata le espera una temporada atípica e incierta. La masividad no es aconsejable en tiempos de coronavirus.
La gente en las calles empezó a vivir una “nueva normalidad. Se viven climas tensos con quienes no respetan la distancia social, similar a una barrera que se adelanta antes de que se ejecute el tiro libre. A caso esto es como aquella película que muestran las plataformas on demand, como el film Contagio, el cual toca varios temas como los factores que llevan al pánico de masas y al colapso del orden social.


La respuesta a la pandemia presenta una paradoja: el nivel de contagios y letalidad del virus infunden una profunda desconfianza colectiva, pero para limitar la propagación de la enfermedad también se requiere que los individuos trabajen juntos.
Lo que en resumidas cuentas trazando un paralelismo llevaría a la Argentina a la solución, una vacuna que estaría disponible en el primer trimestre del año que viene y pondría fin al Coronavirus. Se espera que se publiquen antes de fin de año los primeros datos de los ensayos clínicos a gran escala en fase avanzada que se están llevando a cabo en distintos países.

El director de Zona Sanitaria VIII, Gastón Vargas, reveló que coincidió con el intendente en que debe haber un replanteo para generar más lugar en los efectores de salud. Avisó que si todo sigue igual no darán abasto. “El sistema sanitario tiene que empezar a dar respuestas de otro tipo”, dijo Vargas en declaraciones a LU6 Radio Atlántica. El escenario ideal se produjo en abril, cuando había “muy poca gente circulando” y “las clínicas y los hospitales habían hecho toda una logística de desocupación de camas”, por lo que tenían “todas las terapias vacías”.

Por otro lado, el gobernador Axel Kicillof aseguró que “no es una derrota” ni “algo para estar triste” que Mar del Plata haya retrocedido por primera vez a la fase 3 del aislamiento. Mar del Plata, en agosto, pasó a ser uno de los 40 municipios bonaerenses que se encuentran en fase 3, mientras que otros 63 distritos están en fase 4 y otros 32 en fase 5.

Los casos de coronavirus se incrementaron día a día y la situación epidemiológica se recrudeció minuto a minuto. Para octubre apenas quedaron 12 camas de cuidados intensivos disponibles entre el sector público y privado. El colapso sanitario era inminente al punto que la ciudad se encaminaba a tener que elegir a qué pacientes asistir y a quiénes no.


«Venimos a anunciar que va a haber temporada de verano en la provincia de Buenos Aires. Se va a poder veranear, pero no como siempre. Va a haber temporada con protocolos, responsabilidad y consciencia», advirtió a fines de octubre el gobernador, Axel Kicillof, desde el Museo MAR de Mar del Plata.
Además, en esta reunión el ministro de Producción, Ciencia e Innovación Tecnológica de la provincia, Augusto Costa, señaló que los propietarios no residentes podrán ingresar a los distritos a partir del 1° de noviembre, mientras que los turistas en general podrán movilizarse a partir del 1° de diciembre. A su vez, anticipó que se extenderá hasta Semana Santa, el domingo 4 de abril, para dar la mayor extensión posible y evitar aglomeración de gente.


El presidente Alberto Fernández encabezó, días después, un acto en Misiones en el marco de la extensión del aislamiento social, preventivo y obligatorio por la pandemia de coronavirus y, mientras explicaba la situación epidemiológica en el país, se detuvo en Mar del Plata: sostuvo que para que la ciudad tuviera temporada de verano, “tenemos que parar el problema hoy”.
En esta misma conferencia de prensa resaltó que la ciudad estuvo prácticamente sin casos, hasta que repentinamente empezaron a crecer. Para principios de noviembre era una de las localidades más comprometidas del país.




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com