Mal comienzo de Argentina en las eliminatorias de básquet

139

Uruguay hizo un segundo tiempo bárbaro, dominó y terminó venciendo a Argentina en un final durísimo. Fitipaldo figura con 25 puntos.

La historia contra Uruguay ya era durísima en la previa. Y así se vivió también durante el desarrollo, porque el pronóstico estuvo muy lejos de fallar y Argentina tuvo que afrontar una verdadera prueba de fuego dentro de esta segunda ventana FIBA. Terminó con victoria para Uruguay por 88-83, en lo que ha sido la primera derrota de Argentina ante el seleccionado charrúa de local en partidos oficiales. Para Uruguay esto no solo representa un logro histórico, sino que además le permite dar un paso súper importante de cara al resto de las eliminatorias. Bruno Fitipaldo la rompió con 25 puntos, gran gestor de la reacción del celeste en la dominante segunda mitad que mostró la visita. Nico Brussino anotó 23 puntos (5/8 en triples) y fue lo mejor del seleccionado argentino junto con Luis Scola (también 23 tantos).

 

Argentina tardó casi dos minutos en marcar sus primeros puntos, pero cuando lo hizo entró en una sintonía excelente. El primero en tomar la posta fue Redivo, que con su lanzamiento externo permitió encontrar una rápida y tranquilizadora ventaja, no determinante pero lo suficientemente interesante para acomodarse mejor. Y cuando Redivo pasó a descansar se elevó el trabajo de Brussino, intenso y con rompimientos para adueñarse del ataque. Ello más una excelente defensa (gran trabajo de Delía sobre Batista) permitió que Argentina clave un parcial de 11 a 0, controlando hasta cerrar 23-16 arriba el primer cuarto, con confianza y ante un Uruguay que estuvo tibio.

 

La diferencia que supo sacar Argentina de catorce puntos no pudo sostenerse en el segundo cuarto porque a la segunda unidad albiceleste le costó un poco más. Uruguay ajustó defensivamente, mejoró un poco (aunque no demasiado a nivel ofensivo porque siguió fallando varios triples) y eso le dio una inyección anímica importante. Con una laguna importante, Argentina pasó de estar 30-16 arriba (+14) a sufrir una feroz reacción uruguaya (sin tanta altura en cancha pero siendo más intenso con los bajos) que dejó la diferencia a solo una posesión. Igual se acomodó levemente en el cierre y Argentina se fue al descanso largo 42-36 arriba, con dos caras muy distintas entre un periodo y el otro.

 

Fitipaldo fue el motor de un Uruguay que mejoró aún más su versión. Con Parodi y Barrera manejando los hilos, y un tremendo aporte de Fitipaldo en los triples y desde el vértigo, la visita metió un parcial de 17 a 4 en cuatro minutos y pasó al frente por 53-46, obligando a que Argentina deba reacomodarse. Pero Argentina siguió bastante pasiva, ya no tuvo la fluidez ofensiva de antes (Uruguay hizo un trabajo bárbaro en el aspecto defensivo) y el ritmo de Fitipaldo marcó una línea durante todo el parcial. Pero sobre el final del parcial hubo una mejoría muy alentadora para el seleccionado argentino, porque entre la defensa de Scola (más los buenos puntos que anotó en el momento más complicado, cargándose el equipo al hombro) y un equipo más intenso, en la última pelota del cuarto Argentina logró su cometido de pasar nuevamente al frente por 62-61 con un triple de Redivo para entrar al último cuarto con un interesantísimo perfil.

 

 

Argentina entró al último periodo con un poco más de confianza, aunque cuando Uruguay apretó defensivamente volvió a meterse de lleno en la pelea y amenazando con darlo vuelta. Brussino le dio muchísimo oxígeno a Argentina y el juego interior hizo un buen trabajo atacando a un Batista comprometido con las faltas. Aún así, Fitipaldo volvió a ser la gran guía de Uruguay y volvió a poner a los charrúas arriba por un triple (78-77) restando dos minutos.

 

Tan luchado fue ese final que oportunamente para Uruguay, ya mucho mejorado de sus triples en la segunda mitad, clavó la daga con un triple de Panchi Barrera. Luego el base de Gimnasia se retiraría del campo tras un golpe, mareado y con una máscara de oxígeno. Argentina la peleó y trató de dar vuelta la historia desesperado con dos bombazos seguidos de Brussino y Scola, pero Uruguay no dio margen desde la línea de libres y con la frialdad de Fitipaldo más Batista terminó concretándose el triunfo uruguayo.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com