La Noche que Santos No Fue Campeón

146

El 2 de agosto de 1962 recuerda un hecho inédito e inesperado en la historia del fútbol. Fue la noche que en el estadio del Santos, en Villa Belmiro ,el poderoso equipo local perdió con Peñarol de Montevideo 3-2 aunque al término del cotejo había alcanzado un invalidado 3-3 en un encuentro con incidentes y marcada agresión al árbitro chileno Carlos Robles y a sus colaboradores.

Era la final de la Libertadores, tercera edición, y en el cotejo de ida el triunfo fue para los brasileños 2-1. Sin embargó en su casa no pudieron repetir. Todo esto generó una situación poco común e incorporada como un capítulo sorprendente que nos permitió escribir un libro donde desarrollábamos en profundidad aquel juego. En pleno partido fue agredido el juez, quien junto a sus asistentes Massaro y Bustamante (también trasandinos) debió ser trasladado a los vestuarios donde permaneció una hora y media mientras se reponía de un botellazo.

A esa altura se imponia el equipo oriental 3-2. Por esas circunstancias, Robles llamó de inmediato al presidente de la Confederación Sudamericana, el argentino Raúl Colombo (por entonces titular de la A.F.A.) y acordaron que continuaría el encuentro en forma amistosa, no teniendo validez ninguna circunstancia posterior.

Quedaban 38 minutos de acción. En ese transcurso, el local igualó (gol de Pagao ) pero ese tanto no se computaba, cosa que obviamente no conocían ni la «torcida» ni los jugadores del Santos que concretaron una vuelta olímpica suponiendo que llegaban a conquistar la copa. Hecho que recién ocurrió en el tercer partido disputado en el Monumental de River cuando los brasileños ya con Pelé, dieron una demostración de alto nivel y ganaron 3-0 para alcanzar la copa. Esto fue un 30 de agosto y Pelé que no disputó los dos primeros encuentros, resultó la figura central del choque en Nuñez, anotando dos goles y generando otro.

En el elenco uruguayo, para ganar en tierra paulista, fueron fundamentales el «Pepe» Sacia, autor del tercer gol, y el máximo artillero de la Libertadores, el ecuatoriano Alberto Spencer que señaló dos.La decisión del árbitro chileno apuntó a serenar al público pues de haber suspendido el match (como correspondía) correría riesgo su vida. Ya el hecho de permanecer en camarines una hora y media era algo muy llamativo e incorrecto. Por eso en el informe elevado a la Confederación habló que el partido desde su comienzo duró 3 horas y media, pero el valido finalizó 3-2 para Peñarol y el otro termino 3-3 pero fue para calmar a la afición y no oficial.




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com