aldosivi

La fiesta del Aldosivi vs Alvarado

43

Después de 27 años, el hincha volvió a disfrutar de un clásico marplatense.

Este sábado Aldosivi y Alvarado, empataron sin goles en el estadio José María Minella por la octava fecha de la Primera Nacional, luego de esperar 27 años para que se vuelva a disputar un “clásico marplatense”.

Las tribunas se podían ver completas de gente con banderas verde amarrillo, trapos clásicos del tiburón, dedicatorias al clásico rival. Previo al inicio del juego, cuando ingresaron los jugadores, distintas bengalas de los respectivos colores de Aldosivi y fuegos artificiales se tiraron para terminar de demostrar que fue una fiesta total del fútbol marplatense.

El verdadero protagonista desde antes que comience el partido, fue la hinchada. El día previo al encuentro, las dos multitudes estipularon un banderazo en sus respectivas sedes en apoyo al equipo y jugadores. Los hinchas del tiburón a partir de las 11 del mediodía, comenzaron a
dirigirse hacia el estadio mundialista, con una inmensa caravana desde la manzana de los circos (avenidas De los Trabajadores y Juan B. Justo).

El camino fue por la avenida J.B.Justo, autos, camionetas, camiones, motos, familia, jóvenes, adultos, banderas, cánticos clásicos y más bengalas nos mostraban la necesidad que tenía el hincha por esta clase de partidos. La caravana terminó en avenida Peralta Ramos, allí se pudo ver muchas personas con bolsas de basura recogiendo latas de cerveza y tubos de
pirotecnia ya utilizados.

En las afueras del estadio se encontraba “Bebu” el hincha que fue a ver el clásico en bici desde La Plata. El fanático de Aldosivi comentó que siempre viaja para ver todos los partidos y esta iniciativa fue por un promesa que tiene pendiente con su abuela. Cuando enfermó me pidió que traslade sus cenizas a Mar del Plata y le dije que lo iba a hacer en bicicleta, en este viaje no las traje, porque mi viejo también quiere estar presente en ese momento, seguro las traiga para mayo”, subrayó el “Bebu”.

Las puertas del estadio se abrieron a las 12:35, una larga fila de gente esperaba para entrar a vivir lo que sería, en el público mayor un clásico más, sin embargo, para generaciones posteriores al último clásico disputado (1997) nunca se imaginaron poder presenciar lo que siempre soñaron y al estar «prohibido» no esperaban ver.


Por otro lado el público de Alvarado, lo vivió desde la villa deportiva con una transmisión en pantalla gigante. Con muchas ansias, pensando en la organización del próximo clásico cuando la hinchada del torito tendrá toda la capacidad del estadio mundialista en el próximo cruce interzonal.

El entusiasmo y la pasión que tuvo este partido, como se palpitó toda la semana, las entradas agotadas, distintas campañas en contra de la violencia de referentes, los banderazos, la caravana, el recibimiento y más… demuestran la necesidad del público en vivir un Aldosivi-Alvarado y para el apasionado a los deportes es totalmente gratificante que una ciudad con tanta historia deportiva tenga el reconocimiento que merece.

Por Joaquín Fidalgo




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com