La Fantástica F1 en Alemania

92

What: El GP de Alemania

Where: Hockenheim

When: 28 de julio

Why: Una carrera espectacular e historica

El Gran Premio de Alemania ha sido una carrera excepcional; en donde es muy difícil poner la lupa sobre un solo aspecto. Austria fue una buena competencia, superada por Inglaterra; la que fue aventajada por el espectáculo que se vio en el Hockenheimring . La vara ha quedado muy alta para la última carrera antes del receso, Hungría. Pero, antes de llegar al Hungaroring, veamos algunos aspectos que nos dejó el desafío en Germania.

En honor a la historia

Mercedes estaba celebrando el 125 aniversario del deporte motor. Para ello hizo que sus mecánicos (y hasta el mismo Toto Wolff) se vistieron como los mecánicos de los años veinte y treinta. Realmente muy pintorescos los monos blancos y los trajes con corbata y tiradores sentados frente a los monitores. Con algunos kilos menos, Toto lucia las prendas y el sombrero de Alfred Neubauer.  Pero parece que la historia llama a la historia, y cuando todo parecía estar al alcance de Mercedes, apareció el clima y del sueño se pasó a la pesadilla. Algo similar paso en 1935. Alemania se preparaba a celebrar la victoria de uno de sus casi imbatibles autos, cuando la lluvia, los neumáticos y un inspiradísimo Nuvolari dieron al traste los sueños de la Estrella como el de los Cuatro Anillos.

Vettel, el piloto de la Carrera

No estoy de acuerdo con esta denominación. Yendo a los números fríos, es verdad que salir último y llegar segundo es algo descomunal, pero las circunstancias me dan una información diferente. Le pido que lo piense y me diga y está de acuerdo conmigo o no. Primero, Sebastian Vettel es un piloto que conduce un auto como la Ferrari, que en el peor de los casos, se puede ubicar entre los seis primeros. O sea, que el sexto puesto estaba asegurado. Segundo, Sebastian aprovecho un acierto de Ferrari en el cambio de calzado y los errores ajenos; sin embargo en pista no paso a ninguno de los equipos de punta en pista. Tercero, a comienzo de la carrera intentó infructuosamente superar a Kimi Raikkonen, cuando el finlandés conduce un Ferrari B (Perdón Alfa Romeo, es una realidad) y Cuarto (este evento es legal, pero pareció demasiado legal) luego del ultimo Safety Car, los comisarios deportivos se apuraron a habilitar el DRS. Las distancias se habían esfumado y la Ferrari 5 con la ayuda aerodinámica era mucho más rápida que el Racing Point y el Toro Rosso. 

Como dije al comienzo, es muy difícil decir quien ha sido el piloto, me inclinaría por lo que hizo Kimi al principio (mas alla de la penalización) y Daniil Kvyatt con el Toro Rosso. 

Despiste de Hamilton

Lewis Hamilton venía haciendo una carrera a pedir de sus ambiciones. Con Bottas como escudero fiel (hasta enlenteció a los contrincantes para permitirle un primer pit stop cómodo), iba hacia una victoria, o al menos un podio cómodo. Pero un error conductivo en combinación con dos pisos de diferente reacción cuando mojados y los neumáticos, lo arrojaron contra las defensas. Volvió cometiendo una penalidad en pos de nuevo caucho y una trompa de bigote completo, tomando a los mecánicos desprevenidos. El pánico, las corridas y los nervios se apoderaron del box de la Estrella. El mismo Toto Wolff veía las imágenes con cara de poquer, la procesión corría por dentro.  A partir de esta eterna parada en boxes (50 segundos) ya no había forma de remontar nada. Para peor por su fallida entrada a boxes tuvo que pagar una penalización de cinco segundos.  Solo terminar la mitad de la pesadilla. 

Esta carrera “Freddy Kruger” cerró su círculo cuando en el giro 56, Valtteri Bottas dejo su Mercedes también contra las defensas. El puñetazo de Toto contra la mesa mostraba toda la frustración de un sueño nacido el sábado bajo el sol que se mojó el domingo.  Solo dos puntos para el inglés, cortesía de Alfa Romeo fueros las migajas de la carrera At Home.

El clima

… fue el protagonista de la carrera. A lo Alfred Hitchcock, llovió mucho antes de la carrera, bajo la intensidad hasta casi parar. Cuatro vueltas detrás del Pace Car – mismo número de veces que sería solicitado durante los sesenta y cuatro giros – secaron la pista. Sin embargo los pilotos salieron con las intermedias. Los ingenieros de los teams tenían tres ojos, uno para la pantalla del clima, otro para ver a su piloto desandar las vueltas y el tercero mirando las nubes negras que se aproximaban. Las informaciones de la radio eran comunes “se viene el agua, atrasen la entrada”. Esta orden iba en contra de las necesidades de las gomas que se iban cocinando lentamente.  Para la vueltas 23 y 24 ya todos habían decidido cambiar por slicks (rojas o amarillas) cuando cinco giros más tarde llego la lluvia. Las gotas cambiaron por un leve aguacero que causaron despistes, entre ellos el de Lewis Hamilton. El trafico trocó la pista por la calle de boxes en donde se vio literalmente un desfile colorido. Esta realidad es la peor nota para todos, ya que nadie sabe qué hacer. Todo es una apuesta que, si sale, se puede alcanzar el pozo mayor; sin embargo, si se erra por solo media vuelta, todo va al tacho. 

El proletariado casi llega al palacio

Luego de las deserciones de Leclerc y Bottas (sendos despistes en los giros 27 y 56 respectivamente), el retraso de Hamilton y una carrera para olvidar de Gasly que terminaría con un toque, el podio se encontraba al alcance de los equipos chicos.  Daniil Kvyat (Toro Rosso), Lance Stroll (Racing Point) , Carlos Sainz Jr. (McLaren) y  Alexander Albon (Toro Rosso) eran los postulantes para los dos escalones del podio detrás de Max Verstappen. Ninguno pudo con Vettel (y su ayudita), y sería el natural de Ufa y reciente padre, quien lograría su segundo podio (y el segundo del equipo de Faenza.  Entre Kvyatt y su compañero Albon solo hubo 1 segundo y medio; nada más.

Un alemán en el podio

Sebastian Vettel volvió al podio antes la locura del público que se dividía entre vivar a Vettel, a Ferrari y a Max Verstappen. Lo simpático se dibujó en que quien le entregó el premio a Seb. El encargado fue Hans Joackim Stuck, ex piloto de la F1, hombre de BMW e hijo de quien llegara segundo en aquel mítico gran premio de 1935, el polaco y piloto Auto Unión Hans Stuck. Una sonrisa se le debe haber dibujado cuando felicitó a un coterráneo pero no a Mercedes.     

Si les gusto este artículo, por favor denle un like a la página y los invito a seguir nuestro Facebook en www.facebook.com/edgardobergnewsbureau , nuestros twitters @BergEdgardo   y @estefaniamdq  y disfrutar de nuestro programa gourmet CARS A LA CARTA los sábados de 13 a 14 hora argentina por LA RED 91.3 mdp y sus emisoras filiales 91.3 PINAMAR, 91.3 MIRAMAR  y 98.1 TANDIL, en playstore como La Red 91. BON APPETIT!!!!!

Imágenes

Sitio oficial de la FIA




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com