La F1 y su Temporada 69 – Por Edgardo S. Berg

50

La F1 ha culminado su sexagésimo noveno campeonato mundial. Un año que ha dejado ciertos retazos de tela para cortar ydesmenuzar en este análisis. Desde ya leadelanto, puede haber instancias de resultado positivo, y otras no tan positivo. Pero toda moneda tiene dos caras y esta serie no es la excepción.

 


Lewis Hamilton abriendo la temporada en Australia

 

Entre los aspectos que quedaron en el debe se puede nombrar la falta de lucha en serio que viene trayendo la categoría desde hace ya muchos años. Bernie Ecclestone, persona a la que respeto por su sapiensa en la F1 y como uno de los grandes artífices de la grandeza de la categoría reina, no supo, en sus últimos años, relanzar una autentica competitividad en todo el parque de largada. Este gran debe (algo que se puede comprobar en los pocos ganadores que han grabado su nombre como tales) todavía no ha sido subsanado. Liberty Media parece no encontrar la punta del ovillo para generar una lucha autentica por los puntos gordos. El famoso DRS solo sirve para hacer la vida de los rápidos y “gordos” más fácil, no para mejorar el espectáculo de lucha. Los que, debido a “increíble” teams de la clase obrera, ni sueñan en desafiar a sus opulentos proveedores de grupos impulsores. La coalición Mercedes-Ferrari, ciertamente controlada porBernie, desató su furia imperialista sobre la F1. Ante el mínimo intento dealgún cambio, amenazan con irse. Si se cae el team alemán, además de su propio establo, estarían en muy serio problemas Racing Point Force India y Williams.

 


Bottas y Vettel, cabeza a cabeza

 

Las amenazas de Ferrari parecen están sponsorizadas por alguna cervezeria Turinense, ya que son “pura espuma”. Ambas partes saben que la subsistencia de uno sin el otro no sería posible. La F1 perdería a muchos de sus fans y pondría en jaque la etiqueta de “Categoría Reina”. Por su parte, en la única serie en donde el Cavallino pone todas sus fichas es en la F1. La única sobreviviente desde los tiemposde los motores delanteros, sigue generando suaura (y muchísimos negocios intra y extra europeos) cuando los bólidos muestran su estamina sobre las pistas.

 


Sebastian Vettel en su “oficina”

 

Volviendo a Liberty; me pregunto, ¿sabe Chase Carey lo que compró? Y si losabe, ¿lo puede manejar? Hasta ahora parece seguir lineamientos. Este 2018 no mostró nada diferente al 2017, ni al 2016. Es más de lo mismo, parece ser un gran ejemplo de Gatopardismo, o sea, cambiar cosas para que nada cambie.

Entre estos cambios, se vio como la gente comandada por Mario Isola desplegó un abanico de colores que dejaron estupefacto a más de un Arco Iris, y se convirtieron en un puzzle para técnicos, ingenieros y público en general. Para peor, de ese cumulo decolores en donde los neumáticos iban desde una consistencia parecía al Slime con elque huegan los niños a un pedazo de granito que duraba muchísimo pero casi no entraban en temperatura hasta después de varias vueltas. A estos le agregamos lasazules (intermedias) y las verdes (lluvia extrema). Estos “calzados” fueron un petit fracaso ante nimias embestidas de aguaceros. En otras palabras, y aunque parezca un contrasentido, los neumáticos para lluvia extrema JAMAS fueron para lluvia extrema.

Los circuitos siguen divididos en las catedrales y los trazados modernos, anchos y creados por Herman Tilke. Los primeros siguen siendo los preferidos de todos. Pregúnteles alos pilotos en donde le gustaría ganar, si en Monaco o en Abu Dhabi; en Austin o en Spa Francorchamps o entre Bahrain y Monza. El tema de los circuitos también debería estar en el tapete para mejorar el espectáculo. Todavía no vi al de Hanoi en Vietman, por eso no opino. Para el resto, se siguen dependiendo, y a veces en demasía, de circunstancias externas (como es la meteorológica). Esta dependencia se hace más evidente entre los poderosos que entre quienes pagan sus impuestos sin soñar con victorias.

Entre los equipos, que lastima la pobre imagen de McLaren y de Williams. Se que esta pregunta es de malo nomas, pero ¿se acuerda de 1991? ¿Cuánto hubiera dado por estar en ese McLaren rojiblanco de Marl….. (casi se me pasa la Ley Sin Humo) o en el Williams de Nigel o de Riccardo? Hoy por hoy son equipos con un rumbo pobre y sin vista de mejora. Navegaron siempre por atrás y solo lucharon entre ellos, como esos viejos rivales que solo pelean entre si por un pasado glorioso y un presente lastimoso.

Force India ( o ahora Racing Point Force India) estuvo a un tris de ser la cuarta fuerza. Si sumamos sus dos partes del campeonato (creo que es la primera vez que un equipo empieza con una denominación y en mitad del torneo cambia a otra). Hubiera logrado 111 (ciento once unidades), quedando solo a 11 de Renault, Alain Prost y todo el poderío del único team francés en la categoría.

Entre lo positivo la gran lucha de la clase obrera. Como en cualquier monarquía o Republica, es esta clase la que mantiene a Reyes y Senados. Los laureles son para estos últimos, pero sin los primeros, no podrían subsistir. Renault, Toro Rosso, Haas, Force India y Sauber Alfa Romeo son los miembros de este esforzado club. Los diez muchachos que se encuentran en este conjunto de voluntades saben muy bien que son trabajadores del volante, y salvo la caída de algún Titán del Olimpo, este recinto les está vedado. No obstante luchan, se pelean, buscan SUPERARSE Y brindan (cuando las condiciones de pista lo permiten) grandes espectáculos. Siempre con la mente (y la caña) de ver los restos de unidades que los grandes depredadores dejaban en la osamenta de cada GP, conservaron el verdadero ADN de una serie que otrora mostraba luchas en casi todos los frentes.

 


La clase media pelea y da espectáculo

 

Otra faceta interesante que dejó este campeonato se vio en la cara de los jóvenes pilotos, especialmente en Charles Leclerc y Pierre Gasly, hombres de Ferrari y de Red Bull respectivamente. El primero tuvo una gran regularidad, logrando puntuar en 10 de las 21 carreras y alcanzando el 13 puesto con un muy mejorado Alfa Romeo Sauber. Literalmente Charles destrozó a Marcus Ericsson por 30 puntos y se aseguró la segunda plaza de Ferrari. Su mejor posición fue el 6to que según los viejos clasificadores (10 – 6 – 4 – 3 – 2 – 1) hubiese terminado con un punto, cuestión que no le resta mérito al joven monegasco.

 


Charles-Leclerc-Sauber-F1-2018

 

Pierre Gasly también tuvo una muy buena temporada. No solo debió lidiar con el Toro Rosso (equipo que todos los años es llamado a rehacer parcial o completamente su alineación, como gran filtro de Red Bull), sino que junto con Hartley se vistieron de overall y trabajaron sobre el impulsor Honda. Sin embargo, y aun con menos regularidad, logró sumar en cinco oportunidades (Brendon lo hizo en tres) logrando 29 puntos y el 15 lugar en el campeonato. Siguiendo nuestro juego, el Barhain llegaría 4to y 6to en Hungría. Su sumatoria hubiese sido 4 puntos y un pronunciado ascenso en el campeonato.

 


Pierre Gasly en Bahrain

 

Del otro lado estuvo un formidable Kimi Raikkonen. Casi como en su mejor época, sumo en 17 competencias, volvió a la victoria después de muchísimo tiempo. Batió en varias competencias a su propio compañero de equipo, al igual que a su compatriota Valtteri Bottas y con 251 puntos llegó tercero. Que lastima que no tuvimos una carrera más, pues ese tercer escalón quedó en manos del hombre del hoy Alfa Romeo Sauber por dos (2) puntos sobre Max Verstappen (249) y por cuatro (4) sobre Valtteri Bottas. Creo que por circunstancias, no se le podía pedir más.

 

2018 Ferrari SF71H vs Alfa Romeo Sauber C37 Formula 1 Las dos oficinas de Kimi

 

Un tercer aspecto que podría evaluarse de positivo fue que por primera vez los veinte hombres que se presentaron en Australia finalizaron en Abu Dhabi; y todos con puntos. Si bien el de Sirotkin en Italia fue afortunada por circunstancias ajenas a el piloto ruso, pero la estadística es lo que vale y, como decimos en Argentina, “no se fue zapatero”.

Por último, y tal vez el realmente más importante de todos, la F1 sigue puntuando con 10 (diez) a la seguridad de los vehículos y de los circuitos. Los autos se rompen, los plásticos salen para todos lados, pero los pilotos salen caminando sanos y salvos.

 


McLaren MCL33 de Fernando Alonso por los aires y por encima del coche de Charles Leclerc

 

Si les gusto este artículo, por favor denle un like a la página y los invito a seguir nuestro Facebook en www.facebook.com/edgardobergnewsbureau , nuestros twitters @BergEdgardo y @estefaniamdq y disfrutar de nuestro programa gourmet CARS A LA CARTA los sábados de 13 a 14 hora argentina por LA RED 91.3 mdp y sus emisoras filiales 91.3 PINAMAR, 91.3 MIRAMAR y 98.1 TANDIL o en http://lared913.com.ar/#!/-vivo/



Edgardo Berg

Profesor de Inglés (UNMdP) Especialista de Nivel Superior en Docencia y TIC Periodista Especializado en Formula Uno y Formula E


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com