La Banda Sinfónica Municipal y Nito Mestre presentaron el «Abecedario del Rock»

306

El viernes 3 de mayo a las 19 horas, en el Teatro Colón, Nito Mestre presento “El Abecedario del Rock”, junto a la Banda Sinfónica Municipal, dirigida por el Maestro José María Ulla.

El espectáculo se trato de un encuentro en el que Mestre, una de las leyendas vivas del rock nacional, mantuvo un diálogo directo con el público, contando sus experiencias y respondiendo preguntas. En ese recorrido el cantante fue entrevistado por su ex baterista Mariano Irigoyen.

¿Cómo se conocieron tu mamá de Lituania y tu papá de Mar del Plata?

Se conocieron de grandes. Mi vieja me tuvo a mi cuando tenía 40 años, que en aquella época era todo un riesgo y a mi hermano lo tuvo tres años antes. Ellos se conocieron porque, mi madre cuando llego acá empezó a trabajar en una peluquería con dos chicas que conoció y ahí empezó a peinar, a depilar, a hacer todo tipo de trabajo de peluquería.

Asimismo, mi madre al ser muy llamativa, de ojos verdes y grises y rubia, enseguida las revistas de peinados comenzaron a sacarle fotos, al poco tiempo empezó equitación, era bastante movediza, creo que de ahí herede bastante y un día estaba saltando a caballo, se cae del caballo y piden un medico y de la tribuna mi viejo, vio que era rubia y se tiro de palomita y a los nueves meses se casaron, mi viejo no era lento ni perezoso vio a mi madre y le dijo “parece que ese tobillo doblado hay que atenderlo un poco más de cerca”.

Según mi viejo, me dijo cuando yo tenía 11 años que, se habían casado de grande, fue el amor de su vida, creo que eso me marco muy bien a mí.

¿En tu casa se respiraba amor y música?

Si, absolutamente me trataban con un cariño espectacular, creo que fui muy mimado también. Dos padres que me cuidaron súper bien, con mucha música porque, mi viejo cuando tendría 18 años, se fue de Mar del Plata para estudiar medicina y se recibió de médico, yo también hice cuatro años de medicina.

En casa se escuchaba mucha música porque, cada vez que llegaba a casa después de operar se ponía a tocar el violín, acompañado de un disco y mi madre cantaba, así que, si se vivía un ambiente de música.

Por otra parte, mi vieja, en algunos momentos hacia esto, si teníamos hambre o no, cuando mi viejo tocaba el violín uno abría la boca de asombro y aprovechaba mi vieja y nos ponía la comida en la boca, entonces estaba todo, siempre, relacionado a la música.

¿Cuándo sentiste que lo tuyo era el Rock?

Me entere de un grupo que estaba haciendo furor en Inglaterra que eran The Beatles y a mí me quedo la duda de saber de qué se trataba y un día fuimos con mi compañero de colegio a Fravega, que es uno de los pocos lugares que existen todavía, había unas cabinas para escuchar música y nosotros éramos amigos del dependiente que vendía discos y un día le dijimos que discos nuevos tenes y tenía un disco de The Beatles y otro disco de Rita Pavone y por supuesto, elegimos a The Beatles, que lo compramos a medias y lo escuchamos ese día como unas ochenta veces, al otro día llego al colegio, me dirijo a Ricardo y le digo que me voy del conjunto folclórico, con once años de carrera deje el conjunto y así arme la primera banda del rock, donde uno tenía la guitarra eléctrica, había un tambor y un platillo y los demás cantábamos, se llamaba “La indignación del siglo”.

¿Cómo conociste a Charly García?

Cuando llegue a la secundaria conocí a mi amigo García. Yo sabía que en el colegio había otro tipo que tenía una banda de rock y que iba al turno tarde, yo iba al turno mañana y cuando llegue al tercer año de la secundaria me dicen que, van a venir a la mañana dos cursos de la tarde, por dos semanas y en un recreo, me dicen que, dentro de la sala de música está el otro, entonces entro al salón y estaba Charly tocando el piano, nos presentamos aunque ya sabíamos que ambos teníamos banda de rock y enseguida nos hicimos amigos, porque a él le gustaba la música clásica y The Beatles y a mí también.

¿Qué impresión te llevaste de Charly?

De Charly, yo me lleve una impresión que era un tipo muy raro, pero totalmente calmado y como nosotros íbamos a un colegio dependiente militar, nos hacían cortar el pelo, como ahora, nada en los costados y mucho arriba, entonces llenábamos el pelo de gomina, para los que no lo conocen es el gel, eso era por la mañana, a la tarde ya se iba cayendo todo porque, teníamos mucho flequillo que disimulábamos aplastándolo con el gel porque, era la única parte que podíamos tener el pelo largo.

Y como dije antes, Charly era muy calmo, no rompía nada, luego cambio, mucho después.

¿Y Charly que impresión se llevo de vos?

El año pasado me entere cuando le hicieron un reportaje de cómo conociste a Nito, el respondió que le parecía un tipo muy raro. Lo gracioso es que nunca lo hablamos.

Al poco tiempo de conocernos, hicimos un asalto de los buenos, que consistía en que la chicas llevaban comida y los chicos llevaban la bebida y Charly y yo cobrábamos la entrada, que era para juntar los fondos benéficos para las dos bandas y fue la última vez que cada uno toco para su banda porque, al poco tiempo hicimos una fusión de las dos bandas, el cual se llamo “Sui Generis”.

Al ser tan compinches, me quedaba a dormir a la casa de él, tenía permiso en casa para quedarme y como anécdota tengo que, un día cuando me iba a quedar a dormir le pedí un cinturón o una corbata o una soga para apretarme y me dice para que es, y yo le digo vos dámelo, él no sabía que yo era sonámbulo, entonces yo me ataba el tobillo, debe ser de ahí que él piensa que soy un tipo raro, entonces, yo me ataba a la cama porque, me podía levantar e hirme y como estaba en una casa que no conocía mejor me ataba.

Otra anécdota, era estar con él en una quinta y yo tenía que dormir en una bolsa de dormir y en eso me levante sonámbulo y empecé a saltar dentro de la bolsa. Con Charly nos llevábamos súper bien e íbamos a todos lados juntos.

Luego de la charla, el músico toco junto a la Banda Sinfónica Municipal, en el año de su centenario, una selección de temas entre los que se incluye Canción para mi muerte, Confesiones de invierno, Distinto tiempo, Rasguña las piedras, entre otras destacadas y reconocidas piezas.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com