¿Individuo o sociedad?: Batallando por la privacidad

130

La pandemia que sufre el mundo actual trae consigo misma un cambio profundo en muchos temas. En esta nota analizaremos el quiebre que el coronavirus puede producir en la forma de concebir y organizar las sociedades occidentales: ¿Más autoritarismo, menos privacidad y menos individualismo?

El descubrimiento del COVID-19 puso en jaque las diferentes formas de encarar una epidemia, que luego pasó a convertirse en pandemia. A grandes rasgos podemos dividir dicha metodología en dos grandes rasgos: el accionar de los países orientales y el de los occidentales. Los primeros, tal como dice Byung-Chul Han, se caracterizan por una historia repleta de sumisión, autoritarismo, colectivismo y menores derechos a la privacidad. 

En el artículo“La emergencia viral y el mundo de mañana. Byung-Chul Han, el filósofosurcoreano que piensa desde Berlín” detalló: “Ni en China ni en otros Estados asiáticos como Corea del Sur, Hong Kong, Singapur, Taiwán o Japón existe una conciencia crítica ante la vigilancia digital o el big data. La digitalización directamente los embriaga. Eso obedece también a un motivo cultural. En Asia impera el colectivismo. No hay un individualismo acentuado. No es lo mismo el individualismo que el egoísmo, que por supuesto también está muy propagado en Asia.” Y agregó: “Apenas se habla ya de protección de datos, incluso en Estados liberales como Japón y Corea. Nadie se enoja por el frenesí de las autoridades para recopilar datos. Entre tanto China ha introducido un sistema de crédito social inimaginable para los europeos, que permite una valoración o una evaluación exhaustiva de los ciudadanos. Cada ciudadano debe ser evaluado consecuentemente en su conducta social.”

Quién también escribió sobre este suceso, desde la perspectiva psicológica, es el psicólogo y director de Clínica de Familia, Fabian Melamed. En su página web publicó el artículo “El debate que viene:¿seguridad o libertad?”. En el expresó: “Estos tiempos nos van generando un nuevo dilema del viejo dilema. ¿Libertad o seguridad?: un subtema del clásico ¿individuo o sociedad? ¿A qué le debemos dar preeminencia? (…) ¿Elegiremos perder individualidad, intimidad y derechos para el bien de todos? ¿Individuo o sociedad? Cada apuesta implica grandes pérdidas. ¿Cuál tomaremos?”

Para entender mejor lo que se está explicando en esta nota les propongo analizar estos datos concretos:

  •     Estados Unidos, Reino Unido y Francia tres países primer mundistas e íconos de la libertad y privacidad de su población (reconocido por estadísticas mundiales informe de la empresa Comparitech “Quépaíses del mundo tienen más privacidad en Internet”han fracasado en el intento de controlar el virus debido a la incapacidad de actuar previo al movimiento de sus ciudadanos. Al no haber un correcto análisis de la información, el cual les diga donde, cuando y como se junta la gente, las medidas para frenar el conglomeramiento de la misma, fallaron. No lo digo yo sino los datos de contagiados alrededor del mundo. EEUU tiene 1.458.243Reino Unido 233.151 y Francia 178.870.
  • ·         En cambio, países como China, Japón y Hong Kong (éste primero catalogado, por el informe recién nombrado, como el país con menos privacidad de internet en el mundo) han logrado controlar de cierta manera sus focos infecciosos. Igualmente hay que destacar que, en el caso de China, se vive en una dictadura totalitarista y los datos otorgados por parte de su gobierno a la organización mundial de la salud son realmente dudosos y poco confiables. De igual manera si nos fijamos en la cantidad de contagiados que hay en estos tres países al día de hoy nos vamos a dar cuenta que que la cifra es considerablemente menor a los tres primeros: Japón tiene 16.120, HongKong 1.053 y China un aproximado de 83.000 por lo explicado previamente.

Entonces, ¿a que se debe esta baja considerable del virus en los países orientales y no en los occidentales? Al análisis de la información privada y del Big Data. ¿Qué es el Big Data? Podríamos describirlo como el conjunto de datos cuyo tamaño, complejidad y velocidad de crecimiento, dificultan su captura, gestión, procesamiento o análisis mediante tecnologías y herramientas convencionales, tales como bases de datos u estadísticas convencionales. Ahí esta la clave, los datos.

Volviendo al artículo de Melamed, destacó: “Los mercados empezarán a evaluar sus cuantiosas pérdidas y no querrán que algo así vuelva a suceder. Los gobiernos tampoco. Es mucho poder coincidente. Dicho poder no tardará en hacer una alianza para generar sistemas de control de sanidad que permitan prevenir o lograr contener de manera rápida (o al menos intentarlo) cualquier epidemia.” Y agregó: “No es posible imaginarla, pues lo harán y para ello deberán sin dudas lograr identificar situaciones personales, regionales, nacionales, etc. Entre ellas, las personales serán las que sentiremos como pérdida de intimidad. Historias clínicas de pacientes de riesgo, movimientos de dichos pacientes, protocolos de salud que se convertirán en formas de investigar personas, hábitos y redes sociales. ¿Muy paranoico? Piense un minuto, ¿de qué otra forma podría Ud. o alguien detener un contagio masivo? Y solo estoy pensando una sola dimensión o dos, imagine el cruce que se puede establecer de datos cuando estos procesos se desplieguen. China ya avanza fuerte en eso. Puede porque en China nadie con gran poder pide permiso…”

En fin, ¿estaremos dispuestos a ceder información, privacidad y demás cosas personales en pos de una causa común como una pandemia que se puede volver a repetir en un futuro no tan lejano? ¿Usaran de manera correcta esa data los gobiernos de turno? Nadie lo sabrá. Al fin y al cabo, estaremos en tiempos de debatir si se priorizará al individuo o la sociedad, aunque siempre batallando por la privacidad.         

“Estamos llegando al fin de una civilización, sin tiempo para reflexionar, en la que se ha impuesto una especie de impudor que nos ha llegado a convencer de que la privacidad no existe” José Saramago, escritor portugués.

PARA LEER EL ARTÍCULO COMPLETO DE FABIAN MELAMED, CLICK AQUÍ




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com