Homenaje Millonario

195

Esta nota es dedicada a los hinchas de River que tienen más de 40 años. Los que  vivieron los 18 años sin títulos , grandes frustraciones como el penal atajado por Roma a Delem (1962), la derrota con Peñarol en la final de la Libertadores (1966), el penal no cobrado por el arbitro Guillermo Nimo en la final con Velez (1968) y muchas más que luego borraron los éxitos de Ángel Labruna ( como técnico en 1975), Daniel Pasarella (ya en la década del noventa , continuando como entrenador los lauros obtenidos en carácter de jugador) , Ramón Díaz (ganador en ambas funciones: futbolista y D.T.) y últimamente Marcelo Gallardo y su larga lista de campeonatos más la paternidad sobre Boca con la máxima expresión cuando derrotó a su eterno rival en Madrid (2018) con motivo de la final de la Copa Libertadores.

La cadena de inconvenientes se sucedieron tras el fracaso del Mundial de Suecia(1958) donde la base de la selección argentina era el equipo de la banda roja , por entonces campeón del fútbol argentino (1955-56-57) y dominador del mercado. Pero el golpe acusado principalmente por Amadeo Carrizo y que se extendió al resto , generó una debacle que lo llevaría a ser  victima de numerosas caídas, algunas de ellas imprevistas.

Las más notorias pasan por el año ’62 cuando a un minuto del final en la «bombonera» el arquero local, Antonio Roma le contuvo un penal al brasileño Delem y así su equipo ganó 1 – 0 y consiguió un punto de ventaja que una semana más tarde le permitiría dar la vuelta olímpica. O la del ´63 cuando el «millonario» manejaba el torneo y de pronto apareció Independiente , aquél de Manuel Giudice luego dueño de América, y lo superó producto de los traspiés del conjunto de Nuñez con los «rojos» dos a uno y con Boca 1 – 0, gol de Sanfilippo .

O la del ´65 donde nuevamente River sucumbió a manos de  Boca ( 2 – 1 en la «bombonera») y así perdió la hegemonía de todo el torneo cuando dirigido por Renato Cesarini había armado un cuadro de gran rendimiento.

Gol de Boca a River, El Gráfico del 6 de julio de 1965.

Pero nada se compara a la final de la Libertadores de 1966, trofeo que no estaba aún en sus vitrinas. En el tercer cotejo final, en el escenario neutral de Santiago de Chile , luego de ir ganando 2 – 0 perdió 4 – 2 con Peñarol de Montevideo.

En ese momento surgió el mote de «gallinas», concretado el domingo posterior en cancha de Banfield, cuando el local recibió a la banda roja y un animal avícola fue lanzado desde las tribunas ante la salida visitante. El cotejo concluyó 1 – 1 y como anécdota queda que en el local se alistó José Francisco Sanfilippo , autor del gol del «Taladro».

Pero la etapa de malos momentos no terminó allí. Siguió en 1968 cuando ante Vélez en cancha de San Lorenzo (final del Nacional), el juez le negó un claro penal (mano de Luis Gregorio Gallo en la linea de gol ) a segundos del final con el partido igualado 1 – 1, resultado que le permitió a los de Liniers ganar una semana después ante Racing el certamen.

La mano que le quitó un campeonato a River

También en 1971 cuando perdió con Independiente (batió  en la ultima fecha como visitante a Racing 3 – 2)el torneo por diferencia de goles.

A partir de 1975, todo cambió. Abundaron los halagos, las vueltas olímpicas y los buenos momentos. Por eso esta nota va dedicada a aquellos que con más de 40 años vivieron , como hinchas de River, secuencias durísimas.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com