Haciendo historia, también, en cuarentena

301

La pandemia y el coronavirus pausaron al mundo de un día para el otro. Cuando pareciera que la historia se escribe pura y exclusivamente por y para el COVID-19, suceden pequeñas historias como la del club Cedetalvo y una de sus jugadoras de vóley, Manuela Vidal, para hablar sobre algo diferente a la nueva normalidad: virus, enfermedades, médicos y muertes.

Si hay algo positivo de estos últimos 5 meses es que el mundo o la vida o el destino o los tres a la vez, obligaron a clubes, profesores, colegios, universidades, maestros, entre otros, a incorporar la tecnología como un sistema de educación y dejar de ser una simple herramienta más.

Las canchas, los vestuarios y los clubes se vaciaron. Las piezas, los patios y los livings se llenaron.

En nuestra ciudad todo esto no fue excepción. La única manera de mantenerse entrenando fue a través de los “zooms” -esas reuniones virtuales tan inesperadas como inolvidables que llegaron para suplir el contacto humano-. En cuarentena, desde sus casas, con el club cerrado, las alumnas y profes del club de vóley Ce.De.Tal.Vo se animaron a desafiar la distancia. “Este año nos vamos a perder todos los torneos” “Teníamos muchas expectativas” “Seguramente en 2020 no compitamos en nada” fueron alguna de las frases que dijeron durante estos meses. Aspecto que más de un argentino habrá dicho desde que comenzó la cuarentena social, preventiva y obligatoria.

Para la suerte de sus alumnas, fueron invitados como club a participar de un hecho histórico en el vóley de nuestra ciudad. La primera edición de la “Copa América de Voleibol Virtual” organizada por el club colombiano Deportivo Super Volley en donde contaron con la participación de instituciones del país local, Argentina, Brasil, Uruguay, México, Costa Rica y Ecuador. Además, en su inauguración estuvo presente el Ministro Nacional de Deportes Colombiano, el Dr. Ernesto Lucena, quien destacó: «Nunca dejen de soñar, nunca dejen de ser quienes son y créanle siempre al deporte«. También presenciaron el evento varios ex jugadores/as profesionales que ahora cumplen su rol de coach y el entrenador de la selección colombiana de beachvolley, Luis Varela, entre otras figuras destacadas a nivel sudamericano.

Nervios, ansiedad y emoción fueron algunas de las sensaciones que les produjo participar en un evento de tal magnitud. Gonzalo Dematteis entrenador y coordinador deportivo del club marplatense, no dudó en aceptar la invitación.

Todo esto me recuerda a una histórica frase de Lance Armstrong, legendario ciclista de la elite mundial, quien supo decir una vez: “El dolor es temporal. Puede durar un minuto o una hora o un día, o un año, pero con el tiempo va a disminuir y algo más tomará su lugar. Sin embargo, si abandono, eso durará para siempre.” El desafío se puso en marcha y ‘cdt’ dijo presente.

En diferentes categorías, 20 de sus jugadoras posaron para las cámaras y expusieron su técnica ante los “árbitros online” una nueva modalidad para la cotidianeidad a la que estaban acostumbradas. Para sorpresa de muchos, realizaron su primera experiencia internacional desde el parque de sus casas. Paradojas de la vida.

Desde sus inicios en 2011-2012, la filosofía del club, ubicado en Diagonal Canosa 287, siempre se centró en los valores humanos. Amistad, empatía, educación, humildad, etc. Más allá de que como todo club competitivo, su principal objetivo es ganar, muchos dicen que el verdadero aprendizaje para cualquier deportista ocurre cuando eso no pasa tan seguido.

A fin de cuentas, este fin de semana finalizó la primera edición de una copa que cambió los paradigmas y logró plantear nuevos desafíos para el voleibol, o para el deporte en general.

Para finalizar hay que destacar un hecho muy importante. Manuela Vidal, con tan solo 13 años, fue la mejor jugadora de Cedetalvo. Logró un hecho histórico. Quedó entre las cuatro mejores participantes de su categoría a nivel continental. “Nació en el club” dicen muchos al preguntarle sobre ella. Con pocos años ya recorría los largos pasillos de cdt, que comunican las canchas entre sí, debido a que su mamá, Rosario, siempre fue profesora en aquel lugar. De paso hay que destacar, que es muy difícil encontrar alguien que hable mal de ‘Ro’ en más de 30 años de profesión en la educación física, el mini vóley y el vóley competición.

Volviendo a la competencia, en la semifinal y en el 3er y 4to puesto Manuela no corrió con la mejor de las suertes y cayó en ambas instancias. Pero como dijo una de sus profesoras: “No pasa nada, porque estaba re contenta. Dijo que dio todo y eso la dejó muy feliz”.

Manu, como le dicen sus amigas, no sólo dejó a la ciudad en un escalón muy alto, sino que aprendió a ganar perdiendo. Al fin y al cabo, esto nos confirmó algo que sabemos, pero muchas veces no pensamos: podemos seguir haciendo historia, también, en cuarentena.




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com