Fútbol por dos

138

El año además del coronavirus proyecta esta nueva versión del fútbol con el VAR, sistema por el cual la decisión ya no corre directamente por el juez, sino que influye el grupo arbitral que sigue el partido desde una cabina y a través de varias cámaras.

Lo curioso es que hay en países, como el nuestro, donde todavía no se aplicó este método y las decisiones siguen corriendo por exclusividad de los árbitros. De allí la dualidad. En Italia, por ejemplo, es común observar cómo se convierten goles que en principio se otorgan y luego el VAR influye para un cambio de opinión, estableciendo la nulidad de la conquista.

Lo propio ocurre en la Copa Libertadores, sino que lo diga River y su experiencia ante el Palmeiras en San Pablo. Jugadas donde se cobran penales, posiciones adelantadas y expulsiones se resuelven a menudo desde otro lugar , no en el terreno de juego.

Como este criterio no está en vigencia para todo el mundo, nos encontramos que hay dos maneras de juzgar al popular deporte. Los más modernos se apoyan en el VAR, los otros siguen con lo habitual. Y en el medio se queda el aficionado desconcertado y tan dubitativo como antes. Decisiones variadas para considerar una infracción con la mano dentro del área, no arrojan la claridad esperada. Lo mismo con las faltas que en algunos casos merecen la pena máxima y en otras son errores de consideración. Por ahora, el cambio sirve para definir si un balón entró totalmente al arco y si salió del campo de juego. En lo demás aporta confusión.

Errar es humano, por eso los jueces no son infalibles, pero cuando el que se equivoca es aquél que tiene las herramientas para no hacerlo, crece la duda.
El 2021 nos presenta el fútbol VAR y simplemente el fútbol. ¿Usted con cuál se queda?




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com