Fobia social: El miedo al otro

49

Nuevamente gracias al análisis del staff profesional de Clínica de familia, explicamos y ampliamos aquellos problemas psicológicos que afectan el día a día de las personas.

Gabriela Piardini y el Licenciado Fabian Melamed se encargaron, en dos diferentes artículos pero a su vez muy relacionados entre sí, de explicar la fobia social y el también conocido transtorno evitativo que frecuentan mucho los jóvenes de nuestra sociedad.

Para empezar hay que definirla como tal, la ansiedad social o fobia social es el miedo a la evaluación negativa que pueden realizar los demás sobre las propias conductas o cualidades personales. Es el miedo o ansiedad intensa que puede sentir una persona al verse enfrentada a una situación de competencia social, miedo de actuar de cierta manera o de mostrar signos de ansiedad.

Melamed en su artículo «Miedo a las miradas, miedo a la gente» describe a este tipo de personas como: «Aquellas que están tan preocupadas por sus supuestas limitaciones y carencias personales que sólo logran relacionarse con los demás si tienen garantías de no ser rechazados, prefieren estar solas antes que arriesgarse. Tienen extrema ansiedad en situaciones sociales, a pesar del fuerte deseo de intimar. Aun cuando desean acercarse a otros, guardan distancias y se aseguran de contar con aprobación antes de abrirse. Tienen por ello, tendencia al distanciamiento social y son distantes. Su comportamiento y discurso son controlados. Permanentemente escaneando el medio ambiente buscando datos que puedan ser potenciales amenazas o aceptaciones.»

En cuanto a las soluciones a esta temática, Gabriela plantea dos posibles herramientas: «Tanto la farmacoterapia como la psicoterapia constituyen los dos abordajes asistenciales habituales para el tratamiento de estos pacientes. La psicoterapia basada en procedimientos cognitivo-conductuales ha demostrado efectividad obteniendo buenos resultados en el tratamiento y en el mantenimiento de la estabilidad de los mismos. Los tratamientos comienzan con psicoeducación sobre el trastorno, brindando información al paciente sobre los mecanismos que sostienen la ansiedad, la relación entre pensamientos, emociones y conductas y la identificación de las conductas de evitación que emplea el paciente para regular el nivel de ansiedad pero que finalmente contribuyen a mantenerla.»

Para leer la nota completa y original, CLICK AQUÍ




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com