Ferrari: entre la sequía, la adquisición por FIAT y la era Turbo

90

Con esta adquisición, el nombre FIAT sobre el fondo azul empezó a ser una constante en los flancos de las Ferrari. Para Ferrari, el influyo de capitales sirvió para enfocarse en la Formula 1, abandonando las carreras de prototipo y trabajar desahogadamente en los modelos deportivos de alta gama.

Esta restructuración llevó incluso a que un modelo de la Formula 1, el 312 B3 de 1973 se construyese en Inglaterra. La razón se basó en el Italia todavía no se había perfeccionado la tecnología de construcción de chasis monocasco. Para este fin se contrató a la empresa TC Prototypes.

Los resultados, en un primer momento, no fueron alentadores. Sin embargo, la semilla del renacimiento se había plantado.

Vuelta por los fueros

1974 se puede establecer como el nacimiento de una época gloriosa, no tan exitosa como la de Michael Schumacher, muy parecidas. Con la contratación de Niki Lauda, hasta ese momento un Don Nadie, y la recontratación de Clay Regazzoni y la muy mejorada 312 B3 y luego la abuela de los modelos T, la 312 T (cambio transversal), Ferrari volvió por sus fueros.

En el periodo en que los modelos T defendieron a Ferrari, la casa de Maranello logró 3 campeonatos (1975 y 1977 con Niki Lauda) y 1979 con Jody Scheckter. 3 subcampeonatos con Clay Regazzoni  (1974), Niki Lauda (1976) y Gilles Villeneuve (1979) y la tercera posición de Carlos Reutemann en 1978.

La 312 T5

Me quiero detener en un modelo que resultó el peor en la historia de Maranello, la Ferrari 312 T5. Heredera de la campeona del 79, solo lograría 8 puntos (solo 1 punto más que en 1969, pero habiendo disputado tres carreras más) y la humillación de no poder largar el GP de Canadá por no haber clasificado.

Quiero elevar una defensa para este modelo que sufrió el embate de no ser un wing cars autentico por la disposición de los cilindros opuestos y la plena concentración de toda la fabrica de Ferrari en el modelo turbo. A nadie ya le importaba invertir tiempo, dinero y esfuerzo en la T5. Es por eso del resultado. En otro contexto, los resultados deberían haber sido diferentes. Sin embargo, la T5 fue el inicio del periodo mas largo de Ferrari sin campeonatos. Serían 21 largos años.

La gran sequia

Le voy a dar un ejemplo que dimensiona este tiempo sin campeonatos. Cuando Jody Scheckter y Gilles Villeneuve celebraban en Monza el ansiado título, el 9 de septiembre de 1979, Kimi Raikkonen no había nacido todavía. Llegó al mundo el 17 de octubre de ese año, 38 días después de la gran celebración).

21 años después, Michael Schumacher volvía a traer la alegría a toda Italia y a todos los tifossi recuperando el campeonato mundial de pilotos. La fecha de esa celebración fue el 8 de octubre de 2000, desde tierras niponas.

Solo dos carreras después, el 4 de marzo de 2001, ese joven finlandés que había nacido en octubre hizo su debut a bordo de un Sauber en el GP de Australia. Esa es la real dimensión de la sequía.

La era turbo

El 13 de septiembre de 1980, en la pista de Imola, San Marino, una extraña Ferrari salió a pista para clasificar. En su trompa mostraba el Nº2 y el pequeño héroe canadiense estaba al volante. No era un vehículo común, sino la primera Ferrari Turbo de la historia. Con ella, se abría la época Turbo para la casa de Maranello. Una época, que, por reglamento, finalizaría en mismo año en que Don Enzo partiría a la región de los inmortales.

Ferrari puso toda la confianza en este impulsor. Y tanto fue así, que no prestó atención al chasis. Sin embargo, la suerte por los campeonatos le fue esquiva. Alcanzó los de constructores en el bienio 1982 y 83, pero a un costo terrible. En 1982 habían llegado a desarrollar la C2, un auto diseñado por Harvey Postlethwaite que le permitiría pelear de tu a tu por el campeonato.

El ‘82

Las contingencias se cruzaron en la vida del team; comenzó con la guerra FISA – FOCA; lo que derivó en la reintroducción de las polleritas para los autos alares. Esto llevó al polémico GP de San Marino, en Imola y la traición (o el proceder naive de Villeneuve) de Didier Pironi desembarco en una guerra abierta entre ambos. Esta termino abruptamente con la muerte del canadiense en Zolder, Bélgica.

El lugar de Gilles fue ocupado por Patrick Tambay, ahora como decidido segundo piloto. Esta condición cambiaria en el GP de Alemania. Otro accidente, en este caso, el de Didier Pironi en las practicas le apartó de la Formula 1 para siempre. El nuevo líder era el neoferrarista, quien no pudo terminar en forma la temporada por dolores de espalda. De esa manera, un titulo casi seguro de Maranello termino en las arcas de Didcot.

Las últimas ausencias

Las últimas veces que una Ferrari no se vio en una grilla de partida (carreras declaradas oficiales y con puntos para el campeonato mundial) se dieron en un espacio de 11 años y afectaron 5 competencias.

Las dos primeras fueron en Holanda y Alemania 1973.  El equipo no se encontraba satisfecho con la pobre perfomance del su monoplaza, la 312 B 3. Tres años después, Ferrari no presentaría a su piloto, Clay Regazzoni para disputar el GP de Austria como señal de respeto a Niki Lauda y el terrible resultado de su accidente.  Increíblemente, la participación, y tal vez buen resultado por sobre el cuarto lugar logrado por James Hunt hubiera volcado el campeonato para la Ferrari Nº1.

En el terrible 82, Ferrari no se presentó en Zolder (Bélgica) por la muerte de Gilles Villeneuve y en Dijon (Suiza. Si, leyó bien Suiza) ya que su único piloto Patrick Tambay sufría de un pinzamiento en la columna, lo que impidió tomar parte de la misma.

Desde ese momento, jamás Ferrari se encontró ausente de un gran premio.  

Michele Alboreto  

Los años subsiguientes vieron la vuelta de un italiano a la primera línea. Era Michele Alboreto. El as italiano venia pidiendo ese lugar luego de grandes actuaciones con el modesto Tyrrell. Don Enzo decidió, al fin, levantar la veda. Y sería el italiano quien pelearía con Alain Prost el título de 1985.

El auto era el modelo 156 Turbo. Un modelo que sufrió un envejecimiento prematuro que le dio el título al primer campeón francés de la historia. El resultado detrás de los portones de Maranello fue un cambio mayor. Luego de 24 años, y con solo 50 de edad, Mauro Forghieri dejaba su puesto de diseñador de los rojos bólidos.  

Imágenes: Ferrari – FIA Formula 1 – Ultimatecarpage

Fuentes:

  • Hayhoe, D. Formula 1 The Knowledge, Second edition. Veloce Publishing. 2019
  • Deschenaux, J. Gran Prix Guide 1950-1999.

Artículo publicado originalmente en Graining.es (España)




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com