Ferrari en F1 durante los años cincuenta y sesenta

192

La primera gran alegría

El sueño que desvelaba a Enzo Ferrari se convertiría en realidad el 14 de julio de 1951. Esta es la fecha, histórica, en donde una Ferrari cruza por delante de todos para hacerse con la cuadriculada. Casi como una ironía del destino, no sería ninguno de los pilotos de la península quien lograra esta hazaña. Ni Alberto Ascari (Ferrari Nº11); ni Luigi Villoresi (Ferrari Nº10); ni siquiera el inglés Peter Whitehead (Ferrari Nº14). El ganador resultaría un mocetón de la ciudad de Arrecifes, en Argentina. Su nombre Froilán González. Batiría al gran Juan Manuel Fangio por más de 50”. Cuando el querido “Cabezón” llegó a los boxes, como ganador, logró algo más, entró en la Gran Historia del Commendatore. Ferrari declaro al ver a su 375 ganadora:

  «Cuando González dejó atrás a todo el equipo Alfa Romeo lloré, con una rara mezcla de alegría por el primer GP ganado por mi máquina, y dolor por que el vencido era Alfa Romeo. Era como si hubiese matado a mi madre».

La Fórmula 2 manda en la Fórmula 1

Casi no hubo tiempo de espera. Con el amanecer de 1952, y por la falta de automóviles de F1 la serie acepto, solo por un bienio, los autos de F2. Está reglamentación fue kriptonita para Alfa Romeo, quien decidió alejarse de la categoría. Ferrari tomo la posta y se volvió invencible. Sus primeros títulos llegaron de la mano de Alberto Ascari

El hijo de Antonio, el héroe de Alfa P2, se convirtió en una constante al tope de los podios. Entre 1952 y 1953, Alberto ganó la friolera de 11 sobre un total de 17 carreras. Fue en esa racha en que por primera y única vez intentaron las aventuras de las 500 Millas de Indianápolis. No ganaron, sin embargo, la maniobra que realizo para que el bandazo sufrido por su Ferrari se convirtiese solo en un abandono mostró la tranquilidad y calidad conductiva está aventura quedó en la historia.

Lancia, Ferrari y Fangio, el triunvirato de la gloria

El primer campeonato de F1, la real serie con impulsores de 2500cm3, llegaría a Maranello en 1956. La sesión de Lancia a Ferrari de sus monoplazas y el contrato del argentino Juan Manuel Fangio dieron como resultado el título mundial.  Este sería seguido dos años después gracias a la regularidad del inglés Michael Hawthorne. Michael batió a su compatriota Stirling Moss por solo un punto y tres victorias menos que el genial Stirling.

Trágico 1958

Este campeonato fue uno de las temporadas más duras que debió vivir Don Enzo (ya se lo puede llamar así). Casi como ocurriría 24 años más tarde, Ferrari perdió muchos y grandes nombres. El primero en pagar el tributo a la velocidad con su vida fue Luigi Musso. El italiano se mató disputando el GP de Francia, la mismísima carrera en que se retiraba el Quíntuple. Dos competencias después, en el Infierno Verde, Peter Collins sufría el mismo destino al perseguir a Tony Brooks y su Vanwall.

Sin afectar al campeonato, y luego de su retiro a los 30 años, fallecía en un accidente de tránsito el campeón Michael ‘Mike’ Hawthorne. Estás desgracias, más la sumada por Alberto Ascari en 1955 pusieron en la mira de la prensa al Commendatore. La guerra entre ambas facciones ya estaba declarada.

Ferrari no hablo inglés en 1959

Para 1959, la avanzada británica era una realidad. Cooper y Lotus así lo indicaban. A los ágiles bólidos ingleses de motor trasero, el Commendatore, tozudamente, seguía con el motor adelante (ver opinión en italiano). En medio de este cambio de paradigma, Ferrari tuvo que faltar por tercera vez a una competencia. Casi por casualidad está fue el GP de Gran Bretaña y la causa resultó la huelga en Italia que le impidió viajar a todo el equipo.

Doble falta, razones opuestas

Los años sesenta pertenecieron al Imperio Británico. De los diez campeonatos disputados, los equipos ingleses o relacionados con Inglaterra se llevaron 7. Y solo una vuelta les impidió alcanzar el octavo. Ferrari comenzaría la década habiendo aceptado la cruda realidad el motor trasero. Por esa razón, como el campeonato de 1960 estaba perdido, decidieron no perder tiempo ni esfuerzo embarcando para los Estados Unidos, quedarse el Italia y desarrollar el 156 Squalo. Tampoco los ferraristas americanos podrían disfrutar de ver de cerca al team de Maranello en 1961. Con el título alcanzado por Phil Hill en el trágico GP de Italia, Don Enzo prefirió quedarse en sus talleres y no malgastar en una carrera que, por esos años, lo le aportaría demasiado. También debería aceptar la realidad que su piloto TaffyVonTrips integraba la lista de in memorianVideo

De las dos a las cuatro ruedas

Luego de los frustrantes 1962 y 1963, Ferrari afronta la temporada 1964 con renovados bríos. es el único equipo que le hace frente a la avanzada inglesa. Sin embargo, el movimiento para a recuperación se había comenzado a gestar el año anterior. Para ese campeonato había contratado a un piloto inglés del gusto de Don Enzo. John Surtees, ex campeón mundial de motociclismo transfería sus habilidades de las dos a las cuatro ruedas.

Las ausencias de Ferrari en este periodo solo se dieron en tres grandes premios de la temporada 1962. Las razones fueron diametralmente opuestas. La primera fue en suelo francés, y la razón: una huelga metalúrgica que afectó Italia. Las otras dos encontraron su razón en no despilfarrar tiempo en competencias ya que el Cavallinono tenía chance alguna de disputar el título. Estas se dieron en los Estados Unidos y Sudáfrica.

Pelea a la inglesa

Esa temporada resultó en un duelo entre tres pilotos británicos. Mientras el Cavallino era defendido por Big John, B.R.M sentaba a Graham Hill por quinta temporada consecutiva y lo propio hacia Colin Chapman con su eterno y fiel caballero, Jim Clark. La suerte hecho baraja durante todo el año, hasta que, en la ultima vuelta de la ultima carrera, el motor del Lotus de Clark dijo basta. Una rápida orden de equipo para que Lorenzo Bandini, hombre Ferrari, ceda su lugar a John Surtees y este último logre los puntos necesarios para ser campeón por u solo un punto computado. Esto lo permitía el reglamento, ya que, en puntos netos, el hombre de BRM había logrado un punto más que John Surtees.

Las vacas flacas

Con el amanecer de 1965, Ferrari entraba en un periodo de vacas flacas en la formula 1. Ya empezaba a cocinarse su adquisición por Ferrari y esto tendría repercusión en los campeonatos. Tanto es así, que viviría su peor temporada hasta ese momento. A esto se le uniría la ruptura con el campeón John Surtees durante la temporada 1966 como corolario de una discusión con el Mago.

Esta ocurriría en 1969, cuando sus pilotos, Chris Amony Pedro Rodriguezsolo sumarian 7 unidades entre ambos. Una pequeña luz al año siguiente para volver a caer hasta 1973, en el que el Cavallino sumaria solo 12 puntos entre Jacky Ickxy Arturo Merzario(el neto eran 14, divididos en 8 para el primero y 6 para el segundo).

Fuera de las pistas

Dos contingencias, dramáticas, sacudieron el alma de Maranello, más precisamente de Ferrari. La primera resultó en dos tragedias. El accidente mortal de Lorenzo Bandini en Montecarlo (1967) y el de Ignazio Giunti en los 1000 KM de Buenos Aires (1971) fueron la excusa necesaria para que la prensa italiana vuelva a caer sobre Don Enzo.  La segunda, después de flirtear con el gigante americano Ford Motor Company, a principios de 1969, Fiat adquirió el 50 % de Ferrari. Don Enzo Ferrari vendía a su pariente mas amado por las liras necesarias para su supervivencia.

En este periodo de desconcierto, cinco competencias no contaron con los rojos bólidos. Estas competencias se vieron en el ’66 (Gran Bretaña y México), en el ’67 (Sudáfrica) , en el ’68  (Mónaco)  y para el GP de Alemania de 1969.

Las razones fueron más que diversas, desde huelgas hasta falta de interés por no disputar el campeonato. Y desde el dolor y la memoria de un piloto caído hasta la reestructuración del equipo deportivo.

Ferrari vedado para los italianos

El resultado de la guerra con los medios trajo como consecuencia que el mismo Enzo vedara sus autos para sus connacionales. En el periodo entre el accidente de Giunti y el fallecimiento de Don Enzo (1988), pasaron 17 años. En ese tiempo solo tres hombres, de origen italiano, fueron pilotos Ferrari de F1.

AñosPilotosCarreras con FerrariVictoriasPPRVPuntos con Ferrari
1972 y 1973MERZARIO, Arturo100007
1971 y 1972, luego 1982ANDRETTI, Mario1211120
1984 a 1988ALBORETO, Michele80323138,5

Imágenes: Ferrari

Fuentes:

  • Hayhoe, D. Formula 1 The Knowledge, Second edition. Veloce Publishing. 2019
  • Deschenaux, J. Gran Prix Guide 1950-1999.
  • Enciclopedia SALVAT del AUTOMÓVIL – Fascículo 5 (pp 294 a 320 )

p




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com