Fake news, redes sociales y coronavirus: el temblor de las democracias

195

En un mundo altamente globalizado y tecnologizado, las muy buenas consecuencias y herramientas de las redes sociales tienen su costado dañino. Señoras y señores: el dilema de las redes sociales. 

Creamos una generación global de personas que crecen en un contexto donde el significado de la comunicación, es la manipulación. Pusimos al engaño y la infiltración como el centro absoluto de lo que hacemos. – Jaron Lanier, autor del libro Diez razones para borrar tus redes sociales de inmediato. 

El 2004 fue un año clave para la historia de las redes sociales, la creación de Facebook marcó un antes y después en esta época. Las ventajas de esta aplicación, y muchas otras que surgieron, fueron excelentes: reencontrarse con viejos amigos, encontrar familiares perdidos, tener un auto en menos de 5 minutos en la puerta de tu casa, dar una clase desde tu habitación, etc. ¿Cuál es la otra cara de la moneda? 

Quien planteó de manera detallada un análisis del lado b de las redes sociales y la tecnología es el documental disponible en Netflix “El dilema de las redes sociales”. Ex gerentes, presidentes, ceos, ingenieros y trabajadores de las principales plataformas mundiales (Twitter, Google, Facebook, Uber, Mozilla Firefox, entre otros) contaron un panorama temible y oscuro y de manera tragicómica como combaten al monstruo que ellos crearon. 

– ¿Qué es lo que más te preocupa si la polarización, las noticias falsas, los mensajes de odio, la adicción y más siguen reinando en las redes sociales durante los próximos años? – le preguntaron a Tim Kendall ex director de monetización de Facebook y presidente de Pinterest. La respuesta fue más dura que la pregunta: “Creo que, a muy corto plazo, una guerra civil”. 

No son pocas las características nocivas que traen todas esas apps. Depresión, odio, incitación a la violencia, polarización, difamación y ansiedad. Pensalo, ¿nunca sentiste o hiciste alguna de ellas? No solo sus consecuencias alcanzan a las personas, sino a los gobiernos. “Está pasando a gran escala con actores estatales, con millonarios que dicen: ‘Quiero desestabilizar a Kenia, quiero desestabilizar a Camerún. ¿Angola? Cuesta esto. Se han creado las herramientas para desestabilizar y corroer el tejido de la sociedad”, destacó Tristan Harris, ex trabajador de Google. 

Quien también realizó una interesante descripción de esta temática es el psicólogo Fabian Melamed, en dos artículos diferentes “Una nueva palabra para empezar a preocuparse: Tecnofilia” y “El debate que viene: ¿seguridad o libertad?”. En el primero, muy resumidamente, destacó: “La Tecnofilia es la afición a la tecnología, en general, hoy eso se refiere a computadoras y celular. Particularmente, me referiré a la más masiva, cotidiana y frecuente de todas. En ese sentido, la del celular es la que está generando mayor cantidad de problemas. Le sugiero un número: 250.  Esas son las veces que promedio miramos el celular por día. ¿Lo hubiera pensado? NO. Más aún, piensa que es un dato exagerado, que le pasara a otros, sobre todo a los más jóvenes, que usted no concuerda con tener una experiencia de 250 miradas al celu, aunque sea para ver la hora. Pues ahí radica el problema, como toda adicción en ciernes, pasa desapercibida. Sea para hablar, usar Whatsapp, varias y variadas aplicaciones, redes sociales, mensajes de texto, leer diarios, hablar con otras personas, buscar información, desde significados hasta restaurantes, mirar el pronóstico del tiempo, jugar o puntuar un bar. No busque la calculadora en su celular, se lo digo yo, es una vez cada quince minutos a lo largo de la vigilia. No, insiste Ud., sí dicen los datos.” 

“Sin embargo, la que más se está desarrollando en términos de salud, es la dependencia. Hoy estamos palpando el inicio de la primera adicción sin sustancia a nivel masivo y escala global. Tenemos desde usadores frecuentes, hasta abusadores y adictos. Tal como las drogas. Estudios recientes plantean que el mismo mecanismo de adicción, con sus concomitantes de acostumbramiento y abstinencia, se da a nivel neuroquímico de manera muy similar entre el uso abusivo del celular y las drogas químicas. Increíble ¿no es cierto?”. 

Empezar a replantearse todo lo que convive a nuestro alrededor es el primer paso para poder cambiar parte de nuestra realidad. Al fin y al cabo, si no podés dejar el 
teléfono entre tantas alarmas de redes sociales, esa adicción no es accidental, es algo deliberadamente diseñado para que las empresas ganen cada día más dinero y más poder. 

PARA LEER LOS ARTÍCULOS DE FABIAN MELAMED CLICK AQUÍ  Y AQUÍ

PARA VISUALIZAR EL DOCUMENTAL CLICK AQUÍ




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com