Empate de Laboratorio – Por Juan Carlos Morales

99

AFA – Superliga – Fecha 15 – La Plata

Gimnasia y Estudiantes protagonizaron una nueva edición del clásico platense y este choque generado en el bosque fue una muestra de cómo un juego hermoso se puede convertir en un emporio de lucha, marca, centros aereos y falta de creatividad. Más allá del 0-0 final, defraudaron al aficionado imparcial y cumplieron seguramente con el mandato de su gente. No carecieron de entrega y esfuerzo , pero no aportaron fútbol. Resultó un partido  con muy pocas llegadas claras y sin jugadas relevantes. Dió la impresión que el “pincha” fue más. Por lo menos tuvo la más franca de las maniobras con sabor a gol, aquella del comienzo del segundo tiempo y que Rodríguez desperdició.

El “Lobo” se apoyó en su notable generosidad pero en el periodo final, por ejemplo, no creo una sola situación neta de riesgo. Y termino exagerando con  la pierna fuerte, razón por la cual se quedo con diez hombres(expulsión del paraguayo Alderete) y de milagro no  termino con nueve , porque el juez Abal perdonó una infracción de roja de Bolivar sobre Braña.

Fue un empate de laboratorio. Todo estudiado, no dar ventajas pero una pregunta obvia para esto que es “dínamica de lo impensado” , ¿ dónde aparece el genio que desequilibra, la acción que altere el libreto? Insistimos en un concepto: pareció más Estudiantes , al menos intentó  progresar con pelota al piso y orden, pero se  sumó a la intención de no dar ventajas con tal de no ser sorprendido y se adaptó a este concepto moderno de anteponer el resultado a otros conceptos. No creo, no obstante, que Facundo S reava (entrenador de Gimnasia) se haya retirado conforme con lo hecho por su escuadra, a pesar que dejaron todo en la cancha, menos juego.

Si este es el estilo de la época, añoró otras formaciones  de los dos. Sin ir muy lejos, el “albirrojo” campeón del ´83 tenía ,entre otros, a Sabella, Ponce y Trobbiani  en el armado, a Brown para defender, a Russo en la contención y a Gottardi y Trama para el gol.  Y en el caso del “tripero”, el elenco que ganó la copa Centenario (1994) con Bianco en el medio, los mellizos Barros Schelotto y Hugo Romeo Guerra para definir.

Lo que hicieron Gimnasia y Estudiantes esta tardecita en el bosque bien puede definirse como el compendio perfecto de cómo no se debe jugar al fútbol. 




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com