Empate e Incertidumbre – Por Juan Carlos Morales

42

CONMEBOL – Copa Libertadores – 8vos de Final – Partido de Ida – Buenos Aires

Racing y River igualaron 0-0 en el partido de ida  por esta instancia de la Copa  Libertadores de América. La formación de Coudet no usufructuó la ventaja de un hombre más, por expulsión de Ponzio al cierre de los 45 minutos iniciales, y debió conformarse con el empate de local, aunque a favor esta el detalle que no le convirtieron goles. Para la vuelta,  la banda roja no podrá contar con Ponzio (recibirá una fecha de suspensión). El marcador debe considerarse justo y el tramite careció de emociones, especialmente en la complementaria donde se perdió el ritmo del comienzo y todo fue muy precario y los “blanquicelestes” en ningún momento, al margen del dominio territorial, alteraron a Armani. A lo sumo en el adicional con un cabezazo de Cristaldo ( entró por Centurión) que al lado del palo devolvió muy bien el guardavallas.

El primer tiempo concluyó con un equitativo 0-0 pero lo más trascendente para el juego ocurrió en el cierre de la etapa cuando por doble amarilla resultó expulsado el experimentado volante “millonario”, Leonardo Ponzio. La desventaja númerica era una realidad para la escuadra de Gallardo quien para mantener la estructura del medio, debió sacrificar un atacante(Scocco) para el ingreso de Zuculini, encargado de cumplir la misión del jugador sancionado.

 

 

A lo largo de la etapa, el local fue de menor a mayor,en la misma medida que su antagonista comenzó con muy buenas opciones para contragolpear, teniendo la más clara Pinola quién desvió frente al arco y en el medio del área.

El cotejo se desarrolló dentro de un plano atractivo. Los dos, con sus armas, intentaron superar al oponente. La “academia” asumió la iniciativa y fue sorprendido en la fracción inicial por la precisión del adversario para replicar en base al buen trabajo de Martínez y Palacios. Sin embargo con el transcurrir de la acción creció Centurión y con un enorme despliegue de sus compañeros inclinó ligeramente el partido hacía Armani que al igual que su colega Arias respondió muy bien.

El saldo, en definitiva, fue positivo. Hubo buenas intenciones de ambas partes. Y el resultado parcial  se ajustó a lo visto. Ninguno merecía perder y tampoco aprovechó al máximo las oportunidades que tuvo. Ritmo sostenido  fue la caracteristica.

Todo lo contrario aconteció después. Racing no tuvo variantes, River se limitó a agruparse bien en su terreno (muy solo arriba Pratto) y todo fue monotono y   repetido. Por eso el 0-0 final fue el reflejo de lo que uno no pudo y otro  no quiso porque se sintió cómodo en su papel de esperar , enfriar y no ofrecer espacios .

Todo esta abierto para el desquite. Nada quedó definido aunque a primera vista el saldo de Avellaneda fue ligeramente favorable al huesped. Por el hecho de  haber actuado en la mitad del encuentro con un jugador menos y lejos del Monumental. Claro que lo que manda , por ahora, es la incertidumbre.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com