El yoga, la neurociencia y los cambios humanos

49

En este mundo actual, caracterizado por la ansiedad, por lo material, por el uso rápido de las cosas, por cansarnos rápido de todo y por vivir de lo superficial, las nuevas formas de contacto espiritual arrojan un grado de esperanza para pensar que un futuro mejor es posible.

Todo está relacionado con todo, el yoga, la ciencia, la psicología y los cambios humanos van de la mano en nuestra sociedad. Mi “salvavidas” para (intentar) analizar y explicar estos temas, es el psicólogo y director de Clínica de Familia, Fabián Melamed.

En su artículo “Espiritualidad y Cambio Humano” destacó y relacionó los temas nombrados.

En mis anteriores notas, he tratado de deconstruir el falso concepto contemporáneo que se intenta imponer a través de las redes sociales y de las propagandas masivas sobre la felicidad y como la mejor forma de llegar a ella es comprando cierto producto o posteando alguna foto en las redes sociales. Melamed realizó una referencia parecida en este último escrito: “Hay una oferta barata de salvación e ideas del estilo llame ya y obtenga réditos que no son más que burdas banalizaciones comerciales del camino espiritual y que lamentablemente venden mucho. También otras asociadas a frases y fotos de Facebook o Instagram. Fotos leves de personas en algodonadas ropas blancas, soles en su despertar o puesta de increíble belleza, pelos mecidos por suaves brisas o manos en posición de oración. Toda una farsa publicitaria mediocre, lo que no implica la negación de que hay un movimiento que está en marcha, aun con sus distorsiones y aprovechamientos comerciales de empresarios y vivos devenidos a Gurús. Cuando uno se conecta con la milenaria sabiduría de la filosofía de base hinduista y luego escucha estos remedos de plástico, se da cuenta que hay versiones baratas, como las hay de cualquier camino espiritual.”

Aunque no todo está perdido, así como hay una falsa parte del mundo que nos demuestra una realidad poco palpeable o mejor dicho con réditos que nunca llegan, hay otra que sí trae consigo cambios positivos.

“Sin embargo, hay líderes serios, reconocidos como tales, que se conectan desde distintas vertientes religiosas y que están encontrando caminos comunes para ayudar a reencontrar en el ser humano el camino perdido. El camino de regreso a casa, de regreso a Dios. Sea el Dios que cada cultura o perfil filosófico admita como tal. El Dios de Spinoza o Einstein (el que no juega a los dados), el de la tradición judeocristiana, musulmana o hinduista, no es un dios, sino la búsqueda de Dios y caminos de acercamiento y reconocimiento de las legitimidades de las visiones religiosas en tanto sean una búsqueda de Dios. La religiosidad, ungida como un factor que hace al bienestar humano, según datos que aporta las investigaciones de la psicología positiva, encuentra un camino de realización en estas tendencias, muchas veces ecuménicas.”, sentenció Fabián.

Es aquí cuando aparecen en la nómina los términos mencionados en el título. El primero de ellos a mencionar es el yoga. Según el medio web “https://yoga.guiafitness.com” se lo define como “una disciplina, más que un deporte, porque no trata solo de cultivar el cuerpo, sino también la mente, y el alma.”.

Con respecto a esto el director de clínica de familia, expresó: “Surge con fuerza la práctica yógica. Algunas para trabajar aspectos físicos, otros psicológicos, que sin valerse de la vertiente espiritual, brindan igualmente descanso al cuerpo y la mente. Lo hace a través de entrenamientos en aquietamiento mental, aumento del foco perceptual-atencional, integración psicológico-corporal-ambiental, ya sea para ser utilizado en deportes, el estrés, un mejor y más sano rendimiento laboral y académico, mejoramiento de cuadros personalidades de rasgo ansioso, etc.”

Otro de los términos a analizar es las neurociencias, a lo que se refirió: “Las neurociencias han traído a la medicina, una nueva visión de las técnicas de meditación a través de las neuroimágenes. De pronto, lo que se veía como ciencia oriental, basada para muchos en sugestión, autosugestión, filosofía e ideología mostró su enorme potencial físico a nivel de modificaciones visibles como lo son las imágenes que se pueden obtener ahora por contraste o bien a través de mediciones electroencefalográficas muy complejas, sobre la dinámica cerebral y sus cambios en momentos de meditación. Este asombro llevó a procurar métodos que puedan adelantar los tiempos de capacidad de atención y foco mental para conseguir esos cambios que requieren de mayor tiempo si uno practica las técnicas ancestrales.
Como se ve occidente en su afán rápido y furioso va buscando formas no espirituales sino prácticas y rápidas para ayudar a calmar la mente y con ello mejorar el bienestar. Dentro de estas tendencias surgen modelos como el de mindfulness, atención plena en su etimología, que enlaza las técnicas de aquietamiento mental a técnicas cognitivas que así articuladas generan efectos que van siendo estudiados, pero cuyos resultados son alentadores. De todas formas, estas técnicas se recomiendan sin dudas y cada vez más.”

PARA LEER EL ARTÍCULO COMPLETO, CLICK AQUÍ




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com