El teatro, otra víctima de la pandemia

444

Las idas y vueltas desajustaron las gradas de los centros culturales de Mar del Plata. Parece que los actores y las actrices volverán a las tablas. Por ahora.

por Franco Lucarelli

Las autoridades de Cultura, Salud y Producción de la Provincia de Buenos Aires, junto con los productores teatrales llegaron a un acuerdo para que, finalmente, se realice la temporada teatral tan esperada y distinta.


Acordaron que las actividades teatrales y musicales se desarrollarán en espacios al aire libre y en salas teatrales que puedan cumplir con condiciones de ventilación adecuadas, bajo estrictos protocolos, aforos limitados y distanciamiento social. Además, las condiciones para el desarrollo de la actividad se llevarán adelante y serán actualizadas según la situación epidemiológica en los centros turísticos.


Adicionalmente, se facilitarán espacios privados y públicos adecuados para que proyectos o salas que no estén en condiciones edilicias de funcionar acorde a los protocolos puedan desarrollar sus propuestas artísticas.
En Mar Del Plata hay teatros, tantos independientes como privados, que han cerrado durante esta cuarentena y pidieron trabajar.


Desde Cuatro Elementos comentan que están trabajando para brindar una programación más acotada a la audiencia que en otros veranos, atendiendo a las posibilidades que brindan todas sus salas y a las características de los espectáculos a incluir. Obviamente, estrictos al protocolo para brindar tranquilidad a artistas y espectadores.
También remarcan que les queda un gran desafío por delante, que es desestigmatizar el teatro como actividad peligrosa, las salas como lugares de alta probabilidad de contagiarse y que el arte es una manifestación muy necesaria para restablecer la salud de las personas y los lazos comunitarios que la pandemia vino a romper.

Teatriz, en plena incertidumbre y sin confirmaciones artísticas


El gerente de programación de Teatriz, Andrés Velis, explicó que están trabajando en la próxima temporada con noches especiales, eventos, donde la gente podrá comprar un ticket y eso incluirá la entrada para ver el show, copa de bienvenida, cena y algún otro servicio que se pueda sumar. Aunque todavía no tienen nombres confirmados para las presentaciones.


El actor Marcelo Cañete, encargado general de La Bancaria, cree que la temporada va ser muy distinta a los años de marquesinas glamorosas, los teatros colmados de espectadores. Piensa más bien en un número reducido de obras a estrenar por los tiempos cortos que quedan entre la incertidumbre y en reponer obras del año pasado, pero con salvedades.


Los productores deberán aguardar a las decisiones de la comisión de trabajo del Ministerio de producción, a cargo de Augusto Costa. Por ahora, les han pedido ventilación natural como puertas y ventanas, no aire acondicionado, o aire mecánico, lo cual implica invertir mucho en poco tiempo. Es bastante improbable que las salas puedan satisfacer todas las demandas.
Las expectativas de Cañete con respecto a la audiencia apuntan a un 30% de las butacas. Remarca que van a estar equipados con todo lo necesario para que el público esté cuidado desde que ingresa hasta que salga a la calle.
También, tendrán alcohol en gel en cada lugar, las alfombras con el producto químico para pasar las suelas del zapato y tomarán la temperatura.

El Séptimo Fuego busca mejorar la imagen del teatro y las salas


La directora de El séptimo fuego, Viviana Ruiz, explicó que les queda por delante un desafío muy fuerte: borrar la imagen del teatro como una actividad peligrosa y de las salas como lugares de alta probabilidad de contagio.
Desde las salas independientes siempre fueron muy respetuosos y no entienden cómo permiten el funcionamiento de los centros comerciales o el uso de los micros de larga distancia, pero que ellos no puedan abrir sus puertas.


Paola Belfiore, del Club del Teatro, comentó que la preparación para esta temporada arrastraba una gran incertidumbre. A estas alturas ya estaban definiendo la grilla de obras. Sin embargo, no ha recibido propuestas artísticas de ningún grupo, aunque confirmó que hay alguna que otra obra nueva si todo marcha bien.

El Teatro Auditorium, en plena planificación para la temporada


Marcelo Marán, actual director del Centro de las artes Teatro Auditórium, dijo que cuando había comenzado la pandemia del Coronavirus, habían entrado en una etapa de tanta incertidumbre con respecto al futuro que se aceptaba cualquier noticia, sin hacer muchas especulaciones. Por eso estuvieron trabajando en tres distintos escenarios, el primero de máxima, si había apertura del teatro, media con todos los protocolos pertinentes, y uno de mínima en caso de no apertura de las salas. Estos planes contemplaban actividades con distanciamiento social, burbujas, acciones unipersonales y muchas más.


La recomendación para los y las trabajadoras fue que debían nuclearse, generar alternativas y reclamar por sus derechos. Esta situación debe ser un aprendizaje para exigir legislaciones que contemplen a los artistas como sujetos de derechos como otros trabajadores.


Aunque ya sobrevuela la intención de habilitar la actividad, todavía no hay confirmaciones. Las salas esperan mientras planifican El teatro es ese lugar especial donde la familia la pasa bien y, fundamentalmente, donde trabajan actores, actrices, técnicos, técnicas, productores, productoras, directores, directoras. Y más.




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com