El Panadero no está solo – Por Juan Carlos Morales

64

“Panaderos” hay varios. Aquél personaje que tres años atrás perjudicó a Boca y con el lanzamiento de “gas pimienta” provocó un triunfo de River en los escritorios en partido de cuartos de final correspondiente a la Libertadores, tuvo sus émulos en ocasión de la segunda frustrada final entre los cuadros más populares del país. Si bien el hecho aconteció a varias cuadras del escenario (estadio Monumental), sus efectos fueron un atentado hacía la condición física de algunos jugadores visitantes.

Y la historia con algunas variantes, se repitió. Tras dos días de intentos inútiles para la disputa del cotejo, como debía ser, el mismo se postergó, Pero el mal ya esta hecho y a ojos del mundo quedó como una triste realidad de nuestro fútbol. Los intentos que se hagan de aquí en más no podrán borrar la impresión de violencia que azoló el sábado. No importó que 60.000 personas esperarán pacíficamente en las tribunas durante varias horas. Tampoco el intento de otros que el domingo creyeron en que podía jugarse. Aquellos que atacaron el micro de Boca , como los que festejaron esa acción indirectamente convalidaron la nefasta frase que “lo que importa es ganar, de cualquier manera”.

A esto hemos llegado. Por el afán de triunfar , pasan hechos lamentables y absolutamente reprobables. Menos mal que no hubo hinchas visitantes porque pudo ocurrir una batalla campal. Pero tampoco debemos aceptar que esto sea imposible. El día que los violentos , los que los respaldan y los malos operativos sean controlados , tal vez salga el Sol y haya una luz de esperanza para recuperar la auténtica fiesta del fútbol. Pero todos deberán comprender que si bien es un juego-negocio, nunca se debe perder la condición lúdica de este deporte. Los mensajes , sin embargo, no son claros. Casi nadie defiende la esencia del fútbol.

Todos se cobijan en su larga manta que permite beneficios de todo tipo, pero muy pocos luchan por jerarquizarlo y defender a quienes apuestan a crear y embellecerlo. Hoy se aplaude al que procura una ventaja no importando los medios . Todo se desnaturaliza. Se discute sobre Reglamento y no interesa ganar en la cancha o afuera, lo que vale es la victoria. Lentamente vamos camino al vaciamiento del deleite. A tal punto que hoy nos preguntamos : ¿Será posible otro Boca-River o para evitar problemas no se programará en el futuro ? Llegó la hora de pensar en los miles que apostaban al juego y no a menos de un centenar que pensaban que la formula era la violencia. El “Panadero” lamentablemente no esta solo.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com