El Maracanazo

167

El 16 de julio de 1950 quedó como la sorpresa mayor de la gran historia de los mundiales. Uruguay derrotó al super favorito Brasil 2-1 en el propio Maracana, enmudeciendo a 174.000 mil personas que descontaban la victoria local, más con la ventaja inicial  concretada por Friaca. Después llegaron los goles de Schiaffino y Ghiggia convalidando el concepto de Obdulio Varela cuando declaró “los de afuera son de palo”.

Setenta años después aquel impacto se mantiene vigente. Es el gran acontecimiento “charrúa” y  casi un símbolo para todas las generaciones que vistieron la “celeste”. El partido fue motivo de libros y testimonios imperecederos. Siempre la referencia pasó por Juan Alberto “Pepe” Schiaffino y Alcides Ghiggia haciendo de aquella epopeya un mito oriental. Postergando en la memoria el otro título mundial, logrado en 1930 en el Centenario y en la primera edición del certamen.

En el famoso “Maracanazo” el propio Jules Rimet entrego la Copa a Obdulio Varela, capitán de los vencedores y con una marca notable: debutó en 1939 y se retiró en 1954 sin perder ningún cotejo con su selección. 

Brasil tuvo todo, menos la corona. Presentó al goleador de la competencia, Ademir con 9 goles, y llegó a la final, invicta. Goleó a México, 4-0, empató con Suiza 2-2, doblegó a Yugoslavia 2-0, batió a Suecia 7-1 , a España 6-1  y en el match decisivo se rindió ante Uruguay 2-1, siendo uno de los principales acusados el arquero Barbosa.

Finalizada la segunda guerra mundial, la FIFA decidió celebrar el torneo en Brasil gracias al buen papel que había cumplido en 1938. La Copa escapó a la destrucción porque el vicepresidente de la entidad, el italiano Ottorino Barassi  retiro el trofeo que estaba en una caja fuerte del  Banco de Roma y la escondió en una simple caja de zapatos. Así  esquivo la codicia invasora y apareció intacta en el Mundial de 1950. 

Otro hecho extraño estuvo a cargo de la selección de India. Retiró su delegación al enterarse que sus jugadores en lugar de jugar descalzos, debían utilizar botines.

Argentina no participó, no obstante ganar los sudamericanos del 45,46 y 47  y tener jugadores de renombre como Muñoz, Boyé, Pedernera, Pontoni, Loustau, De la Mata, Strembel, Perucca, Alfredo Di Stefano y muchos más. La escuadra “albiceleste” era dirigida por don Guillermo Stabile, quien fue figura y goleador del Mundial de 1930.

El cuadro que concretó el “Maracanazo” lo integraban: Maspoli; González, Tejera, Gambetta, Varela, Andrade, Ghiggia, Pérez, Miguez, Schiaffino y Morán. El técnico, J.López.




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com