El espíritu deportivo marplatense

202

Aquella gran experiencia de vivir en nuestra ciudad la posibilidad de ver realizados unos juegos panamericanos en 1995 fue para muchos marplatenses descubrir una identidad deportiva que sería orgullo con el paso del tiempo.

Las grandes obras que acompañaron a los Juegos y la participación de la gente de todas las edades, muchos de ellos voluntarios, transformaron a la ciudad en sede del deporte del continente durante la competencia.

Debido a la infraestructura lograda para ese evento Mar del Plata debió crecer también en estructura dirigencial y gubernamental para mantener el espíritu deportivo. Por ello se creó el EMDER (Ente Municipal de Deportes).

Pasado ya casi 25 años poco queda de aquel espíritu deportivo, los edificios se deterioran, y aquellos jóvenes entusiastas que colaboraban de voluntarios, ahora son empleados del EMDER, más preocupados por cobrar su sueldo y seguir las leyes del sindicato municipal, que por generar aquel espíritu deportivo que fue orgullo de la ciudad. Hoy el EMDER cuenta con una planta de más de 500 empleados, de la cual la gran mayoría está en desacuerdo con su actividad, y cumplen con su labor a rajatabla.

El paso del tiempo deterioró a aquella Mar del Plata entusiasta del ’95, y la convirtió en una oficina pública con más quejas que trabajo. Mucho han tenido que ver seguramente las gestiones políticas en un lugar en donde se debe respirar deporte y no poder ni manejo de intereses.

El espíritu deportivo marplatense está muriendo, pero aún hay tiempo para rescatarlo. Es un trabajo que hay que hacer entre todos y cada uno de los que sentimos a la ciudad como propia y al deporte como un estilo de vida.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com