Educando(te)

399

Cuantas veces políticos, dirigentes, deportistas, científicos, psicólogos, pedagogos han dicho que la principal herramienta para cambiar un país es la educación. Siempre tienen y tuvieron razón, pero ¿Cómo se hace? ¿Cuántos tipos de educación hay?

Quienes aportan una mirada interesantísima sobre la temática es la organización “Argentinos por la Educación” en su página web, con estadísticas, propuestas, números y datos sobre todas las provincias de nuestro país.

Quien también describió la educación y su pedagogía es el psicólogo y director de Clínica de Familia, Fabián Melamed, en su artículo “La educación que no puede enseñarse”. En base a sus palabras articularemos esta nota.

¿Acaso la escuela o el colegio son los únicos centros educativos que tiene un niño o una niña? ¿En que espacios físicos y virtuales de la vida aprenden y se educan las personas?

En un principio Melamed destacó: “Tenemos la responsabilidad de educar y ser educados, eso nos lo meten hasta los huesos. Sin embargo, no queda claro en qué ni cómo. Hay pedagogías, recetas, consejos, indicaciones profesionales, escuela, mucha escuela. ¿Y la calle, por qué no? Aunque cada vez nuestros jóvenes de clase media la transitan menos. Hoy te educa la red. Hoy nos educamos todos en las redes, aprendemos, nos informamos, cambiamos opinión, googleamos, wilkipediamos, nos educamos. ¿Nos educamos? Tal vez al decir del genio de Wilde, lo esencial no puede enseñarse.”

La educación es fundamental para la felicidad social; es el principio en el que descansan la libertad y el engrandecimiento de los pueblos – Benito Juárez

De igual manera siempre van a haber más preguntas que respuestas.

En otros de sus párrafos, el director de Clínica de Familia expresó: “No podemos dejar a la escuela a solas, la familia debe involucrarse y deberíamos tener espacios donde se generen reflexiones y actividades sensibilizantes para mejorar nuestra relación humana. Mucho ego, mucho yo, solo para mí competir, ganar, “soy yo o el otro”, es una carga social de aprendizaje que nos aleja del otro, nos aleja del prójimo, el próximo a nosotros, el que es igual. Nos han puesto en una encrucijada social donde debo ganar o ignorar, no mezclarnos con el otro, no relacionarnos. Temer la cercanía más que ahondarla. Así surge un ellos y yo, o ellos y nosotros. Así surgen las disputas, los enfrentamientos y las guerras. La violencia ronda esta forma de pensar y de sentir.”

Con respecto a estos tiempos, a las nuevas generaciones, recalcó: “Estamos en una época, que se abre como oportunidad. Los derechos humanos por más límites que tengan aún, son en estos tiempos, al menos en occidente, la doctrina más avanzada que hubo en la materia dentro de este espacio geográfico y cultural. Junto a ello una nueva espiritualidad está empezando a difundirse. Desde pequeños, los niños se van acostumbrando a tener conciencia del ser y del Ser. Mayor conciencia de la naturaleza y al ambiente. Son más sensibles a las injusticias. Preguntan y denuncian las asimetrías, las contradicciones y los modelos que no se ajustan a estos valores que se van afianzando. Nadie lo enseña, pero está en el aire y de allí se difunde a todas las generaciones que deben rever sus formas de pensar la vida y los vínculos entre ellos y sus semejantes y la naturaleza.”

PARA LEER LA NOTA COMPLETA CLICK AQUÍ




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com