Cuando Charly tocó para dos personas en Mar del Plata

554

¿Cuántos recuerdos se pueden guardar de un recital de rock?. Quisiera que los míos fueran nítidos y lineales como un video, pero terminan asemejándose a esos afiches –desvaídos, trizados- que pasan largo tiempo fijados en un muro.

¿Será cierto lo que mi memoria sugiere sobre la fecha de esta foto de Charly caminando por la Rambla?. Ese sol que aunque radiante demanda abrigos bien puede corresponder a un octubre de los nuestros. Ese logotipo de Entel, ese micro celeste y blanco de La Marplatense, no son extemporáneos a la primavera de 1980.

El bigote bicolor que en esos tiempos nos sorprendía, el corte de pelo y los anteojos encajan con la iconografía ochentosa de Charly. Y esa chica no es otra que Marisa Pederneiras, Zoca, la brasileña que fue novia-musa inspiradora del músico en el proceso de creación de Serú Girán.

Nada va a cambiar si digo, quizás erróneamente, que esa foto es de octubre del ’80, cuando Serú tocó en el Tronador. 

Ahora vienen las imágenes fragmentadas. Hay una larga cola esperando que abran las puertas del teatro. Su intendente -Luis Trotta- reconoce en el foyer a un joven cronista que llega a «cubrir la nota». Lo hace pasar y lo acomoda en una butaca a mitad de la sala, que esta vacía y oscura.

Los recuerdos no registran cuántos minutos pasan hasta que se enciende un spot que ilumina tenuemente los teclados. Una joven – la misma de la foto- está ahora parada junto al escenario, con los codos apoyados en él y las manos «en bandejita» para que repose su mentón. 

Charly atraviesa el escenario silenciosamente, sin asemejarse en nada al eléctrico ídolo de rock que conocemos. Se sienta y comienza a tocar. La luz del spot cae sobre su cabellera, que a su vez cae hacia el piano. Las melodías -el recuerdo se empecina en rescatar su belleza- son ajenas a su repertorio. 

Quizás sea una vulgar prueba de sonido, pero se parece más al concierto íntimo de un hombre a la mujer que ama. ¿Cuánto duró ese concierto de Charly para Zoca?. Nunca terminó, al menos en el recuerdo de una persona.
Más tarde empezó el recital, del que, extrañamente, tengo unos pocos recuerdos difusos y fragmentados.-

Nota extraída del facebook de Gustavo Visciarelli




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com