Con un Vildoza gigantesco, el Baskonia ganó en Madrid: 94-90

157

El base argentino fue el goleador del ganador (16 puntos) y fue clave en el cierre para que el Baskonia golpee en la primera final ACB.

Tras una larga temporada, los dos mejores equipos de la liga regular española se enfrentaban en la lucha final por coronarse como campeón de la Liga Endesa. Y es que Real Madrid y KIROLBET Baskonia habían ocupado la primera y la segunda plaza, respectivamente, en la clasificación final previa a los playoffs.

En la postemporada, la andadura de los blancos había sido inmaculada. 2-0 ante Iberostar Tenerife y 3-0 ante Herbalife Gran Canaria. Séptima final consecutiva, incontestables. Mientras, los vitorianos llegaban tras vencer 2-0 a Unicaja y 3-1 a FC Barcelona Lassa. Con la moral por las nubes, regresaban a un territorio que no pisaban desde 2010, donde consiguieron su último título liguero.

Esta era una final atípica. No por el nivel de los equipos, ni mucho menos, sino porque en toda la historia sólo existe un precedente. Ocurrió en 2005, donde el combinado madridista se erigió como campeón gracias a una tremenda remontada de la que se recuerda, especialmente, el triplazo de Alberto Herreros. Una acción que seguía en mente de todos 13 años después y que, en el bando vasco, era motivo más que suficiente para pensar en al revancha.

Tras el homenaje a Felipe Reyes por superar a Rafa Jofresa como el jugador con más partidos en la historia de la ACB, el balón se suspendió en el aire del WiZink Center. Tavares y Thompkins protagonizaron las primeras canastas, mientras que Luca Vildoza abrió la lata para Baskonia desde el perímetro. El ambiente era idílico y cada canasta local se celebraba por todo lo alto.

Durante los primeros compases, el Real Madrid se valió de los centímetros de ‘Edy’ Tavares, que por el momento podía con otro gigante, Vincent Poirier. Mientras, la principal amenaza vitoriana llegaba por parte de Janis Timma. El ritmo estaba siendo muy alto, y las canastas de muy bella factura. Huertas y Diop conectaron un alley-oop, pero en la siguiente jugada Doncic y Tavares lo mejoraron con el pívot machacando con fiereza a una mano. El partido estaba siendo impresionante, finalizando el primer cuarto con un 17-19 para los visitantes.

Los de Pedro Martínez lo tenían claro: querían hacer sufrir al Real Madrid tanto o más que en las Finales del pasado año. Y es que el técnico de los vascos ya les tendió una trampa dirigiendo al Valencia Basket. Los de Pablo Laso estaban sufriendo de lo lindo y anotar una canasta suponía una odisea. Tanto, que Luka Doncic había errado sus primeros cinco lanzamientos a canasta.

El Baskonia se estaba haciendo fuerte a base de defender. Poirier se hacía todavía más grande con el transcurso de los minutos. Y es que el pívot, al igual que Timma, ya estaba en diez puntos. Mientras, los blancos se encomendaban a la inspiración de su agitador habitual, Jaycee Carroll. El escolta tuvo tiempo para acertar con un par de triples y espabilar a sus compañeros. Finalmente, los locales reaccionaron y pusieron el empate al descanso (39-39) tras una gran bandeja de Doncic.

Más allá de las sensaciones, que parecían indicar dominio por parte de Baskonia, la igualdad era máxima. Las estadísticas de la primera parte eran casi idénticas en ambos bandos. El partido no se estaba resquebrajando en ningua faceta. Ninguno encontraba una sola fisura en su rival en un duelo sufrido y espectacular a partes iguales. Las Finales habían empezado con dos campeones sobre la pista.

Tras la vuelta de vestuarios, Johannes Voigtmann avisó con dos triples frontales. Pero con 43-49 en contra, el Real Madrid se rehizo con un parcial de 7-0 culminado de tres por Causeur. Cualquier mínima laguna era castigada en ambos bandos. Mientras, para alegría local, Luka Doncic estaba empezando a brillar con ocho puntos en el tercer cuarto.

Al esloveno se le veía con una marcha más que en la primera parte. Estaba en todas partes y buscaba el aro como un poseso. Sin embargo, el Baskonia volvió a encontrar respuesta con un parcial final de 12-2 para llegar al último cuarto con ventaja (58-67), cerrando con un triplazo de Matt Janning. Sólo restaban diez minutos que prometían emoción a raudales y baloncesto, mucho baloncesto.

Esto va de meter, y de eso sabe mucho Carroll, que abrió el periodo con un triple en catch&shoot. El Real Madrid se aferraba a la vida y un triple a la carrera de Sergio Llull hacía rugir al Palacio (70-72). Pero la reacción madridista venía representada por el ’20’. Carroll estaba intratable. Metió otro triple, Vildoza le respondió y él dio la réplica con un 2+1. Poco más de tres minutos y 76-77. Todo por decidir.

Después de esto hubo tiros libres para Vildoza y Carroll, sumando ambos dos tantos más. 11 llevaba ya el escolta en el último cuarto. Entonces, Laso dio descanso a Carroll e introdujo a Taylor en pista. La jugada no le pudo salir mejor: robo de Ayón y triple de Taylor para ponerse por delante (81-79). El Real Madrid estaba recuperando su mejor versión en el momento más indicado.

Laso sabía que cada defensa y cada ataque contaban. Es por ello que justo podía, cambiaba a Carroll y Taylor de manera constante. Cuando tocaba defender entraba el sueco, pero a la hora de anotar llamaba al bueno de Jaycee. Y es que esto también era una batalla de ajedrez entre los que son, posiblemente, los dos mejores entrenadores de la Liga Endesa. 48’0 segundos para el final y 84-86 tras dos tiros libres errados por Ayón.

No era el momento de fallar y tampoco de conceder rebotes. Esto mismo hizo el Real Madrid con Shengelia, que además sacó una falta para poner el 84-88 con 23’5 segundos por jugarse. Hubo tiempo muerto local, pero Thompkins erró en el tiro a la media vuelta. De esta manera, y con 14’1 segundos, Vildoza parecía cerrar con dos tiros libres (84-90). Llull, a una mano, y Carroll lo intentaron con triples imposibles. Aunque con 90-92 y 4’0 segundos no tuvieron tiempo para más. Dos tiros libres de Beaubois y el Baskonia acabó con la imbatibilidad blanca en playoffs para llevarse el primer tanto de las Finales.

Facundo Campazzo: 4 puntos, 5 rebotes, 5 asistencias, 1 robo, 1 pérdida, 2 faltas, 4 faltas recibidas, 0-1 en dobles, 1-4 en triples y 1-2 en libres en 20:28 minutos.

Luca Vildoza: 16 puntos, 1 rebote, 2 asistencias, 1 pérdida, 3 faltas, 4 faltas recibidas, 1-1 en dobles, 2-3 en triples y 8-8 en libres durante 18:14 minutos.

Patricio Garino: 0 puntos, 1 falta y 0-1 en dobles en 2:51 minutos.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com