Chauvin: el trágico final de un florista que le dio nombre a un barrio

161

José Francisco Chauvin (1879-1935) fue el florista de la aristocracia en las primeras décadas del siglo XX, Explotó un predio en la zona del actual Hospital Privado de Comunidad, donde montó su casa y una obra maestra del paisajismo. El barrio marplatense que hoy lleva su nombre guarda algunos recuerdos de aquellos jardines perdidos.

Gracias al arquitecto Roberto Cova sabemos que nació en Uruguay, que suspadres eran franceses, que se casó pero no tuvo hijos y que conoció la opulencia y la quiebra. Los dudosos datos sobre su formación devienen ociosos a la sombra de su obra.


Comenzó humildemente, tuvo una florería en Buenos Aires y en la primera década del siglo XX compró en Mar del Plata un predio de 18 hectáreas donde construyó su chalet, habitaciones para el personal, caballerizas e invernaderos. En ese sector se levantaría años más tarde el Hospital Privado de Comunidad.


Además de cultivar flores trazó jardines paradisíacos con estanques, plantas acuáticas y árboles de diversas especies que agrupó por colores. Fuentes y esculturas ornamentaban el paraje.


Los invernaderos estaban dotados de calderas independientes y cañerías subterráneas que, mediante cultivos forzado, le permitieron obtener las flores más bellas de su tiempo. No extrañaba, entonces, la llegada de especialistas de distintos lugares del mundo para aprender sus técnicas de cultivo.


Chauvin tuvo un local de venta de flores frescas (foto) en la Rambla Lasalle (la última de madera) y otra en pleno centro porteño (vemos su dirección en el frente del local marplatense). A demanda de las más aristocráticas familias, el traslado de la delicada mercancía se hacía diariamente en un vagón de tren acondicionado.


Cuando a principios de la década del 30 comenzó a tomar cuerpo el proyecto de la ruta entre Mar del Plata y Buenos Aires, Chauvin imaginó un proyecto que no llegó a realizar: el trazado de grandes jardines y parques a lo largo del camino.

Cova es muy gráfico para definir el ascenso del florista genial: del primitivo sulky pasó a un break relumbrón con dos caballos de tiro y luego a un Mercedes Benz con chofer uniformado.

Chauvin se suicidó en 1935 por causas que solo se conocen con grado de presunción pero que no estarían desvinculados de quebrantos económicos acelerados por la depresión del ’30.

La residencia del florista fue demolida y en el predio avanzo la obra del
hospital. Los árboles centenarios que subsisten en la zona fueron sembrados por Chauvin. Y el barrio heredó el apellido de aquel florista que soñaba con parques y jardines embelleciendo el camino entre Buenos Aires y Mar del Plata.

Nota extraída del facebook de Gustavo Visciarelli




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com