Camino a la Gloria

121

Nota realizada en 2009 al arquero de la Selección Argentina Emiliano «el dibu» Martínez, para la revista «Promesas» del Instituto Superior de Periodismo DeporTEA Mar del Plata por Ezequiel Volpe, en aquel momento estudiante, ahora egresado de periodista deportivo.

Por: Ezequiel Volpe @ezequielvolpe88 y Daniela Contreras

Lo que está viviendo Emiliano Martínez es realmente un sueño. El joven marplatense de 17 años, que actualmente ataja en la sexta de Independiente de Avellaneda, fue comprado por el poderoso Arsenal de Inglaterra y a fin de año (2011) partirá para sumarse al equipo de Arsene Wenger.

Nacido el 2 de Septiembre de 1992 y criado en el barrio de Punta Mogotes, «Dibu», como lo llaman sus compañeros, hizo un camino larguísimo en apenas unos años.

La nota publicada en la revista «Promesas» de DeporTEA MdP en 2009

Comenzó desde muy pequeño en el club General Urquiza. Luego pasó por Talleres Fútbol Club, en donde se lució como un gran medio campista central y, a su vez, arquero en otra división. El ex jugador y detector de talentos, Roberto «Cacho» Gonzalo, lo llevó a San Isidro y después de atajar por un tiempo, lo recomendó a Independiente de Avellaneda. Allí tuvo la suerte de contar con un gran formador de arqueros como «Pepe» Santoro que, inmediatamente, hizo explotar su potencial para ganarse la titularidad en la sexta división. El rápido progreso de Martínez hizo que fuera llamado para integrar las selecciones nacionales juveniles. Primero la Sub-15 y luego Sub-17.

A mediados del año (2011), el joven de 1,90 brilló bajo los tres palos en el Sudamericano Sub-17 que se disputó en Iquique, Chile. El equipo dirigido por José Luis «Tata» Brown perdió la final ante Brasil por penales. Pero ese resultado iba a ser sólo un hecho estadístico para él. En pleno vestuario, post-final, sus compañeros le informaron que viajaría a Inglaterra para probarse durante 12 días en el Arsenal.

Tocado por la varita mágica, o no, el marplatense partió hacia Londres para subirse a ese tren que sólo pasa una vez en la vida. Los ingleses quedaron muy conformes con su rendimiento y de inmediato comenzaron las negociaciones con el rojo de Avellaneda. La operación se cerró con un millón y medio de dólares por el 60% del pase, dinero que sería utilizado para terminar de construir el Estadio Ricardo Bochini.

Mientras sueña despierto, Martínez se preparaba, al cierre de esta edición, para disputar el Mundial Sub-17 a celebrarse en Nigeria del 24 de Octubre al 15 de Noviembre (Argentina perdió en 8vos de Final con Colombia). Sin dudas una oportunidad de lujo para justificar el porqué de ese viaje tan largo y tan rápido hacia la cima del deporte mundial.

«Creo que vamos a hacer un gran mundial»

¿Cómo se hace para mantener los pies sobre la tierra ante semejante crecimiento?

Siempre aprendí de chico a que la humildad es lo que te lleva al éxito. Entonces, si con ella llegué al Arsenal, con humildad iré por más. Ese es mi objetivo.

¿Cuáles de tus cualidades como arquero destacás?

La altura me ayuda mucho y más a la edad que tengo. Por eso se me hace más fácil sacar con potencia e ir bien de arriba. Creo que esos son mis fuertes.

¿Te adaptaste al fútbol de Buenos Aires?

No tano. Si bien es diferente, con el correr de los partidos y los entrenamientos te acoplás muy rápido. El juego es mucho más fuerte, pero te vas acostumbrando.

De atajar en San Isidro a Independiente, la Selección y ahora el Arsenal Inglés ¿Te lo imaginabas?

La verdad es que nunca me imaginé esto. Es un sueño. De a poco y con sacrificio se van logrando los objetivos que me pongo en mente.

¿Qué sacrificios tiene que hacer un pibe como vos para llegar?

Primero que nada dejar los afectos. La familia y los amigos se extrañan mucho. Por suerte puedo venir seguido a la ciudad los fines de semana. Y por supuesto añoro el ir a entrenar, el gimnasio…

«Quería ser arquero y no se equivocó»

Jorge Peta y Roberto «Cacho» Gonzálo, coordinadores del club general Urquiza, recordaron a Emiliano cuando eran ellos quienes lo dirigían en San Isidro. Al evocar esas épocas, Peta se acordó cuando lo insistían que jugara de centrodelantero.

«Como ya había otro arquero en su categoría y para no verlo tanto tiempo sentado en el banco, le decíamos que jugara de delantero. Pero él respondía que no, que quería ser arquero. Lo tenía puesto en la cabeza y no se equivocó«.

¿Cómo era Emiliano y qué lo Caracterizaba?

El era distinto, ya cuando lo veías te dabas cuenta. Un pie muy serio, siempre desde el arco ordenándolos a todos, como tiene que ser un arquero, con respeto. Además el es categoría 92 pero siempre atajó en una división mayor porque ya se le veían cualidades.

«Cacho» Gonzalo también evocó y entre tantos recuerdos contó a donde lo llevaron.

Primero lo llevamos a Boca, y después a River, pero no tuvo suerte, asi que fuimos a Independiente y quedó. Ahora cada vez que vamos a probar chicos a Boca o a River, los cargamos y les decimos: «miren lo que trajimos y no lo quisieron».

¿Qué es lo que más se acuerda de Emiliano?

Recuerdo que como era grandote lo querían de 9. Además le pegaba muy fuerte a la pelota. También me acuerdo que lo mandábamos a hacer tiros libres o penales, sino se aburría, y como le pegaba bien, a veces los hacía él.

Para concluir «Cacho» Gonzalo repitió con orgullo las palabras que dijo el entrenador que tuvo Emiliano en Independiente, Pepé Santoro: « Se el entrenamiento empieza a las 2 de la tarde, Emiliano llega media hora antes. Y si termina a las 6, se queda un rato más practicando. Es un amante del fútbol y ya tuvo sus frutos«.

Atajarlos Si – Hacerlos NO

«Yo siempre quise ser arquero. En Talleres me acuerdo que jugaba de 5 en una categoría y en otra atajaba. Algo parecido me pasó en San Isidro, me insistían que jugara de 9. Jugué un tiempo, pero yo quería atajar, que era lo que más me gustaba. Se puede decir que pasé por todos los puestos».




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com