Barrios Mar del Plata: El Newbery, de allá para acá

72

Otra división, otra mirada. Los barrios de la periferia estallan en las mismas problemáticas y en la ausencia de soluciones. Mientras, la vida continúa.

Al oeste de la ciudad, alejado de la multitud, se encuentra el barrio Jorge Newbery. Compuesto por 220 manzanas, es uno de los más extensos de Mar del Plata. Los vecinos, internamente, dividieron el barrio en tres partes bien definidas.

Casas bajas con techos de tejas, grandes plantas en las veredas, perros corriendo por las calles, autos circulando constantemente. Rejas rodeando las casas como si fueran celdas. El césped, muchas veces, crece a la altura de los tobillos o hasta que alguien te golpee las manos para cortarlo.

Este barrio cuenta con sus calles principales pavimentadas, como por ejemplo, la calle Brasil que fue asfaltada en 2013 como parte del proyecto de Centros Deportivos barriales. Se pavimentaron 20 cuadras desde la calle Alberti hasta Beruti. La calle Leguizamón también está asfaltada y Portugal fue repavimentada hace poco para mejorar la circulación del 562.

El Jorge Newbery se fue desarrollando aproximadamente hace 30 años. Carlos, es uno de los vecinos más antiguos de la zona y lleva en el barrio 35 años. Cuando compró su terreno solo se veían una o dos casas por manzana. El verde abundaba en las cuadras. Carlos es cordobés y se vino a Mar del Plata en búsqueda de trabajo a los 20 años. Acá conoció a su mujer. Fue en ese momento cuando decidió comprar el terreno y poner en pie su casa. El barrio hoy cuenta con todos los servicios esenciales como luz, gas, agua y red de conexión cloacal, que no todos los vecinos la instalaron. Además, llegan servicios de teléfono, internet y cable.

Las líneas de colectivos que recorren al barrio son el 562, 521, 511 y las derivaciones del Peralta Ramos. La única plaza, con mismo nombre del barrio, está ubicada sobre las calles Moreno y Belgrano entre Canadá y República Árabe Siria. Es conocida por su gran ala de avión, casi desintegrada y sostenida solo por su estructura de fierro. También se encuentra el Centro de Residentes Bolivianos sobre la Av. Colon al 9040, donde se realizan reuniones y festividades de ese país.

Después está el Parque Lago Statien, más conocido por vecinos como El laguito, ubicado sobre Rivadavia y Av. Luro entre Pigüé y F. Juan Czetz. Los metros y metros de pasto de este lugar son utilizados por los vecinos, principalmente, para jugar al fútbol. Lo lindo de este parque se pierde sobre la calle Rivadavia donde el cordón de la calle se convirtió en un microbasural a pesar de las denuncias de los vecinos.

Cada división del barrio tiene sus propios códigos. Las personas reconocen su zona y que estas subdivisiones existen. Lo que unía al barrio eran los niños jugando en las calles o corriendo de un lado al otro después de la escuela. Sin preocupaciones. Hoy esa esencia se perdió y los que únicos que corren por las callen tienen ruedas.

El CAPS del barrio, antes conocido por salita sanitaria, cuenta con una gran demanda de vecinos que utilizan los servicios que presta, ejemplo médicos clínicos, ginecólogos, oftalmólogos, odontólogos y vacunación.

Uno de los principales reclamos de los vecinos es la falta de semáforos sobre la Av. Colón. A los que viven en la calle Brasil, en horarios del mediodía y entre las 17:00 y las 18:00, les es imposible circular.

Ema es una vecina que junto a su marido tiene un almacén en la calle Brasil esquina Brown. Llevan 25 años al frente de su negocio y afirman que conocen a casi todos los vecinos de la zona. Hace dos años tuvieron que hacer un cambio drástico en su negocio debido a tres hechos de inseguridad que sufrieron en menos de dos meses. Debido a estos sucesos se sumaron al enrejado como los vecinos en sus casas y desde ese momento no volvieron a tener ningún tipo de incidente.

La zona comercial del barrio se extiende sobre Colón, con una gran variedad de ofertas. Hay supermercados, que según los vecinos ayudan a sus bolsillos con precios accesibles. Además de verdulerías, locales de indumentaria, reposterías, polirrubros, panaderías, lubricentros, talleres mecánicos, peluquerías, rotiserías, una farmacia, carnicerías, gomerías, ferreterías, heladerías y gimnasios.

El nombre del barrio tiene que ver con uno de los más de los homenajes que se le han hecho a Jorge Alejandro Newbery. Fue aviador, deportista, funcionario e ingeniero argentino que falleció en 1914. Su nombre se encuentra en lugares como el aeropuerto Jorge Newbery de la ciudad de Buenos Aires, en escuelas de todo el país, clubes deportivos, avenidas, barrios y plazas.

Por Micaela Sotelo

3° Año – Periodismo Gráfico

DeporTEA Mar del Plata




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com