Barrios de Mar del Plata – Villa Primera

545

La elegancia de Villa Primera

Un barrio que a veces pasa desapercibido, a pesar de su plaza y su escuela histórica.

Ese detalle particular de tener una biblioteca en el medio de la plaza y a pocos metros una de las escuelas más numerosas de la ciudad, no es algo común para un barrio. Durante las madrugadas es donde hay más movimiento de gente: personas que se levantan para ir a trabajar y padres y madres que llevan a sus hijos a estudiar.

Los orígenes de este barrio se remontan a mediados del siglo veinte, cuando migrantes se instalaron por la zona para producir quintas o chacras que ocupaban unas 16 manzanas. El nombre del barrio aún era un misterio en aquella época. Los vecinos le pusieron Villa Primera recién en 1946. Este barrio se encuentra entre calles San Juan, Río Negro, Ruta Nº 2 y Avenida Libertad.

Casitas inglesas fue lo primero que hubo, cuando no existía el pavimento. Según el presidente de la Asociación de Fomento, Roberto Zappa, es un barrio que tiene todos los servicios básicos: cloacas, gas, agua y luz. Solamente le falta pavimentar ocho cuadras de calle.

El objetivo de la Asociación de Fomento de Villa Primera se encuentra en las actividades recreativas, culturales y deportivas. Recauda 30 mil pesos al mes por la cuota de los socios. Con esa plata se hicieron las oficinas, quinchos, baños y varios salones de más de cien metros. Ahí se encuentra ubicada esta asociación, donde más de 150 vecinos practican yoga, folklore, gimnasia artística y demás. En total, son seiscientos socios, que no es poca cosa, y no son solo del barrio, sino de toda Mar Del Plata.

Según Zappa, los vecinos se comunican con la Asociación para resolver problemas de tránsito, baches, perdida de agua y limpieza. Uno de los problemas de Villa Primera es que creció la inseguridad y que hay menos patrulleros. Pero la misma policía lo niega.

La Biblioteca Revolución de Mayo, ubicada en la Avenida Libertad al 5200, tiene 7500 socios. Lucia Avenando, documentalista y bibliotecaria recibida en la Universidad de Mar Del Plata, quien está al frente de la institución, explicó que en total trabajan tres empleadas y que reciben un subsidio de 15 mil pesos por mes solo para libros.

La biblioteca se encuentra en el medio de la plaza Piloto. Parece una casa corriente de cualquier barrio. Pero adentro tiene un salón enorme lleno de libros y otro más pequeño con documentación del barrio y la historia de Mar Del Plata. No cualquiera puede pasar ahí. En un tercer salón hay estanterías.

A unos 15 metros de la biblioteca hay una garita policial. Los tres efectivos que trabajan en ese puesto realizan controles todos los días a los vehículos sobre la Avenida Libertad entre Marconi y Uruguay. Según Claudia, agente de policía, paran entre 40 y 50 vehículos por día. Por lo general, todos tienen sus documentos correspondientes. En caso contrario se le secuestra el auto. La garita policial trabaja en tres turnos: mañana, tarde y noche. En total, pasan doce policías.

El barrio, además, tiene ocho instituciones religiosas, de todos los colores: evangelistas, católicos, mormones y testigos de Jehová. Y un centro comercial con cafetería, quesería, veterinaria, un mini mercado, una pollería, una casa de electrónica, una verdulería, una carnicería y hasta una caja rápida para pagar impuestos.

En las noches de verano, la plaza Piloto se llena de jóvenes que juegan al básquet hasta la madrugada. Hasta personas de otro barrio van a esa plaza solo para llevar a sus hijos a la calesita. Una calesita que está hace más de quince años ubicada en ese lugar.

Villa primera es un barrio elegante, que con el correr de los años tiene más negocios y casas construidas. Y con un plus interesante: logra encantar a la familias que viven ahí.

Por Alan Lizarraga

3° Año – Periodismo Gráfico

DeporTEA Mar del Plata




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com