Barrios de Mar del Plata – San Juan

898

Entre bibliotecas y grafitis

El barrio San Juan hoy es casi un anexo de la zona centro. Sin embargo, todavía mantiene el pulso educativo y cultural de sus orígenes.

Ochocientos setenta y seis vehículos circularon por Avellaneda y Funes, el miércoles 22 de agosto entre las 17 y las 17:45, a metros de la Facultad Nacional. Ese cruce indica el comienzo o el final del barrio San Juan. Aunque el desfile de estudiantes no es lo único que lo identifica, las paredes pintadas en azul Francia y blanco, el potrero en la esquina de Garay y Guido, la vía y la calle San Juan como centro comercial, le dan identidad y pertenencia al barrio.

Jorge tiene 60 años y vive en la misma casa que sus abuelos. Ellos, hace más de 90 años, compraron ese terreno que se encontraba alejado del centro y en el límite de la parte urbana de Mar del Plata. “Estoy hace tanto tiempo que cambié todo, menos el domicilio y el número de teléfono”, sonríe Jorge y nos cuenta la historia de su hogar, en Tomás Guido al 2400. “Este lugar representa a mi familia, acá estuvieron mis abuelos, mis padres y ahora mis hijos”. Su infancia lo hizo recorrer de punta a punta el barrio, del Industrial al Club Huracán, a jugarse un picadito a la plaza, ir a la biblioteca cuando era necesario, a volver corriendo a casa para no llegar tarde a la hora de cenar.

El barrio San Juan está delimitado por las Avenidas Colón y Jara, y la calle Avellaneda y la Av. Colón. Como centro tiene la plaza Peralta Ramos, antes conocida como “Plaza Sur”, es uno de los sitios fundacionales de la ciudad y está ubicada entre Dorrego, 20 de septiembre, Av. Colón y Falucho, atravesada por 14 de Julio y Almirante Brown.

Se inició como un Matadero Municipal, continuó como un corralón de limpieza, se transformó durante años en el Velódromo de la ciudad y la cancha de fútbol municipal, recibiendo a miles de vecinos, fanáticos, deportistas consagrados, equipos reconocidos y personalidades. Pasados los años, ya entrada la década del 40, el departamento de obras públicas informó: «Fueron demolidas todas las instalaciones existentes en el ex Velódromo Municipal», para luego ser trasladas al Campo Municipal de Deportes. Tiempo después, se abrieron sus calles y se transformó en la plaza del barrio.

Actualmente funciona dentro de la plaza la biblioteca parlante. Liliana Perecerú trabaja allí desde 1983, año de su construcción. “Trabajamos con libros grabados, conocidos como “audio-libros”, y asistimos a las personas que no pueden acceder al texto impreso, personas disminuidas visualmente o ciegas, que fueron los propulsores de este lugar y son los principales usuarios”, dice. Además, buscan la integración de la comunidad y sus usuarios. “Contamos con talleres de informática, radio, teatro, cerámica e italiano. El objetivo no es construir un espacio cerrado, la idea es que sea un espacio integrado a la comunidad. En la actualidad, contamos con más de 800 socios”, agrega. Por último, manifestó la importancia de tener un colegio a poco menos de 2 cuadras: “Los chicos del industrial pasan mucho tiempo acá, y que un alumno pase tiempo en una biblioteca es fundamental para su educación”.

En los primeros días de mayo de 1936, el barrio despertaba con una gran alegría, el diario “El progreso” anunciaba en su tapa: “La municipalidad de Mar del Plata espera inaugurar el próximo 25 de mayo la Escuela de Artes y Oficios. Las obras del nuevo edificio se están levantando en el lugar que anteriormente ocupaba la Administración de Limpieza, en las calles 14 de Julio y Gascón.”

Históricamente conocido como “el industrial”, en la actualidad es la escuela de educación secundaria técnica N°3 y lleva el nombre de “Domingo Faustino Sarmiento”. Alrededor de 500 chicos transitan diariamente las instalaciones y cuenta con seis especialidades: informática, electrónica, electromecánica, química, construcciones y automotores.

Y si de historia y presente se habla, el 11 de octubre de 1934, en el teatro Colón se realizó una asamblea popular donde quedó constituida la Cooperativa de Electricidad de Mar del Plata. Años más tarde, en 1953 se inauguró el edificio en 20 de Septiembre y Alberti, donde se ubica hasta la actualidad, y es la más antigua de la ciudad.

La importancia de la misma se manifiesta hasta la actualidad, y Leandro, trabajador de la cooperativa, nos contó que servicios prestan: “Somos una distribuidora de electricidad con 4885 usuarios a la actualidad, y proveemos internet por fibra óptica”. Además, manifestó cual es el rol cultural de la cooperativa: “tenemos la biblioteca Julio Rateriy, un eco-museo barrial y un centro cultural, que funciona como extensión de la biblioteca”.

Educación, historia y servicio, son tres palabras que definen de gran forma a nuestro barrio. Pero el barrio es más que eso, el barrio también es pasión. El potrero en la esquina de Rawson y Alberti nos da una pista. Las pintadas a lo largo y ancho de la vía una certeza.

Con un “torito” como bandera, las calles demuestran que Alvarado también es una forma de sentir, caminar y vivir nuestro barrio. Cada vez que el torito alcanza una victoria, la euforia no tarda un minuto en hacerse sentir, las calles se tiñen de azul y blanco, y, en los momentos claves, miles de hinchas embanderados llegan al monumento a San Martín. Esa multitud es una muestra más del sentido de pertenencia que los vecinos del barrio tienen con un club que no es propio de la zona, pero que, desde hace un tiempo a esta parte, lo ha hecho suyo.

La identificación barrial en épocas de globalización parece compleja. El remplazo del picado en la esquina por la play station o el celular marca la pérdida de identidad en el espacio que nos movemos para formar un colectivo único. Y cada vez que un par de jóvenes se juntan a patear una pelota en la esquina, a correr por la plaza, sin saberlo quizás, reivindican el valor del barrio.

Por Ignacio Montiel

3° Año Periodismo Gráfico

DeporTEA Mar del Plata




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com