Barrios de Mar del Plata: Parque Palermo

100

Casi al borde de la ciudad

Parque Palermo, cerca de la ruta 88, revienta de música hasta después de la madrugada. Casi no hay atención sanitaria y cada dos por tres se corta internet, porque se roban los cables.

Un barrio común, con gente común. Parque Palermo. Se encuentra al sudoeste de la ciudad de Mar Del Plata. Encontrarlo es difícil. Los de afuera creen que es una selva. El día se pone en marcha alrededor de las 3:30 o 4:00 de la mañana, cuando se encienden los motores de los autos y motos de los vecinos que salen a trabajar a las fábricas de pescado. Los del 593 no quieren ser menos ya que en la primera y única vez que entran al barrio se hacen sentir como si competirían con las demás líneas a ver cuál se lleva más gente.

A las ocho menos veinte suena la campana de la EP N°74 Carlos Fuentealba. Los chicos y las chicas caminan despacio por la calle Cacique Catriel para llegar al establecimiento. En muchas ocasiones no tienen que ir a pie porque los lleva la línea 591, que viene del centro al barrio. Después vuelve a su recorrido habitual.

Los almacenes levantan sus persianas alrededor de las diez de la mañana. Antes de esa hora atienden proveedores. Los pequeños comercios son muy concurridos, en total son cinco, muchas veces la gente va a los que tiene cerca de su casa, pero si ese local tiene poco y nada sale de su zona para conseguir lo que necesita.

Hay una sola plaza en el barrio, se llama Crisólogo Larralde, pero nadie conoce el nombre. Ni cartel tiene. Los vecinos que quieren practicar algún deporte en específico tienen que alejarse hasta el club Al Ver Verás, sobre la Avenida Tetamanti. También está la opción de ir a la villa Deportiva del Club Atlético Alvarado, sobre la ruta 88.

Los servicios de salud son limitados, frente a algún problema urgente sólo existe la posibilidad de acercarse hasta la Sala del barrio Las Heras, a dos kilómetros de distancia. Y para cuestiones más complejas hay que trasladarse hasta el Instituto Nacional de Rehabilitación Psicofísica del Sur (INAREPS), a más de tres kilómetros.

Parque Palermo tiene noches tranquilas y otras para desvelarse. Es común que suene música a todo volumen hasta alta horas de la madrugada. Y las noches que no se escuchan guarachas y cumbias, se escuchan los tiros de enfrentamientos entre buenos y malos y malos y malos y no tan buenos y no tan malos.

Los robos no están exentos como en toda la ciudad. Te vas a dormir conectado a la red WI-FI de tu casa, abrís los ojos por la mañana agarras el celular lo desbloqueas, vas al icono al que tenes que apretar para disponer del servicio y te aparece el cartelito que te dice que la red no está disponible. Porque se roban los cables del tendido público.

Es increíble que en este siglo, en un barrio periférico de la ciudad, un día te relacionas con gente a través de las redes sociales y una semana después perdés contacto. Será que vivimos dentro de una selva.

Por Agustín Lagos

3° Año Periodismo Gráfico

DeporTEA Mar del Plata




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com