Arroyo pidió ajustar los controles por la tenencia de perros peligrosos

85

Se aumentarán las multas

El intendente Carlos Fernando Arroyo confirmó que intensificarán las sanciones a dueños que no cumplan con los requerimientos para tener este tipo de mascota. “Todos los perros deberán estar con collar de ahorque, correa, bozal y vacunados a la hora de circular por la vía pública y, en el caso de los potencialmente peligrosos, deberán tener a instalación de un microchip”, afirmó el Jefe Comunal a modo de balance y aclaró que «estamos preocupados por los hechos que se han dado en los últimos tiempos pero ocupados en resolverlos».

PERRROS POTENCIALMENTE PELIGROSOS

La ordenanza 22.031 establece las condiciones que deben cumplirse para la tenencia responsable de mascotas en el caso de circular por la vía pública como el uso de correa no superior a 2 metros de longitud, collar de ahorque, bozal, vacuna antirrábica y un seguro de responsabilidad civil para la cobertura de posibles daños que puedan ocurrir. Además, en el caso de perros potencialmente peligrosos, deberán contar con un microchip de identificación el cual contiene datos del animal y del dueño, las vacunas recibidas, datos del veterinario, entre otros. A su vez, este tipo de animales deben estar inscriptos en el Registro Municipal Canino (ReMCa) antes que cumplan los ocho meses de vida.

Los perros potencialmente peligrosos son los que pertenecen a alguna raza que por su potencia de mandíbula, musculatura, talla y temperamento agresivo pudieren causar la muerte o lesiones graves a las personas u otros animales, como por ejemplo: Airedale Terrier, Akita Inu, American Staffordshire Terrier, American Pitbull Terrier, Bóxer, Bullmastif, Bull Terrier, Cané Corso, Doberman, Dogo Argentino, Dogo Alemán, Gran Danés, Dogo Canario, Presa Canario, Dogo de Burdeos, Fila Brasileño, Gran perro Japonés, Kuvas, Mastiff (Mastín Inglés), Mastín napolitano, Ovejero Alemán, Ovejero Belga, Pastor del Cáucaso, Rottweiler, San Bernardo, Schnauzer Gigante, Staffordshire Bull Terrier, Viejo Pastor Inglés.

También se considera dentro de este grupo a las cruzas de las razas anteriormente nombradas; los que sin pertenecer a las tipologías antes descritas, hayan sido entrenados tanto para defensa como para ataque; los perros que por su tamaño o capacidad de mordedura sean susceptibles de provocar grave daño a terceros; y los que registren más de dos mordeduras en el transcurso del año, en circunstancias tales que demuestren su agresividad.

El intendente Carlos Arroyo encabezó la reunión junto al secretario de Salud, Gustavo Blanco. Además asistieron el subsecretario de esa cartera, Pablo De la Colina, la directora general de Salud Patricia Fortina, el jefe de Zoonosis Daniel Gagliardo, el titular de Defensa Civil Rodrigo Goncálvez, el subsecretario de Seguridad, Marcelo Lencina, representantes del Colegio de Veterinarios y autoridades policiales de la Provincia de Buenos Aires.

Asimismo, la finalidad contempla también a los caninos que se encuentran sueltos en las calles. Para ese objetivo, se proyectó en aumentar la presencia en los distintos barrios, optimizando la comunicación para mejorar los resultados. Es decir, tanto el Municipio (en sus áreas entre las cuales está la UPC, la Unidad de Prevención Comunitaria) como las fuerzas de seguridad trabajarán de manera conjunta, identificando posibles incumplimientos para actuar en consecuencia.

Además, uno de los tópicos planteados fue el pedido a la Justicia para incrementar las sanciones económicas para los dueños que no respeten la normativa entre otras tareas mancomunadas con el Poder Judicial. 

TENENCIA RESPONSABLE

La Dirección de Protección Sanitaria de la Secretaría de Salud de la Municipalidad alerta sobre los peligros que representan -tanto para las personas como para los propios animales- el abandonar canes en la vía pública.

El desamparar los perros dejándolos en las calles de nuestra ciudad trae aparejado problemas sanitarios que no solo ponen en riesgo la salubridad pública, sino también el bienestar de las mascotas al exponerlos a accidentes de tránsito, contagio de enfermedades infectocontagiosas, a inclemencias climáticas, lesiones resultantes de riñas, a trastornos consecuentes a la alimentación con desperdicios, etc. En síntesis, el liberarlos exponiéndolos a la situación de calle, implica un real maltrato y pone al municipio ante una situación compleja de revertir.

La legislación vigente exige que los propietarios y/o tenedores de mascotas asuman una actitud responsable con las mismas. Es así que la Ley Nacional 14346 de Protección a los Animales en su artículo 1º establece que será reprimido con prisión de 15 días a un año, “al que infringiere malos tratos o los hiciere víctima de actos de crueldad” y considera como actos de mal trato “no alimentarlos en cantidad y calidad suficiente” y “de crueldad”, entre otros, el “causarles sufrimientos innecesarios”.

Mientras que la Ordenanza local Nº 22031 de Tenencia Responsable de Mascotas señala la obligación de los propietarios, poseedores o tenedores de las mismas, de “mantenerlos en condiciones higiénico sanitarias, de bienestar y seguridad adecuada a su especie y raza”, de “brindarles alojamiento, agua limpia y alimentación”. Además, responsabiliza al propietario o tenedor “por los daños y perjuicios y molestas que ocasione su animal a las personas a otros animales, a las cosas, a los espacios públicos y al medio natural en general”.

La misma norma establece la obligatoriedad para los propietarios y poseedores y tenedores de perros de no dejarlos “deambular sueltos en la vía pública y en lugares de uso público no habilitados para tal fin, quedando obligados al uso de correa, collar y bozal”.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com