Argentina, la ansiedad e incertidumbre: nuestros típicos problemas

101

Parece una broma cuando se habla que en Argentina se sufre mucho más algunas cosas que en otros países. Pero es verdad, y en este caso la psicología se metió en el debate para demostrar la veracidad de dos conceptos centrales que se relacionan: La ansiedad y la incertidumbre.

Como siempre, para analizar temas sociales junto a la psicología me respaldo en los saberes y escritos de los profesionales del centro “Clínica de Familia”, liderado por Fabián Melamed. En este caso, usaremos como nexo el artículo escrito en su página web “Incertidumbre y Ansiedad”.

En un contexto económico, político, social como el de nuestro país, que me animo a decir que ya se ha convertido en un problema estructural, en cuanto a crisis económicas, inseguridad, falta de justicia, corrupción, catástrofes naturales, es muy difícil asegurar que la gente no va a pagar ningún costo físico y mental mientras todo esto siga sucediendo de manera desmedida.

Y para ser más concreto, me respaldo en los datos. Según el primer estudio argentino de Epidemiología en Salud Mental, publicado en la revista científica Social Psychiatry and Psychiatric Epidemiology el año pasado, uno de cada tres argentinos mayores de 18 años presentó un trastorno de salud mental en algún momento de su vida. Los más frecuentes fueron el episodio depresivo mayor, seguido por el abuso de sustancias y las fobias específicas. La prevalencia mayor por grupo o clase de trastornos fue de trastornos de ansiedad (16,4%), luego las fobias específicas (6,8%), la ansiedad generalizada (3,9%), los trastornos de ansiedad por separación (3,1%), el trastorno obsesivo-compulsivo (con casi el 3%, una cifra superior a otros países), seguidos por el trastorno por estrés postraumático, la fobia social, los trastornos de pánico y la agorafobia.

Analizando más concretamente los términos dichos al principio de esta nota, en el artículo de clínica de familia, se destacó: “La ansiedad es la hija de la incertidumbre, ¿lo había pensado alguna vez? Si Ud. es argentino no se lo tengo que contar en detalle, lo sabe muy bien, sin embargo, definitivamente es técnicamente así, la incertidumbre es la madre de la ansiedad.
¿Qué significa esto? Pues que cada pregunta que no se puede responder de manera precisa, genera dos o más respuestas posibles y las consecuencias de ellas, a su vez, vuelven a ser tantas como posibles y por lo tanto se multiplican. Piénselo, ante cualquier pregunta usted tiene tres posibilidades, si, no, tal vez. A su vez cada una de ellas o cierra el tema y todo está tranquilo o abre otras dos o tres posibilidades, y estas a su vez generan otras. ¿Se va dando cuenta? El sistema cognitivo queda atrapado ante tanta información y comienza a tambalear. Una forma en que se percibe este tambalear cognitivo es la ansiedad. Sentida en la agitación mental o corporal, va expresándose entre una leve inquietud hasta un ataque de pánico.”

Luego, agregó de manera resumida lo que yo intenté explicar al principio de este escrito, sobre como todo esto se relaciona con nuestro país: “No podemos vivir con incertidumbre sin pagar un precio. El mundo lo paga, Argentina exagera. En los países pobres no hay incertidumbre pues está todo paralizado, podría haber más bien depresión o apatía por falta de proyectos, pero nunca ansiedad en el sentido que la conocemos aquí. En los países donde están las cosas mas ordenadas, por ejemplo los nórdicos, hay baja ansiedad sin dudas. Sin embargo en un país como el nuestro donde las cosas son posibles de hacer, es decir hay proyectos posibles, pero luego ellos dependen de situaciones ajenas a quien realiza el proyecto, la ansiedad manda y arrecia.
Cuando inicio un proyecto, no solo debo lidiar con la incertidumbre de mi propio trabajo y sus resultados sino en que no haya problemas económicos devenidos de malos manejos administrativos a nivel gubernamental que den por tierra aún proyectos buenos.
Súmele a este problema, los otros con los que lidiamos a diario sobre incertidumbre por inseguridad ciudadana por ejemplo. Cumplimiento de horarios o salida de transportes que de pronto se quedan varados en una estación o aeropuerto y siga sumando, entenderán por qué la Argentina tiene récord de automedicación con ansiolíticos.
Un país donde arrecia la ansiedad y sus diversas caracterizaciones clínicas que devienen de un contexto altamente incierto. Argentina es un país donde podemos comprobar de qué manera la incertidumbre es la madre de la ansiedad.”

Ahora que ya sabemos todo esto, ¿Qué podemos hacer al respecto? ¿Hay una solución? ¿Cómo se sigue? Tranquilo y tranquila, también proponen una ayuda para quienes sufran más estos problemas: “Por lo tanto, si quiere vivir mejor, no se informe tanto de lo que no podrá manejar, busque relaciones claras, trabaje su autoestima y es probable que se sienta más seguro para enfrentar estas vulnerabilidades que nos hacen daño. Si es difícil hacerlo aprenda a respirar, medite, calme la mente e intente drenar todo eso que carga a diario. Dese tiempo para ir pudiendo salir de lo que le atrapa.”

PARA LEER EL ARTÍCULO COMPLETO CLICK AQUÍ




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com