Amadeo, El Pato y Armani

54

Días atrás, el actual arquero de River, Franco Armani(santafesino de Casilda,nacido en octubre de 1986) confesó que le encantaría quedar en  la historia de su club junto  a  los otros dos grandes guardavallas de la institución: Amadeo Raúl Carrizo (debutó en 1945 y jugó hasta 1968) y Ubaldo Matildo Fillol (contratado a Racing en 1973 para el campeonato Nacional).

Esa terna, indiscutiblemente adquirió una vigencia muy especial en la entidad de Nuñez. Aunque no se puede dejar de lado a Barovero (muy importante en el ciclo de Marcelo Gallardo como entrenador ) y a Hugo Orlando Gatti, quien compartió el puesto con Amadeo y luego se consagró en Boca Juniors. Pero ninguno, sin dudas, tuvo la dimensión de la dupla mencionada por el golero del momento. En el caso del «Pato» Fillol, agigantada por el hecho que fue campeón del mundo con la selección en 1978.

Lo de Carrizo adquirió visos estupendos, pues su ciclo con la banda roja se extendió por 23 años. Su trayectoria arrancó con el equipo formado por Vaghi y Rodríguez, Yacono, Giudice y Ramos, Muñoz,Gallo, Pedernera, Labruna y Loustau (6 de mayo de 1945 en cancha de Independiente con triunfo ante el local por dos a uno ) y concluyó con la recordada final ante Velez (1-1) el 22 de diciembre de 1968 con la alineación que completaban Paira y Dominichi, Ferreiro, Recio y Guzmán, Cubilla, Rodríguez, Daniel Onega, Gutierrez y Mas. Esa tarde en el viejo Gasómetro de Avenida La Plata,cancha de San Lorenzo, Amadeo reemplazó al «Tano» Gironacci y los técnicos de ambos equipos fueron compañeros del guardían en el debut del ´45, el «colorado» Giudice ( entrenador de Velez) y Angelito Labruna (adiestrador de River).Fillol tuvo su presentación oficial con la banda roja , el 28 de octubre de 1973 con el arco invicto en el Monumental y un contundente 3-0 frente a San Martín de Mendoza, orientado por Néstor Raúl Rossi y estos jugadores: Pellerano, Bottaniz, Wolff, Merlo, Hugo Pena, Mastrangelo, Juan José  López, Morete, Alonso y Ghiso.

Los tres fueron campeones y en particular Armani consiguió conquistas internacionales cuando River lo trajo de Colombia. Si bien los ciclos fueron siempre adornados por títulos, el de mayor trayectoria y emblemático fue Amadeo, quien hizo del puesto un trampolín para renovarlo y actualizarlo, generando en varios momentos acciones de futuro, ganándose con su estilo un lugar muy particular dentro de esa posición en el campo.Duramente criticado en el Mundial de Suecia 1958, tuvo su revancha en la Copa de las Naciones de 1964 cuando en la tierra de los por entonces campeones del mundo (Brasil) finalizó con el arco invicto y con un sensacional 3-0 sobre los locales en la ciudad de San Pablo y habiéndole atajado un penal a Gerson y derrotado  a la selección de Pelé.Carrizo, Fillol y Armani. El arco de River con mayúsculas.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com