Alvarado – Boca y Apellidos Ilustres – por Juan Carlos Morales

80

Mientras se acerca el cruce entre Boca  Alvarado por la Copa Argentina, rondan en la historia de los dos , apellidos ilustres. En nota anterior destacabamos  a Walter Erviti, campeón con el equipo de la ribera en época de Julio César Falcioni y que este año cerró su campaña en el plantel de Mataderos. No podemos omitir, tampoco, a otros destacados, en cercana dimensión al volante marplatense. Nos referimos a José Rubén Palacios , quien dio la vuelta olímpica con el “auriazul” en 1970 ( lo dirigía José María Silvero) en recordada final con Rosario Central en el estadio Monumental, tras haber llegado procedente de “Alva” donde se destacó en el medio campo y fue  figura de la selección de la ciudad y jugó la noche que en 1969 le ganaron a Palmeiras de Brasil por dos a uno en el ya desaparecido Estadio General San Martín por un torneo de verano. Y simultaneamente nos referiremos a Hugo Musladini, quien en Boca fue  entrenado por César Luis Menotti que lo bautizó como “un pichón de Pasarella”. Años más tarde, en 1994, aterrizó aquí e integrando un proyecto de la empresa “Telemarket”   y con Vicente Cayetano Rodríguez como técnico, disputó el campeonato Regional con la casaca del  “torito”.i Con él llegaron otras grandes figuras como Juan Barbas, Obulio Trasante y Silvio Rudman.

Los citados tienen en común haber vestido las dos camisetas. Pero ninguno alcanzó la dimensión de Jorge Mario Olguin por el simple hecho que el dolorense ( se marchó en 1968 a San Lorenzo de Almagro) fue campeón del mundo en 1978. Aunque justo es reconocer que “Pinina” Palacios tras destacarse en Boca fue gran figura de Unión Española de Chile donde llegó a enfrentar a Independiente en una final de América.

A la hora de  hablar del cotejo del miércoles  en Lanús seguramente estos apellidos  merecerán una mención. El más lejano es Olguín a quien vieramos en el ´67 – primer año del Nacional y la reestructuración del fútbol argentino de la mano de don Valentín Suárez- destacarse como lateral derecho en Alvarado para ser transferido meses después  al “ciclón” junto al goleador Alejandro Lofredo.

En el  caso de Palacios, su ida y vuelta llamó la atención y rapidamente se destacó en el armado. Afirmado en su club y la selección local se lo llevó Boca donde integró el medio campo con Nicolau y Rojitas. Luego triunfó en el país trasandino. Musladini alcanzó vuelo  en 1987 donde apareció como titular de segundo marcador central. Frecuentemente formó pareja defensiva con Jorge Higuaín, el padre del goleador de la Juventus.

Lo de Walter Erviti, es más cercano. Antes de su vuelta a Mar del Plata, fue campeón con San Lorenzo de Almagro (2001), Monterrey de México(2003 dirigido por Passarella), Banfield(2009 en primera y 2013 en la “B”), Boca(2011 en el local y 2012 en la Copa Argentina) e Independiente(2017 en la Sudamericana).

Olguin, Palacio, Musladini y Erviti tienen algo en común. Jugaron en dos equipos tremendamente populares y que en pocas horas animarán su primer partido oficial en la historia.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com