Abandonados en pandemia

633

En Mar del Plata hubo cerca de 15 mil personas con capacidades diferentes que sufrieron los problemas de una gestión que no está a la altura de las circunstancias.

por Santiago Gregori

Desde nación, provincia y el municipio hicieron hincapié en promover el cuidado en cuarentena de todas aquellas personas con distintas patologías y gente mayor de edad. Esas personas son consideradas factor de riesgo por el peligro que corre su salud ante el posible contagio del covid-19.
Un sector de la población que se vio altamente afectado por la pandemia, es el que conforman los alrededor de 80.000 habitantes con diferentes discapacidades físicas y mentales.


El incumplimiento de la entrega de medicamentos y servicios esenciales de salud para personas vulnerables y discapacitadas por parte del programa Incluir salud afectó a casi 15.000 afiliados directos que hay en la ciudad durante el inicio de la emergencia sanitaria.
Incluir salud es un programa de la agencia nacional de discapacidad que transfiere fondos a las provincias, en el caso de Buenos Aires a través de la obra social IOMA, para garantizar los recursos necesarios para los inscriptos e inscriptas en el plan.


Frente a este panorama la defensoría del pueblo de la ciudad expuso mediante una medida cautelar ante el juzgado familiar N.5 en el mes de junio de este año la necesidad de reanudar las prestaciones.
La titular del juzgado, Alejandra Obligado, ordenó mediante la medida restablecer la provisión de medicamentos a los beneficiarios. Pasaron meses desde el inicio de la cuarentena, pero los problemas por parte de la prestadora no presentaron solución.


En el mes de septiembre el concejo deliberante solicitó al ministerio de salud de la nación y a su par de la provincia de Buenos Aires que se tomaran medidas urgentes para reanudar las prestaciones ante los reclamos y la insistencia de otros 8000 nuevos beneficiarios afectados que se sumaron en los meses de agosto y septiembre.
Dentro de este contexto, desde el ministerio de salud bonaerense afirmaron que la nación arrastra una deuda de más de 2 millones de pesos a la provincia destinados al programa Incluir salud desde antes del cambio de gestión gubernamental.


Este conflicto con la obra social estatal también se vio reflejado a mediados de este año cuando los 360 transportistas de personas con discapacidad que hay en la ciudad decidieron realizar cortes de actividad y manifestarse en frente a una de las sedes de IOMA Mar del Plata por no cobrar por sus servicios: un reclamo que viene creciendo desde el año 2019.
En mayo, desde la secretaria de discapacidad habían confirmado que los pagos iban a reanudarse, pero desde la ONG Mamás en lucha advirtieron que los transportes no recibieron sus pagos y por eso desde el comienzo de la cuarentena se les hace muy costoso el traslado a centros de rehabilitación y hospitales dentro del municipio.

El reclamo de los transportistas se hizo sentir en plena pandemia


Durante el mismo mes, mediante un reclamo realizado en frente a la municipalidad, referentes de la asociación de transportistas de discapacitados denunciaron no haber cobrado por sus servicios.
Esta ONG había llegado a un acuerdo económico con la anterior gestión para poder cubrir todos los gastos de traslado a hospitales y clínicas de rehabilitación, pero las denuncias por atrasos en el cobro de dicha ayuda económica siguen sin tener respuesta.


La secretaria de discapacidad sostuvo la necesidad de trabajar en las becas de traslado de hasta $15.000 que benefician a más de 60 familias en la ciudad.
Para acceder a esta beca cualquier madre o padre que necesite transportar a su hija o hijo a clínicas, a la escuela o centros de rehabilitación, deberá tener una entrevista con servicios sociales, una vez aprobado este trámite, se le concederá al beneficiado un monto de dinero para cubrir el traslado en relación a la cercanía de cualquier hospital o cualquier establecimiento donde pueda recibir la atención que solicite en el momento.


En cuanto al cobro de ese dinero, una vez definido el trámite en su totalidad, el banco comunica una fecha de cobro al poseedor de la beca y además este último tendrá que contar con la facturación del trasporte para que el servicio tenga continuidad.
Otra ONG que se vio perjudicada por las deudas que arrastra IOMA es CREDE (Centro Recreativo Deportivo Especial) un centro de día en Mar del Plata que contribuye con actividades temáticas relacionadas con el deporte y el arte que trabaja con 60 jóvenes discapacitados.


El contexto en torno a la actual pandemia llevó a la entidad a tener que preocuparse por mantener sus puertas abiertas a causa de las deudas por parte de la obra social.
La persona que se hace responsable del establecimiento es Juliana Martínez, quien junto a otras 30 personas que trabajan en el lugar denuncian constantemente la falta de continuidad en los pagos y prestaciones.

La obra social no da respuestas y el escenario futuro es incierto.


El instituto de obra medico asistencial (IOMA) aclaró que mantuvo un diálogo con referentes de la institución para esclarecer detalles de la deuda y poder buscar alternativas para encontrar una solución al conflicto, pero desde la obra social sostuvieron que los tramites a resolver serán complicados debido a las causas judiciales que la prestataria estatal afronta por el mismo motivo.


Aun así, pese a la irrupción del covid- 19 y ante falta de respuesta económica, el instituto continúo sus funciones en base a la distribución de viandas especiales y material didáctico a los jóvenes, además de la implementación de plataformas virtuales para mantener la comunicación entre los que trabajan y las personas que concurren al lugar.




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com