A los 81 años creó su propia aplicación para iPhone

187

Masako Wakamiya  de 81 años, es una mujer vibrante, que se describe a sí misma como parlanchina y que acaba de lanzar su primera aplicación para teléfonos inteligentes.

Wakamiya dice que sintió la obligación a hacer algo cuando notó la escasez de aplicaciones divertidas para personas de su edad.

“Es muy fácil que perdamos en las aplicaciones cuando jugamos con personas más jóvenes, debido a que la velocidad en el movimiento de nuestros dedos no puede igualar la de ellos”, le explicó.

Wakamiya, quien es una banquera jubilada, le propuso a varias personas crear un juego para adultos mayores, pero ninguna estuvo interesada. Así que decidió abordar el asunto con sus propias manos y logró algo que mucha gente que tiene la mitad de su edad no ha hecho.

“Quería crear una aplicación divertida para que las personas mayores se interesaran por los teléfonos inteligentes”, explicó. “Fue un proceso que se demoró alrededor de medio año en desarrollarse”.

Wakamiya empezó a usar computadores a los 60 años, cuando cuidaba de su madre anciana y era muy difícil para ella salir de la casa y socializar con sus amigos.

En ese entonces, los computadores no eran tan fácil de usar. Durante una conferencia TEDx que dio en Tokio para 2014, una enérgica Wakamiya recuerda que le costó tres meses configurar su computador y ponerse en línea.

“Mi cara estaba cubierta en sudor y lágrimas”, sostuvo.

Esta mujer se unió a lo que se conoce como “club de plata” en el que personas mayores aprender a usar internet y se conectan en línea con otras de su misma edad.

“Hablé con muchos hombres plata”, asegura riéndose. Wakamiya es soltera y no tiene hijos.

Su aplicación, Hinadan, es un juego para iOS basado en el festival tradicional de Japón, Hinamatsuri o Festival de las Muñecas, que se celebra a principios de marzo.

Durante la celebración, las muñecas ornamentales, que representan al emperador y su séquito vestidos con la ropa tradicional, se exhiben organizados de una manera específica. En la aplicación de Wakamiya, los usuarios tienen que decorar las muñecas y ponerlas en la posición correcta para Hinamatsuri.

Wakamiya se define a sí misma como una evangelizadora de la tecnología e incluso escribió sus propios libros de texto sobre computadores, porque encontró que las opciones disponibles para ella eran muy aburridas.

“No tienes que ser un profesional”, aseguró. “Si tienes creatividad, si tienes una mente inquieta, puedes crear materiales de enseñanza”, insistió.

Ahora Wakamiya dicta clases de informática y escribe regularmente en un blog que está en japonés (e inglés con la ayuda de la herramienta de traducción de Google). Hinadan fue su primera aplicación, pero seguramente no será su última.

“Tengo muchas ideas y quiero crear nuevas aplicaciones, pero mis habilidades de programación son pobres”, indicó. “Necesito más tiempo para desarrollarlas”, concluyó.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com