Las insólitas excusas de Freiler para cobrar durante sus viajes

69

Falseó información al pedir licencias, pero sus gastos con tarjeta desnudaron la realidad

“Un fuerte estado gripal”, una conferencia internacional o, simplemente, “motivos personales” pueden funcionar como excusas para viajar por el mundo sin dejar de cobrar un centavo.

Licencia sí, pero con goce de sueldo. Esas fueron las mentiras que esgrimió el juez Eduardo Freiler para faltar 33 días a su cargo en la Cámara Federal durante los últimos ocho años, según documentos oficiales consultados por LA NACION.

Septiembre de 2013. Freiler consigue el permiso de la Corte Suprema de la Nación para viajar a los Estados Unidos. Había sido invitado por la Universidad de Arkansas para participar del seminario “Derechos Humanos, una perspectiva latinoamericana”, entre el 8 y el 14 de septiembre.

Pero Freiler no estaba en Arkansas…estaba en Miami. El camarista se hospedó el 12 de septiembre en el lujoso Bal Harbour Resort, en una de las zonas más exclusivas de Miami. Para movilizarse por esa ciudad, alquiló un auto por U$ 565 dólares.

La información se desprende de la acusación por mal desempeño que fue impulsada a fines de marzo en el Consejo de la Magistratura.

Aunque la imputación está centrada en su enriquecimiento ilícito, el consejero Pablo Tonelli agregó estas mentiras como otro de los causales de su supuesto mal desempeño.

El dictamen aprobado por mayoría lo acusa de utilizar “motivos falsos para obtener licencias con goce de sueldos” desde 2009 hasta la actualidad.

Perú, Estados Unidos y Uruguay fueron algunos de los destinos del juez, según consta en el legajo personal del camarista.

Después de Miami, el viaje de Freiler continuó en las playas de Cancún. La Corte Suprema había autorizado su licencia con goce de sueldo por “actividades culturales” hasta la fecha en que terminaba el seminario en Arkansas, pero el camarista volvió a la Argentina nueve días después.

La escena se repitió en 2014. Otra vez Freiler presentó una invitación de la Universidad de Arkansas ante la Corte, que autorizó otra licencia con goce de sueldo por la actividad.

Esta vez, el camarista había sido convocado para asistir a la conferencia “El ciudadano global y las leyes internacionales”, a realizarse entre el 24 de septiembre y el 5 de octubre.

Pero dos días antes del final de la conferencia, el magistrado ya estaba en Miami. Gastó U$ 2140 con su tarjeta de crédito en “Cacho Enterprises”, una conocida tienda de artículos electrónicos.

“Está acreditado que Freiler alegó circunstancias y motivos falsos para obtener licencias con goce de haberes, ausentándose del país y de la Cámara Federal en violación al régimen legal y reglamentario aplicable y obteniendo un indebido beneficio”, escribió el consejero Tonelli en el dictamen aprobado el jueves en comisión, como parte del proceso de juicio político.

Como parte de la acusación por mal desempeño, el camarista deberá presentarse este martes en el Consejo para dar explicaciones por su llamativo crecimiento patrimonial.

Después de un detallado análisis de sus bienes, el cruce de sus declaraciones juradas arroja un saldo negativo de $ 7 millones en los últimos cinco años.

Los peritos del Consejo estimaron, además, que el pasivo de Freiler ascendería a $ 17 millones si declarara algunos de sus gastos corrientes, como el alquiler de su casa, el combustible de los vehículos que están a su nombre y el mantenimiento de sus caballos y de sus embarcaciones.

También deberá explicar su holgado nivel de vida: el juez dio una vuelta al mundo por año desde 2008 hasta la actualidad, según los registros de Migraciones.

 

Más excusas

Freiler se embarcó el 7 de febrero de 2013 rumbo a Uruguay. Se alojó en la Posada Plaza Mayor, en Colonia.

Pero ese mismo día se comunicó telefónicamente con sus superiores para avisar que no concurriría a la Cámara Federal porque sufría “un fuerte estado gripal”. En pleno verano, su estadía en Uruguay se extendió por una semana.

Con un agravante. El pasaje de Buquebus había sido reservado y pagado el 3 de febrero “cuatro días antes de sufrir el fuerte estado gripal que alegó para ausentarse con goce de sueldo”, consideraron en el Consejo.

“El juez no se encontraba haciendo ningún tipo de reposo sino que en realidad salió del país con destino a Uruguay el mismo día que llamó para pedir licencia”, concluyeron.

 

Noticia publicada por Iván Ruiz – Diario LA NACIONPolítica




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com