La pelota no dobla – Por Juan Carlos Morales

32

Dos veces estuve en Quito .Una en 1983 cuando con la selección argentina empatamos con Ecuador 2-2 por la Copa América y el técnico era Carlos Salvador Bilardo y la otra la fámosa del 2 de junio de 1996 cuando se perdió 2-0 por eliminatorias y el entrenador Daniel Alberto Passarella lanzó la frase “La pelota en la altura no dobla” . La historia cuenta que hubo seis cruces con los rivales del Pacifico en  los 2.850 metros de la capital ecuatoriana. Y solo una victoria(2-0 en el 2001 con Bielsa de conductor). La más reciente, un empate en uno en el 2013 y la otra, una caída en el 2009 por dos a cero.

No es La Paz. Los efectos de la altura no son tan crueles. Hay que tomar precauciones pero se puede jugar con bastante normalidad. El asunto pasa por hacerlo bien. Con jugadores de técnica eficiente y un equipo que funcione como tal  . Enfrente habrá un rival sin motivaciones, ya eliminado, y con la unica responsabilidad de cumplir ante su publico y  generar un hecho importante como sería doblegar a la selección de Messi y dejarla afuera del mundial 2018.

El martes a las 20.30 comenzará a conocerse la verdad. Argentina sabe que un triunfo le daría la chance de ir a Rusia. Tiene con qué . Cuenta con jugadores de buen píe y que por su capacidad pueden superar la prueba . Claro que para ello, Jorge Sampaoli (el D.T.) tendrá que definir algunos conceptos. No más Di María a la derecha y definir quién será el punta. No entendemos porque Paulo Dybala no se desempeña en la franja derecha (en la Juventus la joya,así le dicen en Turín, cumple otra función porque para ese puesto tienen al colombiano   Cuadrado) y ante la ausencia de los habituales definidores (Higuaín y Agüero) optar por insistir con Benedetto o darle otra chance a Icardi. Se vió ante Perú  que Messi no puede hacer todo, pero por lo menos es necesario aprovechar las no menos de tres pelotas  de gol que el crack del Barcelona pone para la definición de sus compañeros.

“La pelota no dobla” dijo Passarella hace 21 años. Entonces  fue una buena salida para justificar un traspíe . Tampoco, por entonces, tenía futbolistas de la dimensión de Messi y Dybala. Quito no es un fantasma como La Paz. No es bueno, además, que se hable de las dificultades de los 2.850 metros porque al final los protagonistas entrarán alarmados por ese detalle. La verdadera preocupación de la selección debe pasar por jugar bien y superar a Ecuador. Esa es la clave para no faltar en la  próxima cita mundialista.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com