Inolvidable: A 38 años del Mundial Juvenil de Japón

334

Han pasado 38 años pero el suceso sigue en el recuerdo con  la fuerza de aquellas empresas con logro perfecto y donde se colmaron todas las expectativas previas y se logró , tal vez, más de lo previsto. Fue el titulo mundial juvenil de Japón cuando la selección argentina juvenil se impuso invicta y con una dupla imparable,  la integrada por Diego Armando Maradona, en esa ocasión consagrado como la nueva estrella mundial, y Ramón Ángel Díaz, un riojano casi desconocido que apareció como el compañero ideal de Diego y se constituyó  en el goleador del equipo que dirigía César Luis Menotti. Luego en River alcanzó su gran dimensión , caracterizándose por su velocidad y efectividad, resultando una pieza ideal en el esquema de don Ángel Labruna.

De la mano de Menotti y con la sabia elección previa de don Ernesto Ducchini, la Argentina armó una escuadra de una solvencia y potencia notable. Sus victorias ante Indonesia, Yugoslavia, Polonia, Argelia, Uruguay (el match más difícil ) y Rusia lo llevaron a la vuelta olímpica en lo que era el segundo mundial de la especialidad. El anterior, dos años atrás, lo habían obtenido los orientales.

Catorce de los veinte goles fueron convertidos por el binomio Maradona-Díaz , quienes se encontraban muy bien secundados por las bandas tanto por la habilidad de Escudero como por la fuerza para desbordar de Calderón. En el medio , armaban juego Juancito Barbas y Osvaldo Rinaldi. En la zona defensiva, se destacaban por el centro Juan Simón y Rubén Rossi y en los laterales,  Abelardo Carabelli y Hugo Alves, quien señaló el transitorio 1-1 en la final con la Unión Soviética al anotar un penal. En el arco se desempeñó Sergio García . Ese fue el elenco titular, aunque también jugaron Bachino, Mesa, Torres y Lanao.

Los primeros encuentros fueron en Omiya, mientras que la ronda final se cumplió en el Estadio Nacional de Tokio, cuando los “blanquicelestes” sometieron en serie a Argelia, Uruguay (2-0) y Rusia(3-1).

Se puede decir que no habrá ninguno igual. Ese equipo tenía todo. Ganaba, gustaba y a veces goleaba. Y como si esto fuera poco, en la cancha creaba el genio de Maradona y afuera la capacidad y la sabiduría del “flaco” Menotti.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com