El asunto catalán

34

A lo largo de la historia la libertad ha sido uno de los bienes más preciados que un ser puede tener.  No por nada la esclavitud es, y será para siempre, recordada como la faceta más ruin que la humanidad ha mostrado al mundo.

Lo curioso es que muchas veces la libertad se cede, voluntariamente o a la fuerza, por el bien común. Entonces, nacen los jefes, las autoridades y los gobiernos quienes comandan, en mayor o menor medida, para proteger el orden social. Así, las personas se aferran a los pocos girones de libertad que les quedan y se convencen de que son dueños de su voluntad. Situaciones como las que ocurren actualmente ponen en duda aquello.

La historia entre los españoles y los catalanes siempre ha contado con sus dificultades. Las diferencias que los separan pueden ser ignoradas, pero aún están allí, latentes. Cataluña es, sin duda alguna, una nación propia. Cuenta con su idioma, con su historia particular y con su cultura diferenciada y, hoy más que nunca, cuenta con un sentimiento de unidad de los que habitan en ese territorio.

La polémica en torno a la independencia catalana a menudo es tomada como un capricho separatista o como insurrección por placer. En realidad, el deseo de independencia engloba varios factores más, que van desde lo cultural y lo social hasta lo territorial, lo político y lo económico.

La celebración del referéndum el pasado 1 de octubre en Cataluña quedó opacada por el ensañamiento y la brutalidad de las fuerzas policiales, comandadas por las autoridades españolas. En democracia, el derecho a voto y a las manifestaciones es vital, pero fue deliberadamente denegado. La violencia que se desató entre catalanes que deseaban ejercer sus derechos y agentes que tenían orden de no permitirlo recuerdan a momentos más oscuros de la historia de la humanidad, cuando estaba el auge de los autoritarismos.

Para algunos, los catalanes son monstruos que están al acecho. Para otros, son luchadores de la libertad. Dicotomías semejantes ya se han dado en cada conflicto del pasado. La historia dirá, con el correr de los años, quién era realmente quién.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com