El día de la Solidaridad – Por Juan Rey

75
EL 31 de Agosto, fue el Día Internacional de la Solidaridad y me puse a pensar en qué significa ser solidario y cuál es el valor de estas acciones. 
Ser solidario es dar sin mirar a quién ni explicarle a nadie un por qué. El motivo está en nuestro interior más que afuera. ¿Y si acaso las necesidades que demandan nuestra solidaridad no son más que excusas para que podamos repetir el hábito de ayudar? ¿Esto es egoísta? Si, lo es. Es el dulce egoísmo de ayudar del que nadie debería privarse, por el bien de todos.
Ayudar a otros o ser solidario es el camino hacia un modo de vida distinto. La primera acción puede ser una elección pero las siguientes constituyen un hábito y hasta incluso una necesidad. Lo bueno de este egoísmo es que hace la diferencia en una ciudad. El que ayuda se ayuda a si mismo pero también instala una escala de valores sociales donde el otro no nos es ajeno, donde la indiferencia queda desterrada.
Una ciudad solidaria es un mejor lugar para vivir. Niños que ven a sus mayores siendo solidarios claramente tienen otra educación. Son actos sin mucha palabra y esa es la parte interesante. No hay forma de simular un acto solidario. O se lleva a cabo o no. La solidaridad no es intención, es hecho, es soluciones, es alivio al problema de un otro, es camino pero también es destino.
Empecé este viaje a una vida solidaria hace doce años luego de la muerte de mi hijo y con la consigna de mantener su espíritu vivo muy cerca mío. Creo que ese fue el primer paso pero luego de la primera acción fue imposible no abrazarme a la idea de ayudar a todos los que pudiera. Estoy convencido que la vida es mejor si decidimos dejar de ser autistas sociales y conectamos con lo que pasa a nuestro alrededor.
James Allen dijo una vez “Siembra un acto, y cosecharás un hábito. Siembra un hábito y cosechas un carácter. Siembra un carácter y cosecharás un destino.” Este año decidí involucrarme formalmente en los lugares de toma de decisión en la ciudad y me gusta pensar que es ese un destino que he cosechado luego de adquirir el hábito de ser solidario.
Después de las grandes tormentas e inundaciones que golpearon el último tiempo a los vecinos de nuestra ciudad, empezamos a trabajar con el concejal Santiago Bonifatti en el proyecto de un Depósito Solidario, donde de manera organizada y coordinando esfuerzos que ya se están haciendo, el Estado municipal podía proveer de alimentos, ropa, agua potable y demás elementos que son de necesidad ante una contingencia climática.
También hace doce años que desde Hazmereír llevamos un camino de la mano de la solidaridad, acercando espectáculos de calidad a aquellos lugares donde quizás no se pueda pagar una entrada, apoyando además  el desarrollo de los artistas locales.
Ahora, desde la ONG Casa de 20, sede solidaria de la agrupación Nueva Acción, estamos emprendiendo nuevos proyectos, siempre cerca de los vecinos, con un trato uno a uno, para dar soluciones concretas a las necesidades de los marplatenses.
Tenemos que pensar en ser más solidarios, construyamos una ciudad ordenada y solidaria, que dé respuesta, que se involucre en los problemas de todos, sin importar qué religión, clase social o ideología política tiene esa persona. Ayudemos y seamos ayudados. La Mar del Plata que Queremos está en nuestras manos.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com